Es el cuarto título de su historia en la competición

El Valencia Basket conquista su cuarta Eurocup

valencia Basket
Los jugadores del Valencia Basket. (EFE)

El Valencia Basket se ha proclamado por cuarta ocasión campeón de la EuroCup de baloncesto tras imponerse este lunes en La Fuente de San Luis en el tercer y definitivo partido de la final al ALBA Berlin de Aíto García Reneses por un contundente 89-63.

Pese a un mal inicio de encuentro, los de Jaume Ponsarnau han reaccionado rápidamente y han dominado a su rival en el segundo cuarto para abrir una buena brecha (46-33) que han sabido no sólo administrar sino aumentar. Este título, que además da el billete para la próxima Euroliga, se une a los de los años 2003 (Copa ULEB), 2010 y 2014.

El equipo español saboreó la gloria europea de nuevo. Cinco años después de su tercer y último título, y dos después de haberla dejado escapar con un apagón inesperado cuando lo tenía controlado también en un tercer partido ante el Unicaja, los ‘taronja’ confirmaron su favoritismo en esta competición, en la que sólo han perdido tres partidos, dos en la primera fase y el del pasado viernes en Berlín que les obligó a volver a casa, donde han terminado invictos, para sentenciar.

Y eso que el inicio no fue bueno, pero se limitó a cinco minutos malos. El resto del partido fue siempre de color naranja, liderado por Matt Thomas (19 puntos, 16 al descanso, 5/7 en triples) y Bojan Dubljevic (18 y 8 rebotes), que provocaron el salto cualitativo del resto, entre ellos un Will Thomas elegido ‘MVP’, para conformar un bloque muy superior a un ALBA donde su veterano técnico lo probó todo, pero que no pudo combatir una mala noche ofensiva de la que sólo se salvó Giedraitis (19).

Jaume Ponsarnau tiró de sangre fría en el gran ambiente que albergaba una repleta Fonteta. El técnico ‘taronja’ no se inquietó por la mala salida de su equipo, que preso quizá de los nervios y de la responsabilidad por jugar en casa, tardó casi cuatro minutos en anotar.

Cuando Fernando San Emeterio hizo la primera canasta local, el ALBA llevaba ya sumados once puntos. El conjunto de Aíto García Reneses empezaba muy centrado y duro en su defensa por dentro para abrir una buena brecha y llevar el susto a los entregados aficionados locales. Sin embargo, su homólogo rival no paró el partido y únicamente movió piezas.

Y dos de ellas resultaron claves. Bojan Dubljevic y Matt Thomas mejoraron las prestaciones de un Valencia Basket, sobre todo el segundo (16 puntos al descanso), que afinó la puntería desde fuera. A todo ello, se unió un endurecimiento defensivo y el partido se volteó a la misma velocidad que había dado la ventaja inicial a los visitantes.

Los ‘taronjas’ encadenaron tres triples consecutivos entre el final del primer cuarto y el inicio del segundo para coger la delantera ante un conjunto berlinés al que el aro se le había hecho pequeño y al que le costaba sangre, sudor y lágrimas hacer puntos.

Además, estaba negado desde fuera, todo lo contrario que el equipo valenciano que con el cuarto triple de Thomas, quinto del periodo, impulsaba a los suyos, que se escapaban sin miramientos hacia el título (40-23, min.18). El amago de reacción de un ALBA ‘tocado’ (40-31) sólo quedo en eso y al descanso lo tenía muy cuesta arriba (46-33).

El equipo alemán necesitaba firmar una salida similar al del inicio del partido tras el descanso, pero no se produjo y los de Ponsarnau, con un baloncesto más fluido, controlaron bien el encuentro, impidiendo que su rival se pudiese acercar.

El marcador se volvió a disparar a favor de los locales (56-38, min.25) y Aíto probó entonces con una zona, que tampoco funcionó. El demoledor 63-44 urgía otro ‘apagón’ del Valencia Basket y una épica reacción visitante, pero la combinación no se dio y el trofeo se quedó en La Fonteta.

Últimas noticias