BROADBILL, EN CAMBIO, BUSCA OTRAS SOLUCIONES

Minoritarios y fondos de inversión dinamitarán el nuevo consejo de administración de Pescanova

Pescanova
Sede de Pescanova en Chapela Redondela (Foto: HombreDHojalata, con licencia CC BY-SA 3.0).

Si el futuro de Pescanova ya estaba opaco, ha llegado el fondo Broadbill y ha puesto directamente una losa en el camino que no deja ver nada del horizonte de la compañía de congelados. En plena lucha por sobrevivir, los accionistas de Pescanova SA, la vieja sociedad reducida a un 20% dentro de la compañía reflotada por la banca, proponen cambiar el consejo de administración en la próxima junta de accionistas que se celebrará el 20 y 21 de septiembre y salir a Bolsa cuanto antes.

Y es que Broadbill, un fondo americano que es accionista de un 3,6% Pescanova, ha propuesto un consejo alternativo diferente del que propuso el actual consejo de administración. Bajo su punto de vista, según ha podido saber OKDIARIO, el consejo actual necesita una renovación ya que, dicen, está “agotado” tras la crisis interna.

De este modo, su objetivo pasa por “desbloquear” los conflictos entre la antigua y la nueva Pescanova. Para ello, Broadbill pretende ampliar de cuatro a seis el número de consejeros, destituir a César Mata como consejero para volver a dejarlo como secretario y nombrar a Luis Chicharro, Wilson Hudkins Cáceres y Luis Aurelio Martín como nuevos consejeros.

Barco de Pescanova

Pescanova, por su parte, prefiere que el número de consejeros sea impar para evitar que determinadas propuestas sean bloqueadas, ya que un hipotético enfrentamiento de tres consejeros contra tres consejeros no dejaría sacar adelante ninguna medida. Así, el consejo actual propone nombrar a Carlos Federico Sanz Navarro, César Real Rodríguez y Leopoldo Fernández Zugazabeitia.

OKDIARIO ha logrado ponerse en contacto con Carlos Federico Sanz Navarro, uno de los nombres propuestos por el actual consejo y que además representa a un importante grupo de minoritarios. “Yo no he planteado ninguna restitución, solo queremos refrescar y aportar nuevos puntos de vista y rejuvenecer Pescanova. Broadbill lo que propone es cambiar el consejo, aunque tampoco es un cambio muy radical”, explica Sanz.

“El plan del actual consejo es seguir con la trayectoria e intentar mantenerse. Luchar a muerte por ese 20% y si algún día los bancos pueden empezar a vender, pues reconquistarla. Están empeñados en esa lucha, pero hay unos riesgos: hay una ampliación de capital de 500 millones ahora en septiembre”, señala Sanz.

Bajo su punto de vista, lo que quiere hacer el fondo norteamericano es “olvidarse de nueva Pescanova y montar un nuevo negocio, una sociedad de cartera”. Una propuesta que, según ha explicado a este diario, lleva muchos meses diciéndoselo al consejo en privado, y a los minoritarios. “Si no es posible avanzar en la reconquista de Pescanova dentro de Nueva Pescanova, si no podemos ir a por ese 20%, habrá que mirar nuevos horizontes”, sentencia.

Dos propuestas enfrentadas

De este modo, en la próxima junta del 20 de septiembre los accionistas de Pescanova tendrán que decidir por qué plan se decantan: si por el actual, que supone entre otras cosas nombrar a Carlos Sanz y poner a siete consejeros, o por el propuesto por Broadbill, que dejaría en seis los consejeros.

Así las cosas, se necesitará una mayoría simple entre los accionistas que acudan a la junta para que salga adelante cualquiera de las dos propuestas. Normalmente, según ha podido saber OKDIARIO, acuden entre un 60 y un 70% de los accionistas del grupo, pero en esta ocasión se espera una menor participación, de en torno a un 50%, por lo que cualquier propuesta que tenga cerca de un 25% del total del accionariado se podría llevar el gato al agua.

"Hay algo extraño, con conflictos de interés"

Según fuentes conocedoras de la situación que atraviesa Pescanova, a Broadbill se le podría haber propuesto ser parte del consejo. “Hay algo extraño, con conflictos de interés”, revelan las mismas fuentes.

“Yo veo un poco complicada la propuesta de Broadbill, porque supondría que de los seis consejeros habría tres y tres, enfrentados, con lo que se bloquearían todas las operaciones. Mi idea es evitar ese asunto”, señala un accionista que no apuesta por la propuesta del fondo norteamericano.

Los minoritarios quieren huir

“Los minoritarios lo que quieren es cotizar, salir adelante. Si ese objetivo se puede conseguir, genial; ya que muchos minoritarios lo que quieren es cotizar, vender, y salirse de la empresa. Los que vengan ya veremos por lo que apuestan, pero la Bolsa sería darnos una oportunidad a los minoritarios”, señala Carlos Sanz a OKDIARIO como portavoz de los minoritarios.

"La mayoría de los minoritarios están muy cansados"

“La mayoría de los minoritarios están muy cansados de estar esperando, quieren una oportunidad, y salir a Bolsa es la única que les vale”, concluye.

La vieja Pescanova

Hoy por hoy, la vieja Pescanova es una sociedad de cartera, sin ningún tipo de actividad real y cuyo principal activo es la participación del 20 % en Nueva Pescanova, la firma creada en 2015 tras refundarse el grupo, que se declaró en concurso de acreedores dos años antes por un agujero en sus cuentas de prácticamente 4.000 millones de euros.

Ahora, este enfrentamiento entre accionistas de la compañía de congelados se produce a pocas semanas de que la banca, actual dueña de Pescanova, lleve a cabo una ampliación de capital de 300 millones de euros. Una ampliación que diluirá lo que queda de la vieja Pescanova si esta no consigue reforzar su participación.

Para lograr fortalecer esta participación, la única salida viable es que CNMV levante la suspensión de la cotización, paralizada desde marzo del 2013. Sin embargo, según fuentes próximas al regulador bursátil, la cosa está, paradójicamente, congelada.

Lo último en Economía