Isco y Solari, historia de un desencuentro: «¿Para qué me sacas a mí con 3-0?»

Isco
Isco y Solari tienen la relación más tensa en el vestuario del Real Madrid.

Hay caso Isco. Su relación con Solari ha tocado fondo después de que, con la llegada del nuevo técnico del Real Madrid, el jugador pasara de indiscutible a suplente. Seis partidos, ninguna titularidad y en el último duelo, el de Champions ante la Roma, Isco vio el partido desde la grada.

El malagueño llegó con rostro serio acompañado del empleado del Real Madrid más cercano a los futbolistas, Javier García Coll. La cosa no mejoraría después, ya que no sabía donde sentarse. Isco no está acostumbrado a pasar por esa situación. Pero todo ha cambiado para él desde la llegada de Solari.

La realidad es que Isco y Solari han vivido tiranteces desde el principio. El entrenador ya ha utilizado a 20 hombres como titulares, y el de Málaga no ha estado entre ellos, algo que evidencia que no terminan de entenderse. De hecho, en el mes que lleva Solari en el banquillo del Santiago Bernabéu ya ha protagonizado dos momentos muy tensos.

El primero llegó en la primera semana con Solari como técnico. Isco se había quedado sin su principal protector, Lopetegui, y trató de dejar muy claro al ex entrenador del Castilla que él tenía que ser titular con unos modos que no fueron los mejores. Por no decir que se lo explicó de mala manera. La respuesta de preparador fue dejarle en casa ante el Melilla, foto de Halloween incluida, y no ponerle de inicio frente al Valladolid. Algo que se ha repetido en los seis últimos partidos. Por ejemplo, en Vigo ni siquiera saltó a calentar. "Yo soy Isco y tengo que ser titular", le espetó según cuentan sus compañeros. El malagueño estaba crecido tras ser el amo en la era Lopetegui. 

Falta de respeto

Tras los cuatro primeros partidos de Solari como entrenador –todos ellos se sellaron con victoria– llegó el parón de selecciones. Isco con España es feliz. Allí sí tiene el peso que ha perdido en el Real Madrid. De hecho, ante Bosnia fue el capitán. Pero la semana se acabó y volvió su cruda realidad. Esa que vive desde en el Real Madrid en las últimas semanas.

A los blancos les tocaba viajar a Ipurúa para afrontar un partido delicado ante el Eibar. El primero de Solari como no provisional. Y las cosas no cambiaron mucho. Isco fue otra vez suplente y el runrún de la prensa sonaba a su alrededor y un posible caso. El Real Madrid firmó su peor partido de la temporada. Se vio superado por una escuadra armera que pasó por encima del campeón de Europa. Y el argentino sólo pensó en el talentoso mediapunta cuando perdían 3-0 y con poco tiempo de reacción. Su participación en el partido tampoco cambiaría nada y sí acrecentó su enfado.

Esa disconformidad la mostró en el autobús del equipo cuando ponía rumbo a Bilbao para coger un avión que les tendría que llevar de vuelta a la capital de España. En el vehículo, delante de toda la plantilla, no dudó en faltar el respeto a Solari. "¿Para qué me sacas con 3-0? Si yo soy titular", dijo el jugador a su entrenador. Otro gesto que tampoco gustó al entrenador.

Sin apoyos

Isco se está quedando sin apoyos en el vestuario. Tras el partido ante la Roma sus compañeros no les respaldaron, hasta Marcos Llorente le trató como a uno más ante las preguntas de la prensa. Sólo Lucas aseguró que le sorprendió la decisión de Solari, pero nadie le echó un capote. Y es que, el compromiso del malagueño no es el mejor en estos momentos.

Isco no trabaja poco, pero no lo hace bien, tal y como quizá le recriminó Marcelo. No termina de aceptar lo que le pide Solari y su estado de forma está muy lejos de ser el mejor en estos momentos. El andaluz deberá cambiar muchas cosas si quiere reconducir una situación que tocó fondo en Roma.

Lo último en Deportes

Últimas noticias