Inditex le gana la partida a H&M gracias a su estrategia omnicanal

Inditex-H&M
Inditex y H&M
  • M. Villardón y C. García-Ovies

Inditex y H&M siempre son objeto de comparación, pero ambas empresas siguen estrategias distintas y eso ha determinado la confianza de los inversores en cada una de ellas. La guerra del sector se está librando en el comercio online y este punto la española lleva una amplia ventaja a la sueca.

La matriz de Zara lleva alrededor de una década preparándose -así lo dijo Pablo Isla en la presentación de resultados anuales- para salir a terreno de la venta online a ganar el oro y tener una estrategia de ecommerce flexible, rápida y eficiente para dar una pronta respuesta a los nuevos hábitos de los clientes. Sin embargo, la sueca se ha quedado rezagada en su transformación digital, no porque no lo haya hecho, sino porque no han ido todo lo rápido que el sector estaba demandando.

Esta semana ambas firmas de moda han rendido cuentas trimestrales, aunque han sido acogidas por el mercado de manera diversa, a pesar de que ninguna de las dos ha cumplido con las expectativas de los analistas. H&M cierra el segundo trimestre del ejercicio -cerrado el 31 de mayo- con un alza del 1,17% en su facturación. Por su parte, la facturación de Inditex -en este caso en su primer trimestre- cerró en los 5.654 millones de euros, sólo un 1.52% más que en trimestre anterior. Ambas cifras, tanto de la española como la sueca, por debajo de las expectativas de los analistas.

No obstante, la compañía española de origen gallego sigue siendo la reina de la distribución de moda. A nivel anual, las ventas de Inditex a cierre de 2017 han crecido un 9% hasta los 25.336 millones de euros, con crecimiento en todas las áreas geográficas. Mientras, las ventas de H&M se quedaron en los 20.449 millones de euros, un 4% más que un año antes.

Un mismo sector, dos recorridos

El pasado 7 de marzo, las acciones de Inditex tocaron mínimos desde 2014 al desplomarse hasta los 23,94 euros. A partir de entonces, el gigante textil ha retomado la senda positiva y se ha revalorizado casi un 25% en apenas tres meses, hasta los 29,88 euros en los que ha cerrado la sesión de este viernes.

Además, Inditex aún cuenta con cierto recorrido en bolsa, al menos según el precio objetivo que el consenso de mercado sitúa en los 32 euros por acción. Eso le otorga a la matriz de Zara de un potencial alcista de más del 6% respecto a su cotización actual.

"Hay temores sobre la posibilidad de un recorte de dividendo, como ha pasado con otras compañías del sector, pero en función de lo ocurrido en trimestres anteriores, a priori nada hace presagiar que Inditex vaya a hacerlo", explica Victoria Torre, analista de Self Bank.

Torre señala también que "el mercado, de una forma u otra, espera que mantenga el nivel de crecimiento de doble dígito gracias a su diversificación geográfica, crecimiento en ventas online y mejora en ventas comparables. Los márgenes, aunque se han reducido siguen siendo superiores a los de sus competidores". 

Además, la analista de Self Bank incide en que "Inditex sigue teniendo mucho valor y su facilidad de generar flujos de caja es inmensa, además de no tener deuda. Esto le posibilita llevar a cabo su plan de expansión y le deja margen para en momento dado lanzar un programa de recompra de acciones"

En el caso de H&M, a tenor de la fuerte caída de más del 4% con la que cerró la sesión de este viernes, el mercado no ha recibido demasiado bien. La firma está inmersa en un proceso de transformación para elevar su cifra de negocio y seguir como segundo grupo textil más fuerte del mundo tras Inditex.

El pasado trimestre se conocía que H&M tenía alrededor de 3.500 millones de euros en stock al que no lograba dar salida, un escenario que obliga a la firma a poner promociones de manera permanente. Una estrategia que, aunque mueve mucha mercancía, no mueve apenas los márgenes de beneficio.

Además, según los expertos consultados, H&M ha abierto demasiado puntos de venta en época de bonanza, ahora que la afluencia en sus tiendas se ha visto mermada, la firma sueca también tendrá que llevar a cabo una reestructuración de sus tiendas para conectar de nuevo con el público. En este aspecto, Inditex está cerrando y reformando tiendas antiguas/pequeñas y está apostando por las grandes flagships. 

De todos modos, tanto la segunda mitad de 2017 como la primera de 2018 está siendo una época complicada para el comercio textil minorista. La tardanza de la llegada primero del invierno y más tarde del verano han ahogado en stock a las tiendas de moda. Prepárense, las rebajas de este verano serán generosas. 

Lo último en Economía

Últimas noticias