MERCADOS

Sabadell, Unicaja, BBVA y Santander suben un 20% y el Ibex 35 bate a las Bolsas europeas por primera vez

El Ibex 35 se apunta por primera vez al rally bursátil y sube más que las otras plazas del Continente

Josep Oliu, Banco Sabadell
Josep Oliu, presidente del Banco Sabadell.

Desde el comienzo del rally bursátil que sacude con euforia a los principales países desarrollados, marzo ha sido el primer mes en que la escalada de las valoraciones ha llegado al Ibex 35 en toda su plenitud, hasta el punto de que el índice español ha batido al resto de los indicadores europeos por primera vez desde la explosión de los mercados. El selectivo español entró en marzo en negativo, es decir, acumulando pérdidas desde el uno de enero, y ha terminado el mes subiendo un 10,7%, y superando los 11.000 puntos, por primera vez desde 2017. En la semana ha aumentado un 1,9%, siendo el mejor de los índices europeos, gracias sobre todo al sector bancario. Ha habido alzas mensuales espectaculares en el Ibex, como la del Sabadell (+21,4% en marzo) Unicaja (+21,2%) BBVA (+20,2%) IAG (+19,6%) Mapfre (+19,5%) o Santander (+17,5%).

También por primera vez, el protagonismo de los mercados ha pasado al otro lado del Atlántico, y las Bolsas europeas se han comportado mejor que las norteamericanas. El Dax alemán ha subido un 1,7% en la semana y cerró el viernes con un nuevo máximo histórico, mientras el Eurostoxx ha escalado un 0,7% y finaliza el primer trimestre con un alza acumulada del 12,5% tras ganar más de un 4% en marzo.  El Cac francés y el Mib italiano también han tenido una buena revalorización en el mes, en la semana y en el trimestre.

En Estados Unidos, el S&P terminó la última sesión del trimestre el jueves pasado en un nuevo récord histórico de todos los tiempos, cerrando en 5.254 puntos. Cierra así su mejor primer trimestre desde 2019, con un alza del 10,2% de enero a octubre (en 2019 subió un 13,1%) y con el Dow también subiendo un 5,6% en el trimestre y el Nasdaq un 9,1%.

Es decir, el S&P ha cerrado su segundo trimestre consecutivo con ganancias superiores al 10% y hay que remontarse a la etapa anterior al Covid para ver un periodo similar en cuanto a avances de las cotizaciones. Ha sido el quinto mes consecutivo de subidas para los tres grandes índices norteamericanos, con el S&P ganando en el mes un 3,1%, el Dow un 2,1% y el Nasdaq el 1,8%.

«Son realmente subidas impresionantes en un solo mes y además sorprendentesporque no es fácil ver qué es lo que ha pasado en marzo que no estuviese ya ahí en enero o febrero», opina Juan Carlos Ureta, presidente ejecutivo del banco de inversión Renta 4. «No es fácil entender por qué, de pronto, los inversores han descubierto el valor latente del Ibex 35, una circunstancia evidente por el bajo multiplicador (PER) de nuestro mercado en comparación a otras Bolsas europeas».»Se podría pensar que tal vez el retraso a junio de las bajadas de tipos que Lagarde anunció tras la reunión del Banco Central Europeo de marzo ha podido impulsar a los bancos, pero no valdría el argumento para otros valores que también han registrado alzas muy notables, como IAG, Inditex, Merlin o Meliá», añade Ureta.

Según la mayoría de los analistas, la única explicación al comportamiento de las Bolsas, hay que buscarla en la abundante liquidez. Sigue habiendo mucho dinero en el sistema, y ese dinero se va moviendo explorando nuevos mercados a medida que los activos en los que se ha invertido llegan a cierto nivel de sobre valoración. Es lo que parece estar pasando con el cansancio bursátil de las tecnológicas, que han subido tanto que el dinero se mueve hacia Europa, y dentro de Europa hacia España. La fascinación de la inteligencia artificial se ve sustituida por el atractivo de los precios baratos, aunque éstos se den en un sector tan tradicional como la banca, cuyo comportamiento ha sido determinante en el Ibex 35.

