Confederación Española de Organizaciones Empresariales

Garamendi está abierto al diálogo pero asegura que «no es el momento de hablar del Estatuto de Trabajadores»

Asegura que es "fundamental" la desescalada y evitar que los ERTEs pasen a ser EREs

Antonio Garamendi CEOE
El presidente de CEOE, Antonio Garamendi.

El presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi, advierte que si se deroga la reforma laboral «de un plumazo», habrá un problema en España, aunque ha afirmado que está dispuesto a hablar de un nuevo Estatuto de los Trabajadores, pero ha dejado claro que «no es el momento de hablarlo ahora».

El presidente de la patronal ha hecho estas declaraciones en una charla coloquio organizada por la Fundación Pablo VI, donde ha remarcado que «lo urgente puede a lo necesario en estos momentos» y que ahora se deben tomar medidas coyunturales, pero no estructurales. «La parte estructural se debe hacer con calma y estudiando cómo se pueden adaptar las cosas», ha añadido.

La clave está en el diálogo social

«Los cambios sociales vienen de manera progresiva y en el tiempo. A mí dentro de lo que es el mapa de España hay muchas realidades, el diálogo social es posiblemente la mejor infraestructura que tiene un país porque es la paz social», ha apuntado, tras ser preguntado por el futuro del trabajo.

En esta línea, ha remarcado que en el futuro del trabajo también se debe hablar de absentismo. «Del fraude por absentismo no se habla», ha añadido, tras apuntar que la crisis del coronavirus, que ha durado tres meses, va a hacer que se avance un poco más rápido en el futuro del trabajo, pero que es un debate que venía de antes.

Evitar que los ERTEs pasen a ser EREs

Asimismo, ha puesto de relieve la importancia de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), que han permitido la hibernación de las empresas y que se proteja el empleo, y ha afirmado que es «fundamental» la desescalada e intentar que no se pase de los ERTEs a los expedientes de regulación de empleo (ERE), «porque si no, habrá paro».

Así, ha señalado que es imprescindible llevar los ERTE hasta diciembre en los sectores más afectados, porque si acabasen en junio «habría un problema». Por ello, ha insistido en la necesidad de que haya un equilibrio entre los vasos comunicantes y en cómo se protege a la empresa a la vez que la gente vuelve al empleo.

Ingreso mínimo vital 

Por su parte el presidente de la CEOE ha pedido ser «muy duros» ante los posibles «abusos» que se puedan cometer en las solicitudes del ingreso mínimo vital aprobado por el Gobierno, una medida a la que, según ha dicho, no se han «negado», pero que consideran que debería haber sido «coyuntural», hasta el mes de diciembre, y «no estructural».

«Es fundamental trabajar en todo lo que pudiera ser saltarse la norma, en los planteamientos de abuso de la medida, ahí hay que ser muy duros, porque ayudaría más a la economía sumergida que es un gran problema en España. Pero la CEOE no solo no lo ha negado (el ingreso mínimo vital) sino que nos parece lo correcto», ha precisado Garamendi.

Orientado hacia la empleabilidad

En todo caso, Garamendi ha rechazado que se haya aprobado una medida «estructural» en «pleno estado de alarma». A su juicio, debería haberse aprobado una prestación con carácter «coyuntural», hasta «diciembre» y en enero «sentarse con más tranquilidad» para aprobar «con un consenso» una medida permanente.

Asimismo, considera que el ingreso mínimo vital debe ir «orientado hacia la empleabilidad». «No solo dar peces, sino dar la caña para que puedan pescar», ha ejemplificado el presidente de la CEOE.

Lo último en Economía

Últimas noticias