Psicología

La razón por la que olvidamos el nombre de alguien que acabamos de conocer

olvidamos nombre alguien
Analizamos los motivos por los que olvidamos el nombre de alguien

¿Quién no se ha presentado a alguien, no ha escuchado el nombre del interlocutor que acaba de conocer y se ha olvidado casi al instante? También ocurre una situación bastante incómoda cuando te encuentras con esa persona nuevamente y no recuerdas su nombre en absoluto. ¿Cuál es la razón por la que olvidamos el nombre de alguien que acabamos de conocer?.

La razón por la que olvidamos el nombre de alguien que acabamos de conocer

Podría ser solo una distracción, un ruido de fondo o tal vez poco interés por el interlocutor … las causas de este vergonzoso descuido pueden ser muchas. Pero, ¿Qué explicaciones nos da la neurociencia cognitiva al respecto?

En primer lugar, debemos distinguir entre lo que podríamos definir como patológico y lo que podríamos llamar olvido fisiológico . En el primer caso, después de lesiones cerebrales específicas (por ejemplo, después de un ictus cerebral en áreas específicas como los lóbulos temporales), puede haber casos de pacientes que ya no recuerdan los nombres de las personas, incluso miembros de la familia. En la jerga neurológica, esta condición se llama » anomia por nombre propio «. El caso contrario es igualmente interesante, es decir, aquellos que recuerdan los nombres de las personas y que incluso pueden proporcionar una serie en profundidad de información biográfica relativa a un individuo en particular, pero son incapaces de reconocer su rostro (en jerga neurológica se habla de «prosopoagnosia» que es el hecho de no saber reconocer los rostros de la gente, incluso familiares).

En el segundo caso, y el tema de este artículo (es decir, en presencia de un cerebro sano), no es tan raro olvidar el nombre de una persona, tal vez recién conocida. En el caso de individuos sanos, por tanto sin patologías de memoria específicas, olvidar el nombre de alguien que acaba de conocer es generalmente atribuible a una de las siguientes causas.

El interés por recordar

La principal causa es que no escuchamos con atención, es decir, no prestamos la atención necesaria para poder captar nuevos rastros de memoria. La memorización óptima solo se logra canalizando suficientes recursos de atención. Cuando no memorizamos el nombre de una persona, en algunos casos también es muy probable que no nos importe especialmente el interlocutor o que, en el momento de la presentación, tengamos demasiados pensamientos en mente. Si pensamos en otra cosa (que es muy común en el mundo globalizado en el que vivimos) mientras nos presentan a una persona, será difícil memorizar su nombre, a menos que estemos muy motivados para recordarlo. Este concepto puede representar una diferencia sustancial: por ejemplo, si esa persona es importante para nuestro trabajo y nuestra carrera, o nos atrae, o de sus conocimientos podríamos ganarnos o beneficiarnos de ello, estaremos más inclinados a recordar cómo se llama. De esta forma la motivación y el beneficio personal podrían consolidar el rastro de memoria que contiene el nombre de la persona.

El entorno que nos rodea

Además, también debemos prestar atención al entorno que nos rodea . Por ejemplo, si el escenario antes mencionado ocurre en una habitación muy ruidosa , por lo tanto con muchos factores potencialmente distractores (por ejemplo, si estamos rodeados de mucha gente) o nos distraen las redes sociales, como suele ocurrir con el uso incesante de los móviles, nuestro cerebro tendrá más dificultades para concentrarse selectivamente en los nombres de las personas que se nos presentan y, por lo tanto, tendremos dificultades para almacenar y, finalmente, recordar esa información en particular.

La atención selectiva

Desde el punto de vista neuropsicológico, cada ser humano tiene una capacidad diferente de atención selectiva , que es el principio subyacente a la memoria y a las funciones cognitivas en general. La atención selectiva hace que nos enfoquemos «selectivamente» en la información que consideramos útil para nosotros. Si podemos canalizar la atención selectiva al nombre de una persona, a pesar de los factores que distraen, como otros pensamientos, seremos capaces de memorizar el nombre. Es decir, podremos completar con éxito el proceso que asocia un nombre a un rostro determinado.

Cómo recordar el nombre de esa persona

La pregunta crucial sigue siendo: si tenemos dificultades para asociar un nombre con un rostro, ¿Cómo podemos remediar la dificultad y excluir futuras situaciones embarazosas? Una de las mejores formas de recordar esto es asociar el nombre con algo relacionado con esa persona o el lugar donde lo conocimos , como el evento en el que tuvo lugar la reunión, un color, un perfume, un vestido, su rol laboral.  Y también funcionará repetirlo dentro de ti inmediatamente después de escucharlo. Sin embargo, si inmediatamente nos damos cuenta de que no hemos entendido o memorizado el nombre, deberíamos dejar de lado el orgullo y no tener miedo de volver a preguntar.

Lo último en Curiosidades

Últimas noticias