El mejor partido en la NBA de Ricky: 28 puntos y 14 asistencias

ricky-rubio-kobe-nba-lakers
Ricky Rubio dedica el triunfo de ayer al fallecido entrenador Flip Saunders.

Ricky Rubio elige muy bien los escenarios donde se quiere salir. El base dio un golpe sobre la mesa en la primera jornada de la NBA acaparando todos los focos que debían pertenecer a Kobe Bryant y sumando el triunfo para Minnesota Timberwolves en la cancha más glamurosa de la NBA, la de los Lakers. El legendario escolta se convirtió en el primer jugador en disputar 20 temporadas para un mismo equipo en la NBA con su participación en el encuentro batiendo el récord de John Stockton de 19.

El tipo de partido que firmó Ricky es el que le había requerido su franquicia esta temporada tras convertirle en el jugador mejor pagado del equipo. El español demostró su mejoría en los tiros en suspensión tras bloqueo logrando un gran acierto desde la cabeza de la bombilla. Los Lakers, especialmente su ex compañero Marcelinho Huertas, quisieron ver a Rubio enfrentarse al fantasma de verse flotado. Con un descaro y confianza fuera de lo normal, el canterano del Juventut comenzó a enchufar todo (10 de 17) sabiendo encontrar también a sus compañeros con 14 pases de canasta.

Las estadísticas al final del encuentro formalizaban la plusmarca anotadora de Ricky en su carrera y dejándole a tres asistencias de su máximo número en un encuentro. “Me he pasado todo el verano entrenando ese tiro y si quiero mantenerme en esta liga tengo que meterlo”, dijo el español en referencia al bloqueo central que realiza con los pivots de Minnesota. El jugador admitió que lo ha pasado mal hasta llegar a este punto. “Fue un año duro para mí el pasado. Verme tanto tiempo en el banquillo sin poder jugar por el tobillo. Este partido es la recompensa a tanto trabajo”, explicó.

Su equipo, además, logró el triunfo por 111-112 en un Staples repleto de celebridades con Jack Nicholson a la cabeza. El actor fue uno de los que dio una palmada de enhorabuena al base por su enorme encuentro. Los Lakers pudieron ganar en el último segundo, pero Louis Williams falló una penetración a canasta. Algo está cambiando en los Lakers. Con Kobe en cancha, el balón fue a parar a otro compañero. Hacía una década que el tiro decisivo no iba a parar a manos del mítico escolta.

Lo último en Deportes