Transporte por carretera

¿Cómo han regulado otros países a Uber frente a los taxis? En Europa, muchos lo han prohibido

Algunos reguladores de otros países han intentado limitar a Uber, e incluso han llegado a suspenderlos y quitarles la licencia

¿Cómo han regulado otros países a Uber frente a los taxis? En Europa, muchos lo han prohibido
Protesta de taxistas frente a la plaza de Las Ventas de Madrid

¿Cómo han resuelto otros países los conflictos entre el sector tradicional de los taxis y las aplicaciones disruptivas representadas por Uber, Lyft y, en algunos países, también por Cabify? Hace ya casi 10 años que estos negocios aparecieron, y el resultado es muy desigual. Uber se ha expandido por 65 países, mientras que Lyft solo está en 2. Cabify entra en el último puesto del ‘top ten’ , siendo la única española en la lista, por detrás de varias compañías asiáticas y con 11 millones de usarios en Europa y Latinoamérica.

La primera toma de contacto de Uber con algunos países del Continente fue con el modelo UberPop (coche compartido sin licencia, ilegal). Buscando la legalidad en los últimos años, en cualquier caso su llegada no ha sido bienvenida por su competencia tradicional.

Uber ha servido como ejemplo en los últimos años de disrupción en el mercado del transporte urbano. Un ámbito del que los colectivos taxistas quieren expulsarlo. Su historia es la de una continua ‘lucha’ o negociación con las autoridades.

Estados Unidos, jugando en casa

El país que acumula casi el 30% de los conductores de Uber (750.000 frente a un total de 2,75 millones) fue su primer mercado tanto de Uber como de su competidor Lyft y donde sus efectos más se han notado. Fieles al espíritu poco regulador anglosajón, las nuevas empresas de transporte bajo demanda entraron en el mercado sin apenas restricciones, compitiendo directamente con los taxis. Según datos citados por Forbes, en Nueva York la competencia de las empresas de alquiler de coche con conductor han hundido los precios de las licencias, por las que llegó a pagarse un millón de dólares en 2014, y que actualmente están en precios próximos a los 163.000 dólares.

Con respecto a los efectos de esta nueva realidad en el tráfico, cada vez más estudios citados por la prensa local están demostrando que, en lugar de aligerar el tráfico y evitar la congestión, la proliferación de empresas de vehículos bajo demanda han aumentado los atascos, puesto que empeoran la eficiencia (al hacer siempre el vehículo un trayecto vacío hasta recoger a su pasajero) frente a los taxis que pueden montar a uno al instante de bajar a otro. Ciudades como Chicago (la tercera más importante del país) han incluido un impuesto específico para Uber y Lyft.

Reino Unido: prohibido por meses

La historia de Uber en la isla británica es una historia de desencuentros. Concretamente, con la autoridad del transporte Transports for London (TfL), que en septiembre de 2017 suspendió el servicio de la compañía acusándola de haber utilizado un software llamado ‘greyball’ para engañar a los reguladores y de esta forma que sus vehículos pudieran evitarse las limitaciones de distancia que les habían impuesto las autoridades, muy similares a las que propone la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento.

Tras una campaña movilizando a los usuarios y presentando alegaciones, Uber consiguió volver a operar en junio de 2018 en la capital inglesa. La empresa de California disfruta ahora mismo de un permiso temporal del 15 meses en el que tiene que demostrar al regulador del transporte londinense que puede cumplir con los requerimientos que le exige.

Alemania, más de 4 años suspendido

Cuando se dice que otros países no regulan tan restrictivamente como lo hace España, debería mirarse el caso alemán. Uber entró en 2014 en varias ciudades alemanas con su servicio UberPop, de forma completamente ilegal al igual que hizo en las mismas fechas en España. Y al igual que en España, Uber fue expulsado por los tribunales al no tener permiso para hacer la función de transporte urbano que estaba realizando.

Sólo este otoño, Uber ha retornado al país germano con un estilo muy parecido al de España: pedir perdón por haber entrado tratando de quebrar la ley en su primera intentona y prometer colaboración con las autoridades. "Olvidaremos la cultura pirata", dijo el nuevo CEO Dara Khosrowshahi, que al entrar transmitió un cambio en la mentalidad agresiva hacia los reguladores que, bajo el mando del fundador Travis Kalanick, empujó a la compañía en sus primeros.

Este mismo diciembre, el Tribunal Supremo alemán prohibió en el país el servicio de limusinas de Uber, un servicio que igualmente ya no se impartía con esas condiciones.

Este otoño, el ministro de Transportes aseguró que estaba dispuesto a darle la bienvenida a Uber "para 2021". Sin embargo, su idea no era que hiciera servicio en las grandes ciudades, sino en entornos rurales y para ayudar a la tercera edad.

Francia: sus directivos detenidos

Podemos pensar que el país vecino ha sido uno de los más beligerantes con la aplicación norteamericana. La aplicación UberPop, que también fue prohibida en España y que permitía a particulares realizar transporte de pasajeros sin autorización, fue el motivo por el cual las autoridades galas detuvieron en 2016 a Thibaud Simphal y Pierre-Dimitri Gore-Coty, el CEO y el general manager de toda Europa.

En 2016 ambos fueron condenados como culpables de llevar a cabo prácticas de transporte ilegal y también por violar las leyes de privacidad. Fueron multados con 20.000 y 30.000 euros respectivamente aunque la mitad de la multa fue retirada. Simphal es actualmente uno de los hombre más importantes de Uber en Barcelona y ha acudido a la capital catalana para defender a sus empresa.

Uber fue multada en este mismo juicio con un millón de dólares.

Este mes de abril de 2018, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) ratificó el derecho de París a poder encausar a los directivos por saltarse la normativa de transporte. Mientras soluciona este problema legal, la compañía norteamericana ha entrado en Francia a través del servicio que precisa de la autorización equivalente a la VTC española.

Lo último en Economía

Últimas noticias