Inversión

Donald Trump y su fiesta del amor

Lo que la semana pasada parecía abocado a terminar en un Brexit duro y una escalada en la guerra comercial, ha terminado con una declaración de amor entre Donald Trump y Pekin, y un Brexit que parece orientado a una solución suave.n

Donald Trump y su fiesta del amor
Donald Trump, presidente de los Estados Unidos de América. Foto: AFP

"Hubo mucha fricción entre Estados Unidos y China, y ahora es una fiesta de amor. Eso es algo bueno"  Donald Trump

Si me hicieran escoger únicamente una palabra para definir mi profesión, la inversión bursátil, probablemente me decantaría por “audacia”. Aunque cierto es, que hay muchas otras palabras que podrían entrar en juego, como por ejemplo determinación, constancia, astucia, convicción, y algo parecido a la intuición.

Pero “audacia” es la palabra que mejor se adapta a ese rasgo común que todo operador bursátil debe compartir. La audacia no es más que la capacidad de emprender acciones poco comunes sin temer las dificultades o el riesgo que de ellas se deriven, dicho de otro modo: es la valentía de tomar decisiones con determinación, sabiéndose de antemano conocedor/a de un alto grado de fiabilidad, lo que denota clara convicción y la viveza para saber leer entre líneas y sentirse cómodo ante las adversidades, que en el mundo de la bolsa no es otra cosa que volatilidad. Si a ello le sumamos la constancia de largo plazo, somos ganadores.

Hay momentos en los que un trader debe decidir si sumarse a la corriente o seguir firme en sus convicciones

La semana pasada se ponían en tela de juicio las buenas sensaciones transmitidas por el mercado durante el mes de septiembre, debido a una nueva oleada de ventas que nos dejaron dubitativos sobre todo argumento alcista defendido por Mr. Market, y no fueron pocos durante el mes pasado. Como les exponía en mi última tribuna de opinión, hay momentos en los que un trader profesional debe decidir entre sumarse a la corriente, entrar en pánico a consecuencia de la volatilidad, o seguir firme en sus convicciones de manera audaz.

Adivinen cuál de ellas es mi preferida… A su vez les sugería comprar acciones de Renault, ya que considero actualmente que es más seguro que comprar sus bonos, y me reafirmo. Principalmente, porque comprando acciones de Renault a largo plazo recibiré más “Free Cash Flow Yield”, que comprando “Bonos Yield”. Las empresas tradicionales que dan cierto ‘confort’ a nuestra sociedad cotizan baratas y éste es el mejor aval del que disponemos, mejor aval que las dichosas modas, la estridente euforia y el pánico. Así pues, lo que la semana pasada parecía abocado a terminar en un Brexit duro y una escalada en la guerra comercial, ha terminado con una declaración de amor entre Donald Trump y Pekin, y un Brexit que parece orientado a una solución suave. ¿Acaso lo dudan? A nadie le interesa que esto termine mal, y más sabiendo que Trump está obligado a vender a la opinión pública una victoria en la guerra comercial. Victoria que solo se traduce en un gran acuerdo con China.

Y a quién no le gustan las declaraciones de amor… Pues éstas no terminan en Pekín. Jerome Powell, presidente de la FED, volvió a complacer a los mercados dejando para su pobre sucesor aquello de subir los tipos de interés y reanudar el ‘tapering’… Sin citar explícitamente la palabra Quantitative Easing, la Reserva Federal propone ampliar el balance a razón de 60.000 millones de dólares al mes. Con los bancos centrales a pleno rendimiento en su nueva función industrial de fabricar billetes, no es de extrañar el buen comportamiento de las papeleras en 2018… Con las tensiones geopolíticas en vías de solución y los resultados empresariales encima de la mesa, la economía y los mercados tan solo necesitan un hito para reventar las resistencias técnicas y reanudar un movimiento alcista en confirmación en USA y Europa, que desde 2010 solamente hemos vivido durante 2012, 2013 y 2016. Una declaración de amor de los Estados Europeos al déficit presupuestario, serviría para seguir alimentando los mercados a cargo del contribuyente. ¡Qué cara y atrevida es la ignorancia!

A nadie le interesa que esto termine mal, y más sabiendo que Trump está obligado a vender a la opinión pública una victoria en la guerra comercial

Considero que las bolsas están en un momento clave, y tras un largo proceso lateral, las resistencias se encaran directas a un mercado voraz con ganas de más. En Blackbird creemos que ha llegado la hora de intentarlo y sobre todo, les recomiendo monitorizarlo, ¿cómo? Por ejemplo con el ETF con ticker BNK (Eurostoxx 600 Banks). Cotizaciones por encima de los 18€ marcarían la confirmación de que el mercado lateral se ha completado, y un nuevo mercado alcista emerge en Europa. Una vez más, ante el pesimismo extremo, el miedo y el dolor, ¡el mercado renace! Y como les decía al comienzo de mi tribuna de hoy, la audacia y no el miedo es quien siempre liderará el camino. Un camino abrupto, pero no exento en absoluto de amor.

Lo último en Economía

Últimas noticias