El técnico fracasa con la mejor plantilla de la historia del Atlético

Simeone se marca un ‘Solari’: tira Liga y Champions en una semana

Simeone se marca un ‘Solari’: tira Liga y Champions en una semana
Simeone en el banquillo de San Mamés, en el partido ante el Athletic (Getty).

El Atlético de Madrid fracasa con la mejor plantilla de su historia al quedar fuera en octavos de final de Champions y al ceder en la lucha por la Liga en una semana trágica. La imagen de Simeone queda tocada por el mal juego del equipo, pero sigue teniendo la confianza absoluta de la directiva.

Diego Pablo Simeone ha consumado este fin de semana el fracaso de la mejor plantilla de la historia del Atlético de Madrid. El técnico argentino, emulando a su compatriota Santiago Solari, ha tirado la Liga y la Champions League en una semana. Con ello se pierden las aspiraciones de los madrileños de levantar un título a final de temporada. Pese a que la imagen mostrada por los colchoneros no ha sido la mejor posible, no hay voces que cuestionen la labor del argentino al frente del banquillo.

El entrenador del Atleti es el mejor pagado del mundo, pero no es capaz de sacarle el máximo rendimiento a sus jugadores. En dos momentos claves para la pelea por los dos títulos a los que aspiraba el conjunto rojiblanco, Simeone no ha dado la talla, con dos planteamientos que distan mucho de lo que se le puede exigir, teniendo en cuenta la calidad de los jugadores que tiene en la plantilla.

Los resultados del club no están a la altura de lo esperado ni mucho menos. Y es que el Atlético de Madrid cuenta con una plantilla que nada tiene que envidiar a la de los mejores equipos de Europa. Simeone la ha confeccionado a su antojo y la ha reforzado con fichajes como el de Morata, Lemar, Rodri o Arias. Sin embargo, las aspiraciones rojiblancas en las tres competiciones han quedado truncadas a mediados de marzo.

La Supercopa de Europa que levantaron los rojiblancos al comienzo de la temporada, cuando ganaron al Real Madrid, hacía pensar en que era posible que el Atleti estuviera presente en la final de la Champions que se disputa el 1 de junio en su estadio. Los madrileños soñaban con levantar su primera Copa de Europa y para ello contaban con la mejor plantilla de su historia, pero el sueño se ha esfumado muy pronto.

Un fracaso que se fraguó en diciembre

El fracaso era totalmente evitable, aunque su rival en octavos de final era una gran prueba de fuego. El Atlético quedó emparejado con un equipo al que nadie quería medirse, la Juventus de Cristiano Ronaldo. Pero su suerte en el sorteo podría haber sido otra si se hubiera cumplido en Bélgica meses atrás con la victoria ante el Brujas, que les habría otorgado la primera plaza del grupo. No se consiguió y de aquellos polvos, estos lodos.

Pese a todo, los rojiblancos se impusieron a la Vecchia en el Metropolitano, en un partido memorable de los del Cholo. Sin embargo, en la vuelta no tuvieron una sola opción de hacer un gol, al renunciar totalmente a la pelota y estar metidos atrás. La Juve remontó gracias al desempeño de su estrella y los anfitriones de la final quedaban apeados de la máxima competición, dejando varios jugadores señalados.

Pero si no era suficiente con el varapalo sufrido tras la eliminación de la Liga de Campeones, el conjunto rojiblanco iba a verse apeado de la pelea por el título liguero cuatro días después, completando una semana trágica. El Athletic se impuso en uno de los clásicos de la competición doméstica ante un equipo sin alma, que en ningún momento demostró ser un aspirante al título.

Con jugadores de calidad indudable, el juego del conjunto rojiblanco sigue partiendo de la premisa de entregar el balón al rival y esperar a un destello de sus hombres de ataque o de su poderío aéreo a balón parado para sacar los tres puntos. Algo que en ocasiones no es suficiente y que les ha impedido seguir plantando batalla al Barça en lo que a la lucha por la Liga se refiere.

La semana trágica se suma al fracaso copero

El batacazo de Simeone en las dos grandes competiciones se suma al obtenido también en Copa del Rey. Los rojiblancos cayeron en el torneo del KO frente al Girona en octavos de final, en una eliminatoria en la que Griezmann pareció sentenciar a falta de seis minutos al poner el 3-2 y que cuatro después los gerundenses se encargaban de resolver de manera definitiva.

Aún así, no hay nadie en el seno de la entidad que cuestione al técnico argentino. La confianza en Simeone sigue siendo plena pese a que los resultados no son óptimos para un equipo que pretende estar a la altura de los mejores del continente y que esta temporada cuenta con el presupuesto más alto de su historia. Una confianza que quedó además reforzada tras la renovación del técnico para las próximas tres temporadas por 25 millones de euros, lo que le convierte en el mejor pagado del mundo.

Últimas noticias