Fusión aérea

Air Europa convencida de que Iberia utilizará las condiciones de Bruselas para desistir de la compra

Air Europa convencida de que Iberia utilizará las condiciones de Bruselas para desistir de la compra

Máxima tensión en la operación de compra de Air Europa por Iberia. Se espera que la Comisión Europea emita en los próximos días su informe con las condiciones de competencia para la operación, y los gestores de Air Europa están convencidos de que la matriz de Iberia, IAG, lo utilizará para echarse atrás en la operación, según fuentes conocedoras de la situación. Algo que daría pie a una batalla en los tribunales pero que, de momento, obligaría a la aerolínea de la familia Hidalgo a buscar otras alternativas.

IAG lleva tiempo indicando que no está dispuesta a pagar el precio pactado, de 500 millones (ya rebajado de los 1.000 iniciales fijados antes de la pandemia), debido a la disminución del valor de Air Europa por la crisis, que se tradujo en fuertes pérdidas en 2020, y a las exigencias que imponga Bruselas. Se espera que le obligue a desprenderse de numerosas rutas donde tendría una posición dominante, y eso haría que la adquisición no fuera rentable, según IAG.

En este sentido, otras fuentes señalan que IAG no está dispuesta a seguir adelante con la operación si eso implica tener que pedir dinero a sus accionistas en una ampliación de capital, algo que se ha negado a hacer durante toda la pandemia. Eso implica que el precio a pagar por Air Europa tiene que ser muy bajo o incluso cero.

Y Air Europa no está dispuesta a aceptarlo, como es lógico. Para Juan José Hidalgo y su hijo Javier, los 500 millones son innegociables. De ahí que sus responsables estén convencidos de que Luis Gallego, el consejero delegado de IAG, va a usar los requisitos de Bruselas como excusa para romper la baraja. En ese escenario, el grupo Globalia (matriz de Air Europa) adoptaría acciones judiciales para reclamar una indemnización multimillonaria a IAG.

Otras alternativas para Air Europa

Pero, como esa demanda tardaría años en resolverse -llegaría al Tribunal Supremo con toda seguridad-, tendría que buscar otras soluciones. Éstas pueden pasar por una fusión con otra aerolínea (opción menos probable porque siempre tendría menos sinergias que con Iberia) o por dar entrada a nuevos inversores en el capital, presumiblemente fondos.

En todo caso, las fuentes aseguran que la situación no es tan desesperada como hace unos meses por la mejora del turismo mundial (habrá que ver cómo evoluciona con la variante Omicron) y que los ingresos ya son superiores a los gastos. Ahora bien, la aerolínea tiene una deuda muy elevada, que se estima que puede superar los 1.000 millones este año incluyendo el crédito de la SEPI. Y tendría que refinanciarla, lo cual probablemente exigiría una ampliación de capital.

Por último, está la vertiente política. El Gobierno ha convertido la fusión en una cuestión de Estado para potenciar Barajas como un gran hub internacional capaz de competir con los principales aeropuertos europeos. Por eso, IAG ha estado presionando al Gobierno no sólo para rebajar el precio, sino también para que incremente las ayudas públicas a Air Europa (475 millones hasta ahora), con lo que el Estado se convertiría en el propietario de facto de la compañía.

Como informó OKDIARIO, Air Europa tenía pactado un segundo rescate con el Gobierno en caso de que la recuperación del sector aéreo tras la pandemia no fuera tan rápida como se esperaba, como así ha ocurrido, y considera que Pedro Sánchez ha incumplido su promesa.

Lo último en Economía

Últimas noticias