La Arabia Saudí ‘postpetróleo’: sociedad de consumo, inversión extranjera y debut bursátil

El Estado del bienestar del petróleo en Arabia Saudí ya no existe. La caída del precio del crudo y las inquietudes de las nuevas generaciones han obligado al reino a abrirse al mundo y permitir a sus súbditos que se diviertan para estimular el consumo interno. Y no sólo eso, además, permitirá a la mujer incorporarse al mercado laboral y sacará a Bolsa en 2018 un 5% de su petrolera estatal Aramco.

La OPEP ha logrado estabilizarlo por encima de los 60 dólares congelando el bombeo de petróleo hasta finales del año 2018, Sin embargo, a pesar de todo, el brillo de la ‘gallina de los huevos de oro negro’ se está apagando. Los precios del crudo ya no van a alcanzar las cotizaciones de los años de bonanza, no olvidemos que antes de estallar la crisis mundial en 2008 el barril cotizaba en la Bolsa de Londres en los 120 dólares.

El punto de inflexión, si podemos llamarlo así, fue enero de 2016 cuando el Brent cayó de manera contundente hasta los 26 dólares. A partir de ahí, el Reino saudita decidió tomar medidas económicas radicales, abrir la economía al mundo e impulsar una sociedad de consumo desconocida para su población.

OPEP
Una cumbre de la OPEP (Foto: GETTY).

El nuevo plan estratégico ha recibido el nombre de Visión 2030 y está siendo capitaneado por el príncipe heredero y presidente del Consejo de Asuntos Económicos de Arabia Saudí, Mohammad bin Salman (MBS, así es como se le conoce en su país). El mismo que ordenó la purga anticorrupción hace apenas un mes y que se saldó con cientos de empresarios y príncipes sauditas acusados de malversar 86.000 millones de euros.

El economista Javier Santacruz explica que cree esta ‘muda de piel’ por parte del país del Golfo Pérsico tiene dos elementos interesantes. Por un lado, la recuperación de los ingresos del crudo sustituyéndolos por otras materias primas como “los metales o las tierras raras”. Pero, además, comenta en Arabia Saudí son “especialistas en la gestión del agua, en otras palabras”, me aclara, “son capaces de sacar agua hasta de debajo de las piedras”.

A medio plazo, explica, “tendrá que abrirse al mundo y posicionarse en el extranjero para cubrir el déficit por cuenta corriente” que ahora no cubre el precio del crudo.

Creación de una sociedad de consumo

Otro de los puntos fuertes de este proyecto económico de MBS es la incorporación de la mujer al mercado laboral y el impulso de la sociedad de consumo. Un hecho inaudito para los súbditos sauditas en el que la figura de la mujer saudita tendrá mucho peso porque entre los tímidos avances sociales que contempla este plan está la apertura de gimnasios femeninos y la permisividad para conducir, un hecho que estimulará la industria del motor.

Hace apenas unas semanas que se han autorizado la reapertura de salas de cine tras casi 40 años cerradas. El Ministerio de Cultura comenzará a conceder licencias para la inauguración a principios de 2018 de los primeros multicines tras prohibirlos a finales de los años 80.

Santacruz explica que Arabia Saudí “no está haciendo nada que no hayan hecho otras economías: estimular la demanda interna de los sauditas e impulsar la inversión privada de las empresas”. Además, el economista destaca un aspecto importante que aún está por explotar en el país saudita y es el “turismo religioso, de ahí que sea tan importante el proyecto del AVE a La Meca”.

Salida a Bolsa de Aramco en 2018

Otro de los aspectos importantes es la venta del 5% de la petrolera estatal Saudí Aramco, así como la creación de uno de los fondos soberanos más potentes del mundo (estimado en 2 billones de dólares).

Desengancharse del petróleo pasará por sacar a Bolsa una parte de la petrolera, un debut que supondrá una de las mayores OPI de la historia bursátil para atraer a inversores locales y extranjeros. “Después les tocará salir a los mercados a las filiales”, comentaba en el momento del anuncio MBS.

Aramco es la compañía petrolera que mayor cantidad de crudo produce del mundo, tiene una capacidad de extracción por encima de los 12 millones de barriles al día.

MBS: El heredero llamado a cambiar Arabia Saudí

La Arabia Saudí ‘postpetróleo’: sociedad de consumo, inversión extranjera y debut bursátil
Mohammad bin Salman, príncipe heredero de Arabia Saudí (Foto. Getty)

Mohammad bin Salman (MBS) es el príncipe heredero llamado a dar una vuelta al tejido económico y empresarial de Arabia Saudí para esquivar la dependencia del petróleo. Se trata del cuarto retoño del rey Salman y Fahda bint Falah bin Sultán Al Hithalayn, es licenciado en Derecho por la Universidad Rey Saud de Riah y ha se convirtió en el ministro de Defensa más joven del mundo.

MBS es “hábil, inteligente y rápido”, según Vanity Fair. Señala, además, que está “obsesionado por transformar el reino, quiere ser el rostro de la nueva Arabia, y para ello ha recorrido el mundo y ha procurado retratarse con el presidente de Facebook, Mark Zuckerberg”.

Lo último en Economía

Últimas noticias