"¿Por qué no nos trajeron más? Es una pregunta que no soy capaz de responder”

El Banco de España culpa a Popular de agotar su liquidez: “tenía más garantías de las que presentó”

Banco Popular
El subgobernador del Banco de España, Javier Alonso. (Foto: APIE)

El subgobernador del Banco de España, Javier Alonso, ha desvelado una de las grandes incógnitas que todavía planean sobre la resolución del Banco Popular y su posterior venta al Santander y que resumen en una gran idea ¿cómo fue posible que una entidad de su tamaño no lograra la liquidez necesaria para sobrevivir a la fuga de depósitos? La respuesta es que el consejo de administración liderado por Emilio Saracho no pudo (o no quiso) presentar más garantías para obtener el efectivo necesario para evitar la caída del banco.

Alonso ha anunciado que Popular no fue capaz de presentar todas las garantías (activos) que tenía a su disposición para lograr efectivo a través del mecanismo de emergencia (ELA, por sus siglas en inglés) y por ello se vio obligado a plantearse la liquidación o la venta a otra entidad, como finalmente sucedió.

“El Banco de España dio toda la liquidez posible a Popular hasta el máximo de garantías que se presentaron –que fueron pocas– y las que no se presentaron es como si no existieran (…) sospecho que el banco tenía más garantías de las que nos presentó porque lo que nos trajeron fue relativamente poco ¿Por qué no nos trajeron más garantías? Esa es una pregunta que no soy capaz de responder”.

Alonso ha realizado este sorprendente anuncio durante su intervención en el seminario que ha organizado la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) y que se ha celebrado esta semana en la UIMP de Santander, donde el subgobernador ha explicado que “los bancos centrales nacionales sólo pueden prestar dinero en el marco del ELA con garantías que deben ser adecuadas y suficientes y, sobre todo y como elemento fundamental, que estén en manos del banco central nacional cuando se realiza la petición”.

“Las entidades tienen que controlar la liquidez disponible para atender sus flujos normales de retirada de depósitos y lo hacen mediante varias líneas… es comprensible que en este caso en el Popular no estuvieran capacitados para activas la última línea de liquidez (…) no se si tiraron la toalla antes de tiempo, aunque no daba la impresión de que hubiera mucho más tiempo, no se si el banco habría durado días, horas o minutos”, ha añadido Alonso.

Estas declaraciones revelan que Banco Popular podía haber sobrevivido al menos unos días más, permitiendo al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) realizar la venta de la entidad y su posterior anuncio el fin de semana posterior a la crisis de liquidez que se llevó por delante a la entidad. Tal como avanzó OKDIARIO el plan inicial era recibir las ofertas el jueves 8 de junio, seleccionar el ganador de la subasta el día siguiente y completar la operación en fin de semana (resolution weekend).

Tanto revuelo ha generado el subgobernador que posteriormente ha tenido que matizar su posición oficial a través del departamento de comunicación del Banco de España mediante la siguiente declaración:

Quiero precisar que cuando he dicho que el Banco Popular podría tener más garantías, no he estado afortunado utilizando el verbo ‘sospechar’. La entidad tenía algunos activos más, que podrían haber sido utilizados como garantías, si la entidad los hubiera movilizado a tiempo, antes de que ella misma se declarara inviable. En todo caso, como ya he mencionado, el volumen de esos activos muy probablemente no hubiera cambiado la situación más que de modo transitorio."

"No sé que autocrítica quieren que hagamos"

Respecto a la responsabilidad del Banco de España en la crisis del Popular, el subgobernador ha rechazado que sea necesario realizar una autocrítica por parte del organismo. “El banco se declaró inviable” por un problema de liquidez y pasó a manos de las autoridades europeas. Sin embargo esta tesis contrasta con la defendida por el ex director general del Banco de España, Aristóbulo de Juan, indicando que Popular era insolvente desde hacía mucho tiempo, un enfoque en la que coinciden numerosos economistas y analistas.

"No sé qué autocrítica quieren que hagamos. El que representa a España en la Junta Única de Resolución es el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y la autoridad supervisora para entidades significativas es el Mecanismo Único de Supervisión", ha declarado. No opina lo mismo el ministro de Economía, Luis de Guindos, que se ha enfrentado al gobernador del Banco de España por su inacción y pasividad en la crisis del Popular.

Alonso ha admitido que la nueva normativa europea de resolución de entidades financieras “está más orientada a problemas de insolvencia que de liquidez” y, aunque ha defendido que el Popular era solvente hasta el mismo momento en el que fue intervenido, ha admitido que “no estaba claro el futuro del banco, era una entidad débil que había dotado más de 21.000 millones de euros en los últimos cinco años con cargo a ampliaciones de capital y de recursos propios”.

Habrá más fusiones… pero de bancos pequeños

El subgobernador ha considerado también que el Banco de España espera que continue el proceso de consolidación en el sector financiero español que afecte, especialmente a las "entidades más pequeñas" que no serán capaces de lograr los requisitos de capital ni los "aumentos de eficiencia requeridos" para seguir operando con rentabilidad.

Los bancos "deben adaptarse al nuevo entorno y continuar con la corrección ordenada del exceso de capacidad realizado en los últimos años", dado que España "sigue siendo el país con mayor densidad de oficinas por habitantes de la Unión Europea", algo que "no parece muy compatible con la innovación tecnológica", ha indicado.

Lo último en Economía