EUROLIGA: JORNADA 18

Rudy sentencia sobre la bocina al Baskonia (75-73)

Rudy sentencia sobre la bocina al Baskonia (75-73)
Rudy fue decisivo ante Baskonia. (EFE)

El Real Madrid logró una agónica victoria frente al Saski Baskonia en la Euroliga (75-73). Los blancos remaron a contracorriente durante todo el encuentro. Un partido demasiado igualado y en el que los alaveses llegaron a tener durante muchos minutos contra las cuerdas a los de Pablo Laso en el WiZink Center, hasta que Rudy Fernández decidió.

La tónica del encuentro fue de dominio para los de Pedro Martínez. Realizando una gran defensa, los vascos lograron marcar las diferencias en la primera mitad de cada uno de los parciales. El Baskonia llegó a disponer de diferencias de seis y siete puntos en los primeros 20 minutos de juego, llegando a ocho en el último cuarto. Sin embargo, el conjunto madridista se supo recomponer al final de cada uno de ellos.

En el primero, Doncic fue el hombre más destacado del conjunto madridista. Sus siete puntos en sólo tres minutos llevaron a los de Laso a marcharse al término del primer cuarto uno arriba. En el segundo, el esloveno fue también protagonista, pero en este caso por sus errores. Los fallos de Doncic permitieron a Baskonia irse siete arriba en los primeros compases.

Pero ahí aparecieron Rudy y Campazzo para mantener en el partido a los madridistas. La gran defensa realizada por el argentino, unido al acierto del balear desde la línea de tres, acercaban a los de Laso antes del descanso. Precisamente, un triple de Rudy ponía de nuevo en ventaja a los blancos (32-31), aunque rápidamente contestaba Baskonia. Una canasta de Tavares bajo el aro, mandaba el duelo igualado a 34 a los vestuarios.

Con una baja anotación, ambos equipos se marchaban al descanso. El partido estaba trastabillado por el momento. Pero todo cambió en el tercer cuarto. Los dos equipos dieron entonces un auténtico recital de triples. Sorprendente era el 57% de acierto en triples con el que se marchaba el Baskonia al final del tercer parcial.

Al igual que en los anteriores, Baskonia empezaba dominando. De nuevo tomaban ventaja, aunque controlada por los blancos que, a ritmo de Causeur -con nueve puntos- volvían de nuevo a remontar. A partir de ahí, los tiros exteriores tomarían el protagonismo absoluto del encuentro. El choque cogía por fin el ritmo esperado y al final del tercer cuarto los visitantes se marchaban por delante en el luminoso, 59-61.

Los vitorianos de nuevo dominaban y ampliaban las diferencias en el último parcial, que volvía a acusar la falta de puntos en los primeros minutos. Siete arriba se ponían los de Pedro Martínez (61-68). A los blancos les tocaba de nuevo remar para tratar de sacar la decimotercera victoria consecutiva.

Una gran defensa y Rudy voltearon el marcador

Entonces apareció Carroll, para acercar a los blancos con un triple. Cuatro minutos les quedaban a los madridistas, que empezaban a defenderse con uñas y dientes tratando de frenar a los vascos. La defensa en zona obligaba a los visitantes a precipitarse desde la línea de tres. Ahí se desplomó el acierto del Baskonia, que veía como, de nuevo, el Real Madrid se acercaba en el marcador.

La bocina acechaba y los blancos se volvían a crecer. A base de recuperaciones los madridistas lograban meterse de nuevo en el encuentro. A falta de dos minutos, Doncic ponía a los blancos a uno, pero sus compañeros no supieron aprovechar los tres siguientes ataques para ponerse por delante. Era Beaubois -máximo anotador del encuentro, con 18 puntos- quien ponía de nuevo tres arriba a los vascos.

Y ahí fue donde apareció Felipón. Reyes cazaba un rebote defensivo y era el encargado de palmear la canasta que suponía el empate del Real Madrid. Con 73-73 se llegaba al último minuto. Beaubois fallaba a falta de 20 segundos, pero el rebote favorecía a los vitorianos, que se la jugarían con la pizarra en la mano.

Shengelia fallaba la última de Baskonia y Thompkins se la daba a Doncic. El esloveno la jugó para Rudy, que tras amagar, lanzó a canasta y, a falta de dos segundos para el final, sentenciaba el partido. 75-73 para el conjunto madridista, que vencía a una de sus bestias negra europea y devolvía al Madrid a la zona alta de la clasificación. Terceros, con 12 victorias -siete de ellas seguidas- y recuperando las sensaciones de aquel equipo que cerca estuvo de alcanzar de nuevo la gloria el pasado curso.

Lo último en Deportes