Cinco años de su accidente

Las únicas personas a las que Schumacher abre la puerta de su casa

Michael Schumacher
Michael Schumacher. (Getty)

Se cumplen cinco años del terrible accidente de Michael Schumacher mientras esquiaba. El expiloto, que el 3 de enero cumplirá 50 años, se recupera bajo un hermetismo total sobre su estado de salud. Muy pocas personas le visitan

Este sábado 29 de diciembre se cumplen cinco años del terrible accidente que Michael Schumacher sufrió mientras esquiaba en la estación de Méribel, en los Alpes franceses. Un lustro después, las incógnitas sobre la vida del siete veces campeón del mundo de Fórmula 1 siguen siendo muchas.

La leyenda del automovilismo se sigue recuperando, a pasos muy lentos, en su casa de Gland (Suiza) y no en Mallorca, tal y como se informó hace unos meses. Los Schumacher compraron allí una casa, pero siguen viviendo en Suiza.

Las personas que acompañan a Schumacher

Desde entonces muchos han sido los rumores acerca de cómo sobrevivía Schumacher, desde los 200.000 euros mensuales que se llegó a decir que costaba todo el equipo de especialistas que le cuidaban hasta el robo de información sobre su estado de salud que acabó con el ladrón suicidándose en la cárcel tras ser detenido.

Dos son las personas que acompañan a Schumacher en esta continua lucha sobre su vida: Corinna, mujer del piloto, y Sabine Kehm, portavoz de la familia. Ambas decidieron aislar la casa en la que vive Michael Schumacher y desde entonces poco se sabe del hombre que cambió el mundo del motor, siendo una gran leyenda del deporte.

Tal y como cuenta este sábado el diario El País, Schumacher solo recibe visitas de sus familiares más cercanos. Se ha cerrado incluso la puerta a varios amigos del pasado por las reticencias a que puedan vender a los medios el estado de salud del expiloto. Quienes le acompañan a menudo son Gina Maria y Mick, sus hijos y este último campeón este año de la Fórmula 3 Europea y con serias opciones de poder algún día ser el heredero de su padre en la F1.

También su padre Rolf y su hermano Ralph, expiloto de Fórmula 1 y Kai Schnapka, el que fuera su entrenador personal en Mercedes, el último equipo de Schumacher en F1. Dos de sus jefes durante su etapa de piloto, Ross Brawn y Jean Todt, también han visitado alguna vez a Michael. Por último, el arzobispo alemán Georg Ganswein acudió a ver al expiloto y fue de los pocos que define detalle de su estado de salud. 

“Me senté frente a él, lo toqué con ambas manos y lo miré. Su cara, como todos sabemos, es la típica cara de Michael Schumacher, solo se ha vuelto un poco más rellena”, declaró Gänswein. “Siente que a su alrededor hay gente que lo ama, que se preocupa por él y, gracias a Dios, mantiene alejado al público demasiado curioso. Una persona enferma necesita discreción y comprensión”, añadió.

Michael Schumacher cumplirá el próximo 3 de enero 50 años y lo hará como los últimos cinco, aislado de la sociedad, recuperándose del fuerte accidente que sufrió y que le tuvo en coma y rodeado de sus seres más cercanos. Su lucha sigue.

Últimas noticias