Final de la Supercopa de Europa

San Miguel bendice al Liverpool

San Miguel bendice al Liverpool

El Liverpool es el nuevo campeón de la Supercopa de Europa tras imponerse en la tanda de penaltis al Chelsea. Adrián San Miguel fue el héroe deteniendo la pena máxima decisiva a Tammy Abraham

El Liverpool se proclamó campeón de la Supercopa de Europa al ganar en la tanda de penaltis al Chelsea. El choque, vibrante de principio a fin, finalizó 2-2, con los goles de Giroud y Jorginho por parte de los londinenses y un doblete de Mané para los reds. En la fatídica tanda de penas máximas, Adrian San Miguel detuvo el último y decisivo penal a Tammy Abraham, por lo que los de Klopp se llevaron la victoria por 5-4.

Estambul era el escenario escogido para que Liverpool y Chelsea lucharan por una Supercopa de Europa que desde mayo se sabía que iría a parar a Inglaterra. Y es que los reds se plantaba en esta cita tras imponerse al Tottenham en la final de la Champions League, mientras que los blues hicieron lo propio en la Europa League superando a sus vecinos en Londres, el Arsenal. Se hacía raro ver esta final sin equipos españoles, que lo han monopolizado en los últimos años. Sólo nos quedaba que Kepa y Adrián protegían las porterías, que por cierto, ofrecieron un duelo precioso a base de paradas salvadoras.

En la ciudad turca, donde el Liverpool fue campeón de la Champions en 2005, se citaban ambos conjuntos por el cetro que hasta el pitido final ostentaba el Atlético de Madrid. Pero al lío, al fútbol. Los reds llegaban con buenas sensaciones tras golear en la primera jornada de la Premier, mientras que el Chelsea caía contundentemente frente al United. Y para impartir justicia, Stéphanie Frappart, la primera árbitra en dirigir una final masculina de la UEFA. Historia del fútbol.

Respecto a los onces, Roberto Firmino, Wijnaldum o Alexander Arnold eran suplentes, mientras que en el bando londinense regresaba Kanté a la alineación inicial, además de que Pedro y Azpilicueta partían como titulares.  Arrancado el choque, pronto surgió la polémica. Chilena de Sadio Mané y el cuero impacta claramente en la mano de Christensen y sale repelido a córner. Ni una llamada del VAR a la colegiada para que fuera a revisar la jugada.

Pedro hace de Hazard

El partido era de ida y vuelta, como gustan en la Premier. Pedro lo intentó de lejos, Christensen evitó un tanto de Salah, Giroud cruzó en exceso su disparo… y entre medias, un paradón de Kepa al egipcio y un espontáneo que saltó al terreno de juego. Y podríamos hablar de ocasiones hasta mañana. Por ejemplo, Pedrito, que estaba firmando un auténtico partidazo, estrelló un balón en la madera. ¿Son pocas oportunidades? Pues Giroud también quiso intentarlo de chilena pero la bola se fue por línea de fondo. ¿Más? Cabezazo de Van Dijk que pasa por encima del travesaño.

Seguían sucediéndose las ocasiones y tanto va el cántaro a la fuente… El Chelsea, que estaba siendo superior, encontró en Giroud el gol. Buena jugada colectiva en la que Kanté se la da a Pulisic y el estadounidense encuentra al ariete galo, habilitado por Van Dijk, y bate a Adrián para abrir la lata en Estambul. Tanto se gustaban los de Frank Lampard, que llegaron a anotar un segundo gol, obra de arte de Christian Pulisic, pero fue anulado por fuera de juego.

Con el 0-1 los equipos se marcharon al descanso y al regreso volvimos a ver a ese Liverpool de Jürgen Klopp. De hecho, en el intermedio dio entrada a Firmino, retirando a Chamberlain. El delantero brasileño tardó tres minutos en hacer un pase de la muerte a Mané para que el senegalés igualase el partido. Instantes después del gol, Fabinho rozó el segundo con un trallazo desde la frontal del área.

SuperKepa

Finalizaba hace unos meses la ‘era Hazard’ y comenzaba la de Frank Lampard al frente del Chelsea. Si los de Londres juegan como la primera mitad ofrecerán espectáculo en Europa, pero si lo hacen como en la segunda parte, serán uno más. Disfrutaba el Liverpool sobre el verde y se mascaba su gol. A punto estuvo lograrlo Van Dijk, que sigue haciendo méritos para ser Balón de Oro. Una doble parada milagrosa de Kepa, primero a Salah y después al central holandés, permitía al cuadro blue seguir vivo en la final.

Entre tanto ataque del Liverpool, Mason Mount sorprendió con una contra de libro que acabó mandando al fondo de la red, pero el del Chelsea estaba en fuera de juego, por lo tanto, gol anulado. Los últimos minutos fueron de infarto. Zouma pudo decantar la final del lado londinense y Firmino no consiguió rozar el cuero en la última jugada. De ahí, al pitido final… y a la prórroga. 

Otra vez Firmino; otra vez Mané

Alexander Arnold -el cabecilla de la remontada de Champions- entró al terreno de juego, como antes lo habían hecho Firmino, Wijnaldum, ese primo de Drenthe que fue uno de los grandes protagonistas de la remontada del Liverpool al Barça. Media hora por delante para dilucidar esta emocionante Supercopa de Europa. Si al inicio de la segunda mitad los reds fueron precoces a la hora de marcar, ahora también, aunque esta vez tardaron cinco minutos. Y de nuevo, los dos mismos implicados. Pase atrás de Roberto Firmino y Sadio Mané que fusila a Kepa.

El Liverpool se ponía 2-1 pero esto ni mucho menos estaba decidido. Tan sólo le duró cinco minutos la alegría a los de Klopp, que vieron como Adrián cometía un polémico penalti sobre Tammy Abraham. Jorginho asumió la responsabilidad y engañó al guardameta español, que tuvo que recoger el balón del fondo de su portería. Ahí saldría al rectángulo Divock Origi, el otro héroe de la Champions. Pero para héroe, Adrián San Miguel, que vaya mano metió en los últimos minutos de la prórroga a disparo de Mount. Un spoiler a lo que vendría posteriormente.

El 2-2 llevó a ambos equipos a decidir el supercampeón de Europa en la tanda de penaltis. Al Liverpool le venía a la cabeza la final de la Community Shield, que hace una semana perdían frente al City. La lotería arrancaba. Todos fueron metiendo sus penas máximas. Los Firmino, Jorginho, Fabinho, Barkley, Salah… los nueve primeros penales fueron adentro. Detuvo Adrián el décimo y decisivo de Tammy Abraham, dándole el título a los de Jürgen Klopp.

Lo último en Deportes