Banco Santander

Ana Botín pidió al Consejo de Santander renunciar a Orcel tras una disputa por unas acciones de UBS

Ana Botín pidió al Consejo de Santander renunciar a Orcel tras una disputa por unas acciones de UBS
botin-santander-interior

Ana Botín decidió pedir al Consejo de Banco Santander que cancelara el fichaje de Andrea Orcel tras haber retrasado su incorporación al banco cuatro meses. El origen del conflicto fue un paquete de acciones de UBS que Orcel no puede cobrar todavía.

La decisión de llevar al Consejo de Administración de Banco Santander la renuncia del fichaje estrella del banquero de inversión Andrea Orcel como consejero delegado del banco fue tomada en primera persona por Ana Botín. La presidenta de la entidad financiera optó por dar marcha atrás con el fichaje tras una seria disputa por un bonus en acciones de UBS que el ejecutivo no podía hacer efectivo con su marcha.

Andrea Orcel, que como cuenta este miércoles OKDIARIO tiene fama de tiburón financiero en la City, llevaba largas semanas manteniendo un duro pulso con Banco Santander a cuenta de un bonus que había cobrado en los últimos años en forma de acciones de UBS y que se negaba a perder. Según fuentes de la banca de inversión, se trata de un lote de títulos del banco de inversión que Orcel no podía hacer efectivos hasta pasados unos años desde su recepción y para ello, tenía que permanecer en la entidad suiza. La cuantía de ese bonus alcanzaba los 50 millones de euros.

Una prima de fichaje que Santander se negó a aceptar tras volver a calibrar la conveniencia de seguir adelante con la contratación de este ejecutivo procedente de la banca de inversión. De hecho, fuentes próximas al banco español se mostraban este martes por la noche confiadas en que el mercado reciba bien la noticia dada la buena reputación de José Antonio Álvarez, el actual CEO de Santander, que iba a pasar a presidir Santander España y ahora permanecerá en su anterior puesto ejecutivo.

Pese a que la noticia, comunicada por el banco a la CNMV a cierre de mercado de este martes, fue recibida como una sorpresa por la prensa, lo cierto es que las diferencias entre Orcel y Botín ya habían sido comentadas en el entorno de UBS en las últimas semanas. De hecho, el conflicto del bonus viene de tiempo atrás, lo que había provocado ya el retraso de la incorporación -ahora cancelada- de Orcel a Santander.

El ejecutivo, que había trabajado con la familia Botín en diversas operaciones corporativas en el pasado, tenía que haberse incorporado a la ejecutiva del banco el 1 de enero y ya se había retrasado esta hasta el mes de abril. De este modo, el relevo en la primera línea del banco cántabro no había coincidido en el tiempo con los cambios ejecutivos de su principal rival español, BBVA, que acaba de renovar su cúpula con Carlos Torres Vila como presidente y Onur Genç como consejero delegado.

El cambio de planes anunciado a última hora de este martes obliga ahora a Banco Santander a fichar o promocionar a un banquero para ocupar la vacante que dejará libre Rodrigo Echenique cuando abandone la presidencia de Santander España (el cargo que iba a ocupar Álvarez) la próxima primavera.

Lo último en Economía