Consumo

Frigo se ratifica en excluir de sus carteles el español en Cataluña porque «cumple con la legislación»

Frigo
Presidente Ejecutivo de Unilever España, António Casanova

El menosprecio al español de la famosa marca de helados Frigo continúa. Tras la polémica que este miércoles incendió las redes sociales y desató la ira de los usuarios al conocerse que había eliminado el español de su cartelería en Cataluña, la compañía de alimentación catalana ha respondido que los rótulos «cumplen la legislación vigente obligatoria» y no tienen intención de cambiarlos.

Y es que si va a pasar unos días de vacaciones a Cataluña y le apetece tomar un helado de la marca Frigo se encontrará con los rótulos en catalán, inglés y alemán, pero no en español. Una imagen a la que no nos tenía acostumbrados la compañía de alimentación otros veranos, que por primera vez excluye el idioma que hablan a diario miles de catalanes de sus famosos carteles que generalmente se encuentran a la puerta de bares y tiendas de alimentación.

Así lo han denunciado el diario Dolca Catalunya, que explica que el Servicio de Atención al Consumidor de Unilever España ha justificado a través de un correo electrónico su exclusión al español en sus rótulos: «La rotulación de la cartelería de Frigo en Cataluña cumple con la legislación vigente obligatoria para todas las compañías que comercialicen sus productos en esta comunidad autónoma», y han recalcado que «es nuestra responsabilidad respetar la legalidad vigente, así como servir en todo momento a nuestros consumidores y clientes allá donde se encuentren».

Reacciones políticas

Una polémica que ha llegado al mundo de la política. En concreto, Jordi Cañas, diputado en el Parlamento Europeo por Ciudadanos, ha anunciado en su cuenta de Twitter que va a denunciar ante la Comisión Europea (UE) la respuesta de la multinacional angloholandesa Unilever por vulnerar y violar la normativa europea, tras excluir el español de sus rótulos.

Un desprecio que ha caído como un jarro de agua fría en el sector de la hostelería tanto en Cataluña como en el resto de España y algunos hosteleros han amenazado con eliminar la marca de sus negocios con carácter definitivo. En concreto, la compañía de alimentación pertenece a la multinacional angloholandesa Unilever, cuya central está en Viladecans.

No obstante, la famosa marca de helados no ha hecho declaraciones a través de sus distintas redes sociales, a pesar de convertirse en ‘trending topic’ en España. Una estrategia de marketing que se distancia de los valores que la compañía aseguran tener. Así se presentaban en su última campaña: «La diversidad es parte de la estrategia, valores y es clave para entender a clientes y consumidores», un lema que no coincide con la diversidad de su cartelería en Cataluña.

Lo último en Economía

Últimas noticias