El Barcelona ha hecho 10 fichajes inservibles en las últimas tres temporadas

Bartomeu ha tirado 234 millones en fichajes ‘basura’

bartomeu
Bartomeu ha tenido más fallos que aciertos en el mercado de fichajes.

Desde que Bartomeu ganó las elecciones, la dirección deportiva del club ha hecho multitud de incorporaciones que no sirven para el Barça.

Uno de los principales peros que se le ponen a la gestión de Josep María Bartomeu al frente del Barcelona está relacionado con la dirección deportiva. El presidente del conjunto culé ha cumplido este verano tres temporadas y media al frente de la entidad y la gran mayoría de sus fichajes han sido, cuanto menos, cuestionados. Y es que en total se ha gastado 231 millones en jugadores que no han dado lo esperado.

Hay que reconocer que estos años no han sido nada fáciles para el conjunto azulgrana. Todo apuntaba a que al mando del club estaría Laporta, que se presentó a las elecciones de 2015 como principal favorito. Sin embargo, el triplete conseguido por el conjunto que entonces dirigía Luis Enrique hizo dar un vuelco a los pronósticos y Bartomeu mantuvo una presidencia que había obtenido a raíz de la dimisión forzosa de Sandro Rosell.

Desde ese momento comenzó el despropósito. El Barcelona buscaba conquistar su segunda Champions consecutiva y reforzaba el equipo con Arda Turan y Aleix Vidal como principales fichajes. Los dos venían de completar una gran temporada, tanto en el Atlético como en el Sevilla y sus incorporaciones le costaban al club 51 millones de euros.

El Real Madrid ganaba su undécima Champions League la temporada siguiente, lo que demandaba una reacción por parte del eterno rival. Sin embargo, otra vez, se daban de bruces. André Gomes, Paco Alcácer o Lucas Digne eran otros de los tres jugadores que fichaban, pero que no han llegado a cuajar a día de hoy. Otra millonada más gastada, en total entre los tres suman 83,5 millones de euros de inversión tirados a la basura.

Se fue Neymar y se desató la locura

La duodécima del Madrid y la marcha de Neymar desató la locura en Can Barça. Primero, los barcelonistas comenzaban fichando a Marlon, Deulofeu y Nelson Semedo. Pero, tras la marcha del astro brasileño, la directiva culé perdió la cabeza. Lo primero que hizo fue fichar a Paulinho, por 40 millones. El mediocentro era uno de los indiscutibles de Tite en la canarinha, pero venía de la Superliga china y, aunque calló muchas bocas durante su estancia en Barcelona, su regreso al Guangzhou Evergrande emuestra que no tenía un nivel propio para el club catalán.

Después se fichó a Dembelé y Coutinho, dos fichajes a la altura de lo que se puede exigir a un club como el Barcelona. Sin embargo, Yerry Mina crispaba de nuevo los ánimos de la afición contra la directiva. No es para menos. En la temporada 17-18 los azulgranas invirtieron 410 millones de euros de los cuales 100 fueron innecesarios. Ni Marlon, ni Deulo, ni Semedo, ni Paulinho, ni el colombiano han convencido.

Esos 100 millones malgastados se unen a los 134 de las dos anteriores temporadas. En total 234 millones de euros que la directiva del Barcelona desde la llegada de Bartomeu ha tirado a la basura con fichajes que no están al nivel de un equipo a la altura del Barcelona. Está por ver el rendimiento que ofrecen las caras nuevas durante el próximo curso, pues han invertido otros 107 kilos en Arthur, Lenglet y Malcom.

Lo último en Deportes