Los otros héroes de la crisis

Dos jóvenes emprendedores crean una página web para ayudar a los usuarios a manejar las finanzas diarias

La página sincomisiones.org es un portal financiero que nació en 2019. Todo es joven en esta compañía: la idea, la forma de gestionar y, también, la edad de sus fundadores. Gabriel Rodríguez y Miguel Otero tienen 27 años y un propósito claro: «El objetivo principal es ayudar a la gente en todo lo que tenga que ver con finanzas y esa es nuestra meta a largo plazo».

Estos emprendedores se basan en sus respectivas experiencias como usuarios y en sus conocimientos técnicos y teóricos con el objetivo de ofrecer el asesoramiento más completo a sus clientes: «Destripar el producto, es decir, te decimos cuáles son las comisiones, qué vas a cobrar, lo que vas a pagar y te decimos nuestra experiencia real». En sincomisiones.org se pueden encontrar artículos sobre cómo reclamar las comisiones cuando te cobran un descubierto, cómo cerrar una cuenta bancaria, sobre qué cajeros son gratuitos y cuáles no… así como otras muchas cuestiones financieras que nos atañen a todos diariamente.

Gabriel Rodríguez y Miguel Otero explican a OKDIARIO la metodología que desarrollan a la hora de generar su contenido para la web: «Digamos que, de alguna manera, tenemos los enlaces de los bancos y demás. Nosotros contamos con una cierta afiliación, como un contrato con los propios bancos, en el cual por cada cuenta se nos remunera». Añaden: «Lo que nosotros hacemos para desarrollar nuestro negocio es probar las cuentas bancarias. También llegamos a acuerdos con las entidades bancarias que nos interesan, que nos pagan una cantidad por estar en la web y nos pagan por gente que afiliemos». Y aseguran: «No estamos condicionados por la publicidad a la hora de elegir distintas cuentas».

Miguel Otero quiere dejar clara su posición entre publicidad y transparencia: «Evidentemente nosotros tenemos ingresos por publicidad, pero nosotros lo que intentamos hacer es que no haya ninguna comisión oculta, que el producto sea transparente y ya luego, a partir de ahí, que sea el usuario el que decida abrirse la cuenta o no. Hay otra cosa que sí que nos pasa y es que hay bancos que, pese a que nos ofrecen un dinero por afiliación, nosotros al no estar de acuerdo con ese producto financiero nosotros no lo mostramos. Aunque añade que si hablamos de él, hablamos dando nuestra opinión sincera».

Por otro lado, Gabriel Rodríguez asegura que «es una forma de probar el producto, por ejemplo, si yo contrato una cuenta y esa cuenta al principio veo que es muy correcta, pero al mes me cobra comisiones, digo eh ¿qué está pasando aquí? es la forma de vivir la experiencia exactamente igual que la de un usuario». Y asegura que «es como ver todo desde el punto de vista del usuario. Yo quiero saber como tú cómo usuario te vas a enfrentar a esto, las dudad que puedes tener, los posibles problemas…».

Nueva línea de negocio: tarjetas revolving

Las tarjetas revolving se encuentran en el punto de mira desde que el Supremo declaró nulo, por «usurero», el tipo de interés de un crédito ligado a una tarjeta revolving. Este caso abordado por el Alto Tribunal es el de un préstamo concedido inicialmente al 26,82% TAE y que ascendió luego al 27,24% de interés, asociado a una tarjeta de Wizink que ofrecía crédito revolving.

Estos emprendedores ven como una gran oportunidad dirigirse hacia esta nueva dirección. Miguel Otero explica que «ahora mismo estamos generando contenido, al final estas tarjetas en muchos casos tienen intereses abusivos que atrapan a los usuarios en un bucle de intereses que es difícil salir. Entonces nuestro próximo objetivo es ayudar a esta gente que tiene este tipo de productos financieros que son peligrosos y que son poco transparentes, un poco para reclamar aquello que se pueda reclamar». Además, subraya que «lo que estamos haciendo es generar contenido útil, también estamos asesorándonos para crear el contenido más útil posible y a partir de ahí poner en contacto a esa gente con las personas adecuadas para que puedan ayudarlas en su caso».

Gabriel Rodríguez también hace referencia a esta situación y expresa que «ha habido mucha gente que ha estado en este tipo de productos bancarios, al final eran tarjetas que casi te abrían como quien no quiere la cosa. El problema viene cuando son un 30% de intereses porque eso ya se considera usura por el Banco de España». Destacan que «tenemos algún contenido escrito en la web pero estamos en la fase de planificación de un montón de contenido que estamos desarrollando. Vamos progresivamente subiendo contenido a la web».

Estos emprendedores del sector financiero están especializados en el mercado nacional y por el momento no pretenden expandirse a nivel internacional, ya que como comenta Miguel Otero «la complejidad de todos los productos financieros españoles ya es suficiente como para pensar en otros países».

Lo último en Economía

Últimas noticias