Economía

CONCEPTOS BÁSICOS DE ECONOMÍA

¿Cuáles son las diferentes fases del ciclo de vida de un producto?

Producto
(Fuente: iStock)
Comentar

Lanzar un nuevo producto al mercado no es fácil. Antes de hacerlo, el emprendedor debe de haber realizado el correspondiente estudio de mercado y obtenido la financiación necesaria para darlo a conocer y trasladarlo al público objetivo.

Aunque las dinámicas de cada mercado son distintas, en general, se considera que todo producto pasa por cuatro fases durante su vida: introducción, crecimiento, madurez y declive. Las explicamos a continuación.

Introducción

Es el momento cuando la empresa coloca el producto en el mercado por primera vez. Por lo tanto, aún no es conocido por el consumidor, que no sabe si realmente lo ofrecido conseguirá satisfacer o no sus necesidades y cumplirá sus expectativas. Se caracteriza por los siguientes puntos:

  • Ventas reducidas: como consecuencia del desconocimiento por parte del público, las ventas que se consiguen no son suficientes como para compensar la inversión inicial y los costes de la actividad. Dado que la reacción del cliente es desconocida, se aconseja no producir una gran cantidad de unidades para, así, estudiar si el producto colma las expectativas.
  • Necesidad de altas inversiones en marketing: el principal objetivo de la empresa es dar a conocer el nuevo producto. En caso de tener una presencia en el mercado con una marca reconocida, esta tarea es más sencilla gracias a la fuerza de la imagen de marca. En caso, contrario, habrá que crearla.

Crecimiento

Una vez pasado el test de los clientes, el producto es cada vez más conocido y gana posiciones en el mercado. Las características principales de esta fase son:

  • Incremento de las ventas: si los clientes se han sentido satisfechos con el producto, lo recomendarán a otros y, gracias a ello, se irá ganando cuota de mercado. La empresa, pues, puede ampliar la oferta de acuerdo a la demanda creciente.
  • Posibilidad de ampliar la gama de productos: con la finalidad de reforzar la imagen de marca y fidelizar al cliente, la compañía puede optar por diversificar su oferta y, a la vez, atraer a otro público distinto al inicial.
  • Ingresos por encima de los costes: la empresa empieza a operar en positivo y a recuperar la inversión inicial efectuada.

Madurez

En esta fase, la empresa se ha afianzado en un mercado que, por otra parte, ha llegado a su límite. Se caracteriza por:

  • Estancamiento de las ventas: la compañía ha copado una cuota de mercado tal que le permite seguir operando con seguridad. Ahora bien, las empresas de la competencia se encuentran en una situación parecida y, por lo tanto, si se quiere seguir, hay que conseguir incrementar el margen de beneficio a partir de una mejora en la productividad.
  • Estabilidad en los beneficios: gracias a unas ventas estables, la compañía consigue unos beneficios recurrentes que le permiten poder afrontar otras inversiones.

Declive

Nos encontramos en un contexto de constante innovación. Por lo tanto, aparecen nuevos productos y servicios que dejan obsoletos a los anteriores. Entonces, sucede lo siguiente:

  • Disminución de las ventas: como consecuencia de la aparición de otros productos que casan mejor con las preferencias de los clientes, las ventas bajan hasta el punto que la compañía opera con pérdidas.
  • Necesidad de tomar una decisión sobre el producto: según la situación de la empresa y el sector, la compañía decidirá si sale del mercado o intenta relanzar el producto para adaptarlo a las nuevas exigencias de los consumidores.

Últimas noticias