Economía

Otra victoria para Santander en Abengoa: absuelto de la demanda de 1.000 millones de los Benjumea

Felipe Benjumea pierde una demanda millonaria contra el Banco Santander por la ampliación de capital del año 2015.

Felipe Benjumea, presidente de Abengoa que ha demandado a Santander
Felipe Benjumea, presidente de Abengoa que ha demandado a Santander

Desestimada la demanda interpuesta por Felipe Benjumea, antiguo presidente de la quebrada Abengoa, contra Santander y HSBC por la crisis de la empresa sevillana que ha dado concurso de acreedores este mismo lunes por la noche. Un juzgado de Madrid ha desestimado la demanda interpuesta por Inversión Corporativa y que agrupa a otros accionistas de Abengoa, que reclamaban más de 1.000 millones al Santander y a HSBC por la crisis del grupo sevillano. El Santander ha sido absuelto por un tema de prescripción.

La jueza del titular del juzgado de Primera Instancia número 43 de Madrid ha añadido que estamos hablando de una acción extracontractual, lo que implica que el plazo de prescripción habría expirado un año después de los hechos que relata la demanda, que datan de septiembre de 2015.

Junto con Inversión Corporativa, en el procedimiento también constan como demandantes las sociedades Ardachón y Finarpisa, así como el expresidente de Abengoa Felipe Benjumea, que estaba reclamando una indemnización al Banco Santander y el HSBC con motivo de la ampliación de 650 millones que la multinacional acometió en 2015 y que supuso el relevo en la cúpula.

650 millones de ampliación

Todos estos accionistas y supuestos afectados pedían a Santander y HSBC una indemnización de 1.000 millones de euros con motivo de la ampliación de capital de 650 millones de euros que la multinacional sevillana ahora en concurso de acreedores acometió en 2015 y que marcó el relevo en la cúpula.

Los demandantes decían que el 2 de agosto de 2015 el Consejo de Administración de Abengoa había acordado ampliar capital para hacer más fuerte su liquidez, debido a las consecuencias de la crisis económica que en mayo de ese año se había producido en Brasil, el mercado en el que Abengoa tenía negocios.

«Al imponer la salida de Felipe Benjumea de Abengoa mataron a la empresa, al hacerse pública la idea de que estaba gestionada de forma irregular», han dicho los demandantes

Tal y como indican en la demanda, Abengoa negoció con varios bancos una  «carta de aseguramiento» que pretendía que tanto el Santander como el HSBC se comprometieran a garantizar la ampliación en el caso de que el importe total no fuera colocado en el mercado.

La condición de que Benjumea abandonara su cargo para refinanciar ha sido muy criticada por el propio Benjumea

Ese 14 de septiembre -continúan los escritos de demanda- los bancos comunicaron al Consejo de Abengoa que suscribirían el acuerdo, si bien pusieron como «condición indispensable e inexcusable» que Felipe Benjumea abandonara su cargo «para mejorar la imagen de eficiencia en la gestión de la sociedad».

Con dicha «imposición (…) mataron a Abengoa, que quedó abocada a la Ley Concursal al hacerse pública la idea de que esta gestionada de forma irregular».

Ante dicha condición, la firma del documento se atrasó varios días, lo que -sostienen- hizo necesaria además la apertura de una línea de liquidez de 165 millones de euros.

Cese del presidente

Estas acusaciones fueron rechazadas por la banca acreedora, que durante la vista defendieron, entre otros aspectos, que el cese del presidente fue acordado por el propio Consejo de Administración.

La sentencia tan sólo se centra en la prescripción de los hechos, para los que «no existió relación contractual alguna entre los demandantes y los bancos, ni negociación al objeto de suscribir la carta de aseguramiento de la ampliación de capital», tal y como dice.

En la práctica, prosigue la magistrada, esta clasificación supone que el plazo para emprender acciones legales prescribe en un año, por lo que ya habría concluido a la fecha en la que los demandantes iniciaron sus reclamaciones extrajudiciales, en marzo de 2018.

La polémica que rodeó la salida de Benjumea de Abengoa también estuvo presente en el juicio celebrado en 2017 en la Audiencia Nacional, donde la Fiscalía lo acusaba de «disfrazar» de cese una renuncia voluntaria con la que habría pretendido obtener beneficios económicos «a costa de los accionistas».

Cárcel para varios

El Ministerio Público llegó a solicitar cinco años de cárcel para él y cuatro años para el que fuera su «número dos», el ex consejero delegado Manuel Sánchez Ortega, por los pagos de 11,4 y 4,5 millones de euros que recibieron, respectivamente, tras su marcha, poco antes de que la compañía solicitara el preconcurso en noviembre de 2015.

Finalmente la sección cuarta de la sala de lo Penal absolvió a ambos, así como a otros tres consejeros, de los delitos de administración desleal y apropiación indebida al valorar que dichas cantidades se adecuaban a la normativa legal y contractual existente en ese momento.

El fallo de la demanda, que puede ser recurrido en apelación ante la Audiencia Provincial de Madrid, se conoce después de que Abengoa solicitara este lunes la declaración de concurso voluntario de acreedores para su matriz tras meses de negociaciones para tratar de refinanciar su deuda y reestructurar el grupo.

Lo último en Economía

Últimas noticias