Andreas Pohl es el dueño de Deutsche Vermoegensberatung (DVAG)

El multimillonario que salvó a la familia Schumacher

schumacher
Mick Schumacher posa con el multimillonario Andreas Pohl delante de la exposición en homenaje a su padre.

Cuando Michael Schumacher dejó de ser Michael Schumacher en las Navidades de 2013, las marcas que años y años se habían aprovechado de su imagen salieron corriendo despavoridas. El siete veces campeón de Fórmula 1 había dejado de ser un negocio rentable tras desaparecer de la vida pública.

La familia Schumacher tuvo que tirar de los 300 millones de euros que el cabeza de familia había ganado a lo largo de su carrera para costear unos cuidados médicos de 20 millones anuales. Nadie quiso saber nada de ese agujero negro, salvo la empresa que regenta el multimillonario Andreas Pohl.

Hablamos de Deutsche Vermögensberatung (DVAG), una compañía especializada en la asesoría económica y de inversiones que es la más fuerte de Alemania en este aspecto. La familia Pohl y la Schumacher juntaron sus caminos en 1996, cuando Michael ya acababa de fichar por Ferrari y tardó varios años –concretamente cinco– en ganar con la escudería roja.

schumacher
Michael Schumacher, en su época con Ferrari.

La paciencia ha sido la clave en la relación entre ambos clanes. Como cualquier otro patrocinador, la asesoría alemana podría haberse marchado viendo la tumultuosa trayectoria inicial de Michael con Ferrari. Sanciones por antideportividad, lesiones graves e incluso falta de fiabilidad hicieron que muchos dudaran de sus cualidad en el Cavallino Rampante.

DVAG fue paciente y recogió los frutos de ello cuando Schumi ganó sus cinco Mundiales seguidos con Ferrari. Luego no se desvinculó del alemán cuando decidió retirarse en 2006 pagándole anualmente un salario como embajador de la marca. Y para cuando el heptacampeón del mundo de Fórmula 1 decidió volver a la competición, su gorra con las siglas Deutsche Vermögensberatung siguió vigente conduciendo un Mercedes y aunque los resultados no fueron los mejores allí siguieron.

Ahora todo a Mick

Los Schumacher, tras quedarse totalmente abandonados por las diversas marcas que patrocinaban a Michael antes de su accidente, han encontrado en Andreas Pohl un auténtico sustento para que siga explotando la mina de oro que es el apellido. Con una fortuna estimada de 1.200 millones de euros, este empresario de seguros gasta anualmente más de 18 millones en proteger a la familia.

Ese apoyo no sólo se ha limitado al cabeza de familia. El hijo mayor de Michael Schumacher, Mick, ha sido noticia esta semana por debutar con un Ferrari en los entrenamientos de Bahréin ataviado con una gorra de Deutsche Vermögensberatung en todas y cada una de sus apariciones públicas.

schumacher
Mick Schumacher, con el patrocinador fetiche de la familia.

No es casual, Mick Schumacher lleva luciendo esa marca desde que en 2015 debutase en la Fórmula 4 y, pese a que los resultados no fueron al inicio muy halagueños, no le perdieron la fe. Esa insistencia se tradujo el año pasado en un triunfo en el campeonato global de la Fórmula 3 Europea y este año el posterior fichaje por la escuela Ferrari. Al mismo tiempo, DVAG realizó en Marburg una exposición exclusiva con motivo de los 50 años de Michael y dicho evento tuvo una duración de un año.

Andreas Pohl ve poco a poco cómo su sueño de juntar a padre e hijo en una imagen con una gorra de su firma se va acercando. La madre de Mick, Corinna, estuvo en el Emirato animando como una hooligan a su hijo mientras se volvía a empapar del ambiente que tan bien conoce en el Gran Circo.

La Fórmula 1 al completo no pierde la esperanza de ver el regreso del gran Michael con el debut de su hijo en su equipo. Todo son fantasías entre los dirigentes, pero hay una certeza inamovible: si reaparece lo hará con una gorra de Deutsche Vermögensberatung. Andreas Pohl sabe que los Schumacher nunca olvidarán lo que ha hecho por ellos.

Lo último en Deportes

Últimas noticias