Champions League: Sevilla 2-3 Borussia Dortmund

Haaland se come al Sevilla

Haaland lidera al Dortmund en el Pizjuán con un doblete y una asistencia a Dahoud, en la victoria por 2-3 frente al Sevilla. Suso y De Jong hicieron los goles de los andaluces

Haaland Sevilla

Erling Braut Haaland arrolló en el Sánchez-Pizjuán. Los focos apuntaban al joven delantero del Borussia Dortmund, en una Champions League hecha para las estrellas, y no defraudó. Dispuesto a eclipsar el protagonismo de Mbappé, el noruego encarriló bastante la eliminatoria frente al Sevilla con un doblete y una asistencia a Dahoud para remontar el tanto inicial de Suso en la primera parte. Un gol de De Jong puso el 2-3 final que deja con opciones a los andaluces.

Se le complica el pase al Sevilla en estos octavos de final. Los de Lopetegui golpearon primero, pero acabaron sucumbiendo ante un Borussia que fue superior desde el comienzo del encuentro y que terminó pidiendo la hora. El técnico recuperaba a Navas y, excepto la incorporación del lateral, salía de inicio con los mismos que se impusieron al Barça hace una semana. Quería prorrogar su racha de nueve victorias consecutivas, pero no pudo ser.

El Dortmund no tardó en ahogar a la defensa sevillista, liderados por Haaland y respaldado por Reus y Sancho en el tridente que presentaban los de Edin Terzic. Con pólvora más que de sobra, trataron de mantener alejado el balón de su portería, conscientes de que su fragilidad atrás podía meterles en muchos problemas. Lo consiguieron, pese al golpe inicial hispalense.

Se les puso cuesta arriba a los germanos, con un tanto de Suso en el minuto 7, que contó con la ayuda de Bellingham y Hummels. Con una maniobra exquisita dejó sentado a Sancho y armó la pierna, para batir a Hitz tras rebotar en los dos jugadores del Dortmund. Parecía imponerse la lógica, pese al empeño hispalense en esconder su favoritismo. Nada más lejos de la realidad, pues el poderío vertical de los alemanes comenzó a imponerse claramente.

La reacción del Dortmund pasó por apartar al Sevilla de la pelota y lanzarse arriba. Comenzaron a acercarse a los dominios de Bono, llegando cada vez con más peligro. Con Haaland arrollando a su paso, trataban de responder al golpe inicial de Suso. Lo consiguieron en la jugada menos esperada, tras un saque de banda.

Si hay algo que caracteriza al Sevilla es su ordenamiento defensivo, pero un hombre como Haaland es capaz de acaparar toda la atención y romper con la efectividad del muro de Lopetegui. El noruego arrastró la línea a la derecha en un saque de banda, recibió y se la entregó a Dahoud, que apareció por la autopista generada en el carril central. Después de zafarse de Fernando, la puso en la escuadra, donde no pudo llegar Bono.

El Dortmund conseguía marcar a domicilio y quería más. Los germanos conseguían imponer su físico y su velocidad para abrirse hueco en los metros finales, buscando remontar ante un tocado Sevilla. Pudieron hacerlo con un centro desde la derecha que se paseó sin encontrar rematador y que Navas mandó a córner en el segundo palo.

Haaland arrollador

Avisaban los alemanes, que estaban mucho mejor plantados sobre el césped, sin dar opciones al Sevilla y en la siguiente que tuvieron, el matador no perdonó. Erling Haaland, el otro estandarte de la nueva década, demostró porqué media Europa se pelea por él. Bajó casi al centro del campo a recibir y arrasó con las líneas sevillistas. Abusó de su potencia, se la entregó a Sancho en la frontal y el británico le metió un pase indetectable para Diego Carlos y Koundé, que acabó rematando al fondo de la red.

Pudo ser peor. El show del nórdico no había hecho más que empezar. En una rápida transición se sacó un misil desde la esquina izquierda del área ante el que reaccionó bien Bono. No pudo hacer nada el marroquí en la siguiente que tuvo. Al borde del descanso, Haaland decantaba la balanza en un contragolpe. La perdió el Papu y aprovechó Reus para lanzar un tres para dos, descargó para la irrupción del noruego desde la derecha y batió al meta por bajo definiendo con la izquierda.

Lopetegui quiso agitar el partido tras el descanso. Necesitaba mejorar atrás el equipo y encontrar el dominio del balón. Por ello, metió a Gudelj por Rakitic. El vasco abrió a los laterales e incrustó a Fernando entre los centrales, para formar con un 3-4-2-1 con el que logró dominar, pero sin acercarse con mucho peligro. Con los deberes hechos, el Dortmund se replegó y supo mantener durante el arranque de la segunda, lo que obligó al técnico a tener que mover de nuevo el banquillo, quitando a los tres de arriba para meter a De Jong, Óliver y Munir.

El Sevilla acabó volcado

Comenzaron a llegar las ocasiones sevillistas, aunque con cuentagotas. Tras un córner, tuvo el segundo Escudero, entrando al segundo palo para rematar un balón de Navas que se marchó por muy poco. Lo tuvo de nuevo cerca a balón parado, con Óscar que, nada más saltar al césped, mandó al palo una falta que terminó sacando Hitz.

Fue el verdadero revulsivo de los hispalenses. Pese a que el Dortmund lo tenía controlado, sabiendo aguantar a la perfección al Sevilla, encontraron su mejor arma en la bota de Óscar. En la siguiente falta que lanzó, asistió a De Jong, que remató solo en el segundo palo. Un minuto más tarde, tuvo una prácticamente sobre la línea, pero la mandó arriba.

Terminó volcado el Sevilla, en un encuentro que se calentó en exceso al final. Los centros al área fueron una constante, pero finalmente no pudieron lograr el empate los hispalenses, aunque el 2-3 les deja con alguna opción para la vuelta que se disputará en el Westfalenstadion.

Lo último en Deportes

Últimas noticias