Final Four 2019

Otro milagro de San Pablo… Laso

Pablo Laso logró de nuevo colarse con el Real Madrid en una Final Four de la Euroliga, la sexta vez en ocho años al frente del banquillo blanco. El vitoriano sigue dando muestras de su profesionalidad al frente del equipo y de la infinidad de recursos que atesora para alcanzar los objetivos

Otro milagro. Otro más. Pablo Laso Biurrún comienza a considerarse como Santo en Madrid: San Pablo Laso. Gracias a un titánico Facundo Campazzo, que dio un recital en el OAKA ante el Panathinaikos con cinco asistencias y ocho puntos (82-89), el Real Madrid se coló en su sexta Final Four en ocho años, la sexta de Laso en las ocho temporadas que lleva en la capital. Esta será más que especial para el vitoriano, ya que la sede será su casa, Vitoria. De allí saldrá el campeón de Europa.

"Estoy muy feliz por este logro. Llegar a la Final Four es algo increíble en lo que hemos trabajado durante todo el año. Para mí, como entrenador, es mi sexta Final Four en ocho años. Estoy muy orgulloso de mis jugadores, muy orgulloso de mi equipo y muy feliz", decía Laso tras lograr el 3-0 en la eliminatoria en Grecia, resolviendo el choque por la vía rápida y optando una vez más a ser el mejor de Europa. La sexta vez que lleva al equipo a esa cima, que cumple ese objetivo y que llegó a redondear en dos ocasiones: en 2015 y el pasado año, en 2018. Dos Euroligas en su bolsillo, en busca de la undécima para el club… y es que Laso ha hecho fácil lo que parecía un hito.

Y es que Pablo Laso ha demostrado ser determinante en la historia reciente del Real Madrid. El vitoriano se ha ensamblado a la perfección desde su llegada. Ha sabido adaptarse al club y a sus exigencias, así como a cada plantilla que se ha ido confeccionando temporada tras temporada. El entrenador blanco ha resultado ser también un sobresaliente gestor y detector de talentos. Ha sabido reponerse a lesiones año tras año, convirtiendo a jugadores en este u otro posición. No hay que irse muy lejos para ver a Llull, lesionado, y el Real Madrid compitiendo a un nivel altísimo, como pudo comprobar Panathinaikos.

Máximo compromiso

Y es que la implicación de Pablo Laso es total, tanto con el club como con sus jugadores. Lo ha demostrado siempre… y siempre viene a la cabeza aquella imagen de la Final de la ACB de 2014 en el Palau. Aquel año, el entrenador vitoriano se rompió el talón de Aquiles y tuvo que vivir aquel partido en silla de ruedas. Era un partido tenso ante el Barça y cuando Mirotic pisó la línea, Laso se encendió tan rápido como la gasolina. El técnico blanco no paró de protestar hasta que los árbitros decidieron expulsarle, teniendo que abandonar la pista ayudado por uno de sus asistentes.

Han pasado cinco años de aquella cita y el compromiso, dedicación y resultados de Pablo Laso siguen intactos, siempre ascendentes. El vitoriano parece haberse puesto como meta alcanzar a hitos del madridismo en el banquillo como el alicantino Pedro Ferrándiz o el marroquí Lolo Sainz, leyendas del siglo pasado que lo lograron todo durante años en el Real Madrid. Laso les sigue la estela y a este paso los alcanzará.

Lo último en Deportes