Inversión

¡Sigo larga en Telefónica!

telefonica
Telefónica (Foto: EP)

"Si no analizas las empresas, tienes las mismas posibilidades de éxito que un jugador de póker apostando sin mirar las cartas". Peter Lynch

El pasado mes de septiembre, tras las fuertes caídas del otro buque insignia de nuestro mercado español; Telefónica, les exponía mi disposición de posicionarme operativamente en; ¡Voy a comprar Telefónica!

En este artículo del 24 de septiembre de 2018 les explicaba principalmente una estrategia de valor basada en dos factores; el valor de los activos de fibra óptica y Telefónica Brasil. Como bien es sabido, la victoria de Bolsonaro en Brasil significó un alivio para la cotización de la operadora española, puesto que con la derecha política al mando se disipaba el riesgo de que un gobierno populista pusiera en riesgo las inversiones de las empresas internacionales. La recuperación del Real ayudó a TEF a formar suelo técnico y de ese modo propició un cambio en la tendencia que a día de hoy me está brindando una subida del 12% de rentabilidad en cartera.

Como les comentaba anteriormente, mi visión parte más de una estrategia de valor que de momento y, tras las últimas correcciones del mercado, Telefónica se ha erigido como uno de los principales catalizadores del selectivo español tras la publicación de sus resultados presentados la semana pasada. Esto, se traduce en seguir pensando que la recomendación sobre Telefónica es la de compra, ya no sólo desde un punto de vista de valor, sino ahora también de momento. ¡Valor y precio por fin convergen! En una tendencia alcista que justo arranca tras esa publicación de resultados de 2018, lo que considero nos otorga argumentos de sobra para que continúe su camino hacia nuestro precio objetivo; los 9,50€ por acción.

Una de las cosas que más me ha gustado en la publicación de los resultados de Telefónica, es el proceso de reducción de su deuda. En 2016, Telefónica sufrió un fuerte revés puesto que el veto de Bruselas a la venta de O2 a Hutchinson, valorada en 13.000MM€, supuso un jarro de agua fría para un mercado que esperaba la venta y de ese modo reducir el lastre de la deuda. Pues bien, apenas dos años y medio después del veto de Bruselas, TEF ha logrado reducir la deuda en 12.000MM€, que sumados a los 1.400MM€ de la desinversión en Centroamérica, suponen una reducción de 13.400MM€. Esta cifra es algo superior a esos 12.000MM€, pero manteniendo otro de los grandes activos de Telefónica; la operadora O2, que como hemos visto en los resultados es una de las principales generadoras de caja de nuestra operadora.

Pues bien, sin apenas hacer ruido, Telefónica ha ido reduciendo su deuda aprovechándose de las injustas reglas de juego marcadas por el BCE, situación que le ha permitido reestructurar deuda y convertir menos costes de financiación en un menor nominal. Este, se reducirá en 2019 por debajo de los 40.000MM€, situación que es especialmente destacable si atendemos a que al final sus activos más valiosos siguen formando parte de la operadora; ¡bien por Pallete!

Lo que esperamos este año es francamente interesante, puesto que la necesidad de vender sus activos británicos, alemanes o brasileños, parece haber desaparecido. Ahora todo apunta a que el camino emprendido por Pallete en cuanto a Centroamérica tendrá continuidad con su negocio de México, el cual considero seguirá el mismo destino y podría suponer en total unos 2.000MM€ del negocio centroamericano sobre la reducción de la deuda.

Como ven señoras y señores, las oportunidades de valor suelen tener efectos positivos, siempre y cuando creemos un vínculo con el margen de seguridad a través de un análisis concienzudo que nos permita comprender la esencia del propio negocio, para poder evaluar trimestre a trimestre si nuestra tesis sigue teniendo sentido.

Como nos enseñó Peter Lynch, el ‘value investor’ más legendario de todos los tiempos, sin conocer a fondo las circunstancias que afectan al mercado, en este oficio tienes las mismas posibilidades de éxito que un jugador de póker apostando sin mirar las cartas. En este sentido entonces, probablemente no les sorprenda que me reitere que; ¡sigo larga en Telefónica!

Gisela Turazzini – CEO, Blackbird Broker

Lo último en Economía

Últimas noticias