Banco Santander no vendió WiZink a Värde Partners: el negocio se traspasó a una sociedad de Luxemburgo

WiZink
Comentar

Banco Santander anunció a finales de marzo que la empresa de capital riesgo estadounidense Värde Partners adquiría la participación accionarial del 49% en WiZink. Sin embargo, según ha podido confirmar OKDIARIO, no ha sido la norteamericana directamente quien se he hecho con la empresa, sino una sociedad radicada en Luxemburgo que, aunque es propiedad de Värde, se llama ANETO S.á.r.l.

Pese a que WiZink y Banco Santander hicieron sendos comunicados informando sobre la operación, lo cierto es que ambos ocultaron información, toda vez que, insistimos, no es Värde Partners (que es norteamericana) el comprador, sino la sociedad luxemburguesa que, por cierto, ostenta ya el 100% del capital de WiZink, lo que plantea muchas preguntas como, por ejemplo, ¿en qué momento ANETO se hizo con el 51% de WiZink que ostentaba Värde?

A continuación, pueden ver el comunicado de WiZink, en el que ni siquiera se menciona a ANETO:

Banco Santander no vendió WiZink a Värde Partners: el negocio se traspasó a una sociedad de Luxemburgo
Comunicado oficial de WiZink.

Además, Banco Santander también envió un Hecho Relevante a la CNMV en el que, de nuevo, se oculta el verdadero comprador:

Banco Santander no vendió WiZink a Värde Partners: el negocio se traspasó a una sociedad de Luxemburgo
Hecho relevante enviado por Banco Santander.

ANETO es una entidad de responsabilidad limitada que está radicada en Luxemburgo y creada en septiembre de 2014, curiosamente sólo unos días antes de que se formalizara la compraventa del negocio procedente de Citibank.

Además, como parte del acuerdo, WiZink transfirió al Santander el negocio de tarjetas de débito y crédito de clientes de Banco Popular en España y Portugal, lo que permitirá al grupo “mejorar la estrategia comercial y facilita el proceso de integración de Banco Popular”, explica la nota.

“Con la salida accionarial y de negocio correspondiente a Banco Popular, WiZink queda totalmente configurada como una entidad de tarjetas, cada vez más alejada del negocio de la banca, con el riesgo que supone limitarse a un único tipo de mercado. En este sentido, basta observar el precedente de un caso similar, el banco MBNA de tarjetas, que cerró en España en 2012 (por cierto, con exdirectivos de Citibank)”, recuerdan desde el sindicato CGT a OKDIARIO.

Últimas noticias