Economía

La inflación de la eurozona se dispara en diciembre pero continúa lejos del 6,7% de España

eurozona inflación
Inflación.

Pese a que el alza de la inflación es un fenómeno generalizado en todo el mundo, no todos los países están experimentando la misma subida. El Eurostat ha publicado este viernes el dato de inflación interanual de la zona euro, que se ha situado en el mes de diciembre en el 5%. Pese a ser la cifra más alta de su seria histórica, se mantiene lejos del 6,7% de España, propiciado por la subida del precio de los alimentos, la energía y los vehículos, que continuarán su escalada en 2022.

La escalada de los precios de la zona euro en diciembre responde a la subida interanual del 4,6% del coste de los alimentos frescos, frente al 1,9% del mes anterior, mientras que la subida del precio de la energía se moderó al 26% desde el 27,5% de noviembre. A su vez, los precios industriales no energéticos aumentaron en diciembre medio punto porcentual más que en noviembre, hasta el 2,9% interanual, mientras que los servicios se encarecieron un 2,4%, tres décimas menos que el mes anterior.

«Los precios están siendo impulsados por las interrupciones de la cadena de suministro y el aumento de los precios de la energía. Por ejemplo, los precios del gas natural en Europa se han quintuplicado en el último año.  Creemos que estamos cerca de un pico de inflación, a medida que las cadenas de suministro se relajan, y muy por debajo de los niveles estadounidenses del 6,8%. Esto hace que el Banco Central Europeo se muestre reacio a subir los tipos de interés este año. También mantiene la debilidad del euro, un apoyo clave para los beneficios y las exportaciones de las empresas europeas» señala Ben Laidler, estratega de mercados globales de la plataforma de inversión en multiactivos eToro.

Al excluir del cálculo el impacto de la energía, la tasa de inflación interanual de la zona euro subió al 2,8% desde el 2,5% del mes anterior, mientras que al dejar fuera también el efecto de los precios de los alimentos frescos, el alcohol y el tabaco, la tasa de inflación subyacente se mantuvo en el 2,6%, repitiendo por segundo mes consecutivo la lectura más alta de toda la serie histórica.

Pese a este récord, la inflación de la eurozona en diciembre se mantiene muy por debajo del de España, cuya tasa de inflación armonizada se situó en diciembre en el 6,7%, lo que supone 1,7 puntos porcentuales más. Entre los países de la eurozona, las mayores subidas interanuales de los precios correspondieron en diciembre a Estonia (12%), por delante de Lituania (10,7%) y Letonia (7,7%), mientras que los incrementos más moderados se registraron en Malta (2,6%), Portugal (2,8%) y Finlandia (3,2%).

Subidas de precios en 2022

En 2022 la luz, los carburantes, la vivienda, los alimentos o los coches se encarecerán más durante este año, superando la elevada tasa de inflación con la que cierra 2021, la más alta de los últimos 30 años. El encarecimiento de la luz se ha desbocado y el precio medio mensual es de 242,4 euros, es decir, más de 42 euros que el pasado octubre, el mes con el promedio más caro hasta la fecha con 200 euros/MWh. Una tendencia que continuará al menos hasta marzo del año que viene. Según los datos del mercado de futuros MEFF, el precio de la luz rondará los 300 euros el 67% de los días de enero.

El gas natural también ha marcado máximos históricos en los mercados internacionales en las últimas semanas disparándose un 65%, coincidiendo también con la escalada de tensiones entre Rusia y Ucrania y entre Bielorrusia con la Unión Europea. Una tendencia que continuará en 2022, coincidiendo con la actualización de las tarifas reguladas de gas (TUR), que supondrán un incremento del 5,48% en la factura anual para un consumidor medio de gas.

Además de la luz y el gas, la cesta de la compra también ha sufrido en 2021 tensiones en los precios.  Los aceites comestibles son los que más han subido su precio en los últimos doce meses, un 32,2%. Tomarse un refresco en un bar es ahora un 10,5% más caro y las frutas, un 11,9%. Los huevos se han incrementado en más de un 5%, la leche desnatada un 4%, el pollo, un 4,4%. Una tendencia que parece que va a continuar durante el 2022, haciendo más empinada la cuesta de enero, aunque las asociaciones de comerciantes aseguran que la subida de precios se mantendrá por debajo de la inflación para no dañar la demanda.

Lo último en Economía

Últimas noticias