Una consecuencia colateral de lo sucedido en marzo en las Bolsas es que el liderazgo de las subidas no se concentra ya sólo en las compañías de inteligencia artificial o en las tecnológicas. Es verdad que Nvidia, que ha repuntado en el trimestre un 82,5% y en marzo un 14,2%, se ha seguido comportando muy bien, pero otras grandes del sector como Apple o Tesla no se han sumado a las ganancias y, en general, el índice tecnológico Nasdaq ha subido en marzo y en el trimestre menos que el S&P y que el Eurostoxx.

Este festival en los mercados está sucediendo a pesar de que los datos macroeconómicos no son malos, pero tampoco extraordinarios. La economía estadounidense se ha desacelerado un poco. El PIB norteamericano registró en el cuarto trimestre de 2023 una expansión del 0,8%, cuatro décimas menos que el crecimiento del 1,2% del periodo anterior, según la tercera y última estimación publicada por la Oficina de Análisis Económico del Departamento de Comercio americano. Y en términos anualizados, el crecimiento del PIB estadounidense del cuarto trimestre de 2023 se situó en el 3,4%, por debajo del 4,9% del periodo trimestre. Las subidas del consumo se compensaron parcialmente con el descenso de la inversión y las importaciones aumentaron.

De este modo, en el conjunto de 2023, la mayor economía del mundo registró un crecimiento del 2,5%, seis décimas por encima de la expansión del 1,9% de 2022, a pesar del endurecimiento de la política monetaria por parte de la Reserva Federal. A lo largo del año, sin embargo, fue de más a menos, y esa tónica parece que continúa. Por ejemplo, la confianza del consumidor medida por la Conference Board ha bajado un poco en marzo (104,7 puntos desde los 104,8 de febrero y versus los 107 estimados).

Crecimiento económico
Olaf Scholz y Pedro Sánchez.

Lo mismo pasa en Europa. Aunque el Dax ha cerrado el trimestre en máximos históricos, la semana pasada los cinco principales institutos alemanes de análisis macro, incluido el IFO, han bajado drásticamente las estimaciones de crecimiento para la economía alemana al 0,1% para este año 2024 y estiman que la productividad se ha estancado. Asimismo, la economía del conjunto de la zona parece congelada, lo que hace parecer como bueno el crecimiento español previsto, del entorno del 2% -el Ibex 35 está por encima de los 11.000 puntos-.

Tampoco son concluyentes los resultados empresariales, que han sido mixtos, tanto en Estados Unidos como en EuropaEs verdad que las compañías están aguantando muy bien las subidas de tipos de interés, pero  no lo suficiente como para explicar la sucesión de récords históricos que están viviendo las Bolsas -entre ellas el Ibex 35-, y buena prueba de ello es que los multiplicadores de beneficios (PER) están subiendo.

Si esto es así -y de acuerdo con los medios consultados-, el futuro de las subidas bursátiles estaría en manos de la Fed y del BCE, y los mensajes de ambos bancos centrales en marzo mueven a pensar en una continuidad de las alzas, ya que parecen dispuestos a volver a políticas monetarias expansivas, o al menos así lo lee el mercado. Una lectura que tal vez va más allá de lo que dicen las propias autoridades monetarias.

El viernes pasado se publicó el deflactor de gastos personales en Estados Unidos, que es el indicador de inflación preferido de la Fed, y que subió ligeramente desde el 2,4% de enero al 2,5% de febrero. El dato muestra la dificultad de corregir la “última milla” de la inflación y tras su publicación el presidente de la Fed, Jerome Powell, dijo que la Fed no tiene prisa por bajar tipos, ya que la economía americana crece a buen ritmo y el mercado laboral está muy fuerte.

Lo último en Economía

Últimas noticias