Willy Hernangómez: "Hay que entender a Mirotic, pero yo nunca me iría al Barça"

Willy Hernangómez disputará su cuarta temporada en la NBA vistiendo la camiseta de los Charlotte Hornets. La franquicia propiedad de Michael Jordan renovó su contrato hace una semana y el jugador se encuentra entusiasmado ante el nuevo escenario que se le presenta con minutos y oportunidades.

"Quiero ser el mejor reboteador de la NBA", dice ambicioso Willy sobre lo que quiere hacer la próxima temporada. El jugador reconoce abiertamente que tiene una relación muy cercana con el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos y que le exige mucho: "El hecho de que sepa quien soy ya es algo único para mí. Que sea cercano y exigente conmigo lo incrementa. Tengo una buena relación con él y me da consejos para mejorar. Hay veces que me pregunta cuántos rebotes llevo durante un partido y le digo que ‘dos o tres’ y me dice ‘termina con 10’. Así que tengo que salir a morder lo que queda de partido…".

Willy sabe que la nueva situación de Charlotte, con la salida de varios titulares de renombre como Kemba Walker o Jeremy Lamb y la retirada de Tony Parker, le abren las puertas para pensar en muchos minutos. Él no piensa que el próximo verano firmará un nuevo contrato y muy lucrativo, sólo quiere jugar . "Mi objetivo es jugar y disfrutar de una temporada completa de jugador. El sueldo si no te lo da uno, te lo da otro y es secundario. Estoy viviendo cosas únicas, cosas que son de videojuego. Hay que valorarlo todo", asevera.

El pívot madrileño reflexiona sobre una de las noticias del verano –el fichaje de Niko Mirotic por el Barça– e intenta defender a su amigo. "Niko tiene sus motivos. Si hubiera sido egoísta se hubiera quedado en Estados Unidos, pero ha pensando también en el bien de su familia. Tiene dos niños, su mujer, se tienen que adaptar a aquello y han tenido que vivir muchos cambios de lugar estando en tres equipos en cuatro-cinco años. Hay que entenderle, pero yo nunca me iría al Barça", explicó.

La fuerza de voluntad, fundamental en su carrera

Si hay algo que se nota a la hora de sentarse a conversar con Willy Hernangómez es sin duda su cambio físico. Mucho más tonificado que antes, el jugador no tiene que envidiar a ninguna de las bestias físicas a las que se tiene que enfrentar cada madrugada en la NBA. "La fuerza de voluntad y el sacrificio han sido muy duros. Hay veces que me acuerdo de que no podía salir de la cama por la agujetas de todo el esfuerzo. Es el primer año en que no me siento inferior a los pivotes de la NBA", añade. Aunque eso lleve una serie de sacrificios poco normales. "Meriendo garbanzos y lentejas. Cuidarme tanto el físico es una inversión. Hago cosas que al principio de mi carrera no hacía y dan resultado".

Los que no han invertido bien son los antiguos propietarios de sus derechos, los New York Knicks: "Algo está pasando allí.  Me da pena ver una franquicia como los Knicks que no termine de dar ese paso para ser un superequipo. Lo tienen todo para conseguirlo, pero desde que estuvieron allí Carmelo y Rose no han hecho nada".  

Lo último en Deportes