El presidente de la UEFA se alía con la CONMEBOL contra el Mundial cada dos años

Ceferin planea conquistar Sudamérica y crear una Superliga de Naciones

ceferin
Aleksander Ceferin tiene una gran rivalidad con Gianni Infantino.

Aleksander Ceferin ha viajado a Paraguay para estrechar vínculos con la CONMEBOL. El presidente de la UEFA se ha aventura a visitar el país sudamericano con el objetivo de conseguir pactar una agenda bilateral con el presidente de la Confederación de Fútbol de la región, Alejandro Domínguez.

La UEFA y la CONMEBOL se oponen al Mundial cada dos años anunciado por la FIFA y planean plantarle cara a Gianni Infantino con 65 de las 211 federaciones nacionales existentes mostrando una oposición frontal. Se da la casualidad que estas federaciones opositoras reúnen a gran parte de los futbolistas que más ingresos generan en el negocio del fútbol.

La situación, sin embargo, es complicado para Ceferin al verse en una coyuntura de que cada voto vale lo mismo seas la Federación Italiana de Fútbol o la Federación de Angola, por poner un ejemplo. Al dirigente esloveno se le ha vuelto en contra el plan que ejecutó para controlar la UEFA desde 2016.

En aquel momento, se aupó con la presidencia del máximo organismo del fútbol europeo con el apoyo de federaciones pequeñas. Ceferin les devolvió el favor incrementando sus ingresos con el reparto económico de la UEFA. El plan de Infantino es calcado al del esloveno contando con el apoyo del resto de Confederaciones para hacer un Mundial cada dos años que incremente los ingresos de ese fútbol más modesto.

Para que se hagan un paralelismo, en el fútbol español Real Madrid y Barcelona son los clubes que más ingresos generan, pero su voto vale lo mismo que el del resto en la Liga. Por tanto, las decisiones se toman en base a que todos los votos tienen el mismo valor y no a través de unos porcentajes del negocio que se genera. Javier Tebas ha aprovechado esta situación para exprimir a los dos clubes más grandes, quienes buscaron una salida a través de la Superliga.

Una visita con mucho significado

Tradicionalmente, la CONMEBOL ha sido territorio Infantino. El suizo obtuvo el apoyo de esta Confederación en su ascenso a la presidencia de la FIFA en 2016 y siempre se ha considerado un lugar favorable a sus intereses. El acercamiento del suizo al continente asiático y africano en los últimos tiempos ha traído un descontento en Sudamérica que ha cristalizado con Ceferin visitando este territorio que nunca estuvo del lado de la UEFA.

La organización europea, que es la que más dinero del mundo maneja con la Champions League y las Eurocopas, no quiere que el reparto del pastel actual cambie con un Mundial cada dos años a partir de 2026 y por eso pelea con uñas y dientes para mantener el status quo.

La aproximación a la CONMEBOL atiende a un interés común por incrementar el poderío económico de ambas Confederaciones a modo Superliga de naciones. Esto consistiría en una Liga de Naciones mejorada que incluya a Argentina, Brasil y compañía en una competición que generaría mucho más dinero a repartir entre UEFA y CONMEBOL comenzando en 2024.

Ceferin ha acudido a Sudamérica a echar un all-in en busca de confirmar su Superliga de Naciones. Resulta curioso que el presidente de la UEFA se vaya a decantar por un modelo tan elitista después de criticar el proyecto impulsado por Florentino Pérez y 12 de los clubes más importantes de Europa. En este caso, el fin sí justifica los medios.

Lo último en Deportes

Últimas noticias