Set del Barça al Pumas mexicano

Lewandowski ilumina el Gamper

Lewandowski ilumina el Gamper

El FC Barcelona se ha llevado una nueva edición del Joan Gamper tras golear sin contemplaciones al débil Pumas mexicano (6-0). La calidad de Robert Lewandowski y el doblete de Pedri colmaron a los 83.000 aficionados que se acercaron al coliseo azulgrana ávidos de ilusión. El equipo de Xavi Hernández salió como un ciclón y a los diez minutos ya había resuelto su tradicional torneo de pretemporada. Noche para la esperanza culé en la última bala de fogueo antes de la acción real.

La puesta en escena del Barça estuvo a la altura de la ambición que ha mostrado en el mercado de fichajes y del riesgo que ha tomado su junta directiva a base de palancazos. Carpe diem, esa era la máxima compartida después de un año aciago en el Spotify Camp Nou, que también estrenaba nombre en una noche plagada de novedades. No tanto en la alineación inicial, ya que nueve de los once jugadores ya estaban la temporada pasada. Claro que los nuevos eran Lewandowski y Raphinha.

El polaco, enfurruñado con el gol en sus primeros partidos como culé, tardó dos minutos en estrenarse delante de su nueva afición. Fue la primera conexión entre el ariete y Pedri. Se hartaron a encontrarse, aventando el huracán que se llevó por delante al Pumas. Con el homenajeado Dani Alves y Toto Salvio, exjugador del Atlético de Madrid, como nombres más destacados, los visitantes ya perdían 4-0 en el minuto 19.

Dos de esos tantos llevaron la firma de Pedri y en ambos fue asistido de forma exquisita por Lewandowski, generoso en la devolución de favores. Se relame el Camp Nou con el futuro juntos que prometen estos dos. El otro se lo apuntó Ousmane Dembélé, el pichichi de la pretemporada azulgrana, a pase de Raphinha. El francés y el brasileño parecen condenados a la competencia por un puesto en el once, pero de momento no les pasa factura: se entienden a las mil maravillas.

Dos disparos a los palos de Raphinha y Lewandowski, ambos frenéticos en sus ganas de brillar en su nuevo estadio, cerraron media hora de avalancha culé. Una rotunda presentación y un lógico bajón de revoluciones antes del descanso. En el vestuario llegó el carrusel de cambios y Xavi metió un total de siete relevos.

Nada más comenzar el segundo tiempo, y decididos los suplentes a epatar igual que los titulares, Kessié, otro de los debutantes en casa, le servía en bandeja el quinto a Aubameyang. La reaparición de Frenkie de Jong, cuyo futuro inmediato sigue siendo una incógnita total,  o los primeros minutos de Jules Koundé también pedían protagonismo en un partido que a la hora de juego ya empezaba a mutar en pachanga. El sonido del poste a chutazo de Aubameyang volvía a espabilar los ánimos y De Jong cerró la cuenta con su ¿último? gol con la camiseta azulgrana.

La gente se entretuvo en las gradas encendiendo las linternas de los móviles y en medio de este ambiente festivo Xavi tampoco pidió más esfuerzos a sus jugadores. El debut liguero está a la vuelta de la esquina, concretamente el próximo sábado contra el Rayo Vallecano en el mismo escenario. Ese día empezará el momento de la verdad. De momento, las palancas solo han activado sonrisas.

Lo último en Deportes

Últimas noticias