Final Champions League 2018

Bale tiene una salud de hierro: 30 partidos sin lesionarse

Gareth Bale lleva seis meses sin lesionarse, su mayor racha desde que fichó por el Real Madrid

Ha pasado de estar más que discutido a ser el principal candidato para acompañar en la final de la Champions League de Kiev a Cristiano Ronaldo en el ataque

Bale
Bale fue el protagonista del Real Madrid - Celta. (AFP) | Real Madrid - Celta | Liga Santander

Gareth Bale pasa por su mejor momento en lo que al estado físico se refiere. El extremo zurdo del conjunto madridista acumula su máximo de partidos consecutivos jugados sin romperse desde que llegó al Real Madrid. En total lleva disputados 30 partidos, contando encuentros del club blanco y de su selección. Todo un récord, teniendo en cuenta que en los últimos años rara es la vez en la que se ha visto a Bale jugar más de dos meses sin percances.

El galés suma seis meses sin lesionarse. Desde el 6 de diciembre, fecha en el que se perdió el último partido del conjunto blanco por lesión, Bale ha disputado bajo las órdenes de Zinedine Zidane un total de 28 encuentros. Sin embargo, hay siete que se ha perdido por decisión técnica o sanción. Se trata de tres encuentros en Copa del Rey (vuelta ante el Numancia y eliminatoria completa ante el Leganés), dos de Liga (Málaga por descanso y Sevilla por sanción) y dos de Champions en los que estuvo en el banquillo pero no jugó ni un minuto.

A estos 28, hay que sumar dos encuentros que disputó en el último parón con su selección. El galés viajó a China e hizo saltar todas las alarmas en Vadebebas, pues iba a disputar un torneo amistoso. Se midió al gigante asiático y a Uruguay. Tres goles le hicieron convertirse en el máximo realizador de la historia de Gales.

Para encontrar una carga similar de partidos hay que remontarse al curso 14-15. Fue entonces cuando Bale acumuló 29 partidos consecutivos entre noviembre y abril sin lesionarse. Sin embargo, de nuevo sus problemas en el sóleo aparecieron y se perdió tres partidos por aquella lesión. Volvió después para afrontar el final de temporada, que acabaría en blanco.

Este curso, Bale regresó en el Mundial de Clubes, jugando las semis y la final. Ahí empezaría una racha de 30 encuentros de manera consecutiva que podría alargar en Kiev si Zidane considera que debe saltar al césped en algún momento del partido. Algo que, viendo el nivel que viene dando en los últimos encuentros, se antoja difícil que no suceda.

Su mejor momento

Justo cuando más discutido estaba y cuando puede estar llegando a su fin su etapa en el Bernabéu, Bale ha sabido reivindicarse y llega a Kiev en un momento dulce. Como bien señaló Zidane tras el partido ante el Villarreal, «antes no marcaba y ahora está marcando». Y es que, en este último mes y medio, el británico se ha propuesto tumbar las puertas de la titularidad de nuevo, de cara a la final de la Champions. Una titularidad que tenía prácticamente imposible y que ahora está muy cerca.

La prueba ante el Villarreal dejó a Bale como compañero de Cristiano en el once. Parece difícil, viendo el estado de forma por el que atraviesa, que no vaya a ser de la partida ante el Liverpool. Razones de peso le ha dado al técnico. Acumula un total de 10 goles desde finales de febrero y ha marcado cinco en los últimos cuatro encuentros ligueros que ha disputado.

Atrás quedan los momentos en los que el británico estaba discutido. Hoy por hoy, ha vuelto a convertirse en uno de los bastiones del Real Madrid en ataque y en Kiev quiere tener la oportunidad de ser protagonista en la que sería la conquista de su cuarta Copa de Europa.

Lo último en Deportes

Últimas noticias