El nuevo fichaje del Madrid tendrá que frenar a la delantera del Liverpool

Mané examina a Militao en su primera gran noche de Champions

Militao
Militao y Mané.

El encuentro que mide al Liverpool y al Oporto servirá para medir el nivel de Eder Militao en su primera gran noche europea. El central brasileño, que jugará en el Real Madrid a partir de la próxima temporada, será vigilado con lupa en un encuentro de máxima exigencia ante uno de los ataques de mayor nivel del continente, liderado por otro de los objetivos del Madrid, Sadio Mané.

La visita del Oporto a Anfield representa la primera gran prueba de fuego para Militao desde que se confirmara su fichaje por el Real Madrid. El defensor brasileño ha dado un gran paso en su carrera deportiva y a sus 21 años será uno de los grandes atractivos del encuentro de ida de cuartos de final, con el Madrid siguiendo las evoluciones del que está llamado a liderar el centro de la zaga del primer equipo en los próximos años.

Militao, desplazado a la banda derecha tras la llegada de Pepe en el mercado de invierno, tendrá la oportunidad de regresar al centro de la zaga frente al Liverpool, precisamente por la baja del ex jugador del Real Madrid por sanción. Eder ya pudo jugar este fin de semana como central frente al Boavista y en Anfield formará pareja con Felipe con el cometido de frenar a jugadores como Firmino, Salah o Mané, distinguidos entre los mejores atacantes del mundo.

Veloz y con gran potencia, Militao es posiblemente el central del Oporto mejor preparado para medirse al tridente del Liverpool, probablemente el más temido de Europa a la contra. Sin embargo, el plan de partido invita a un repliegue intensivo del Oporto, por lo que el futuro central del Real Madrid deberá mostrar también solidez y efectividad en espacios reducidos, donde hasta el momento ha mostrado más dudas, lógicas teniendo en cuenta su edad y justa experiencia.

Gran apuesta del Madrid

El Real Madrid se hizo con los servicios de Eder Militao el pasado 14 de marzo, en una operación que se cerró a cambio de 50 millones de euros, correspondientes a la cláusula de rescisión del jugador brasileño en el Oporto. El club blanco llevaba meses detrás de Militao, encandilados por las condiciones de uno de los grandes defensores de futuro a nivel mundial, que se pondrá a prueba en Anfield en lo que puede ser su bautismo en las grandes noches de Champions.

Lo último en Deportes