Ciencia

¿Por dónde sale el sol y por dónde se pone?

No siempre sale por el este y se pone por el oeste

Sol
Sol

Desde que tenemos uso de razón hemos aprendido que el Sol sale por el este y se pone por el oeste. Sin embargo, esto sólo ocurre dos días al año, los días de los equinoccios, es decir, cuando empieza el otoño y la primavera. En los equinoccios el día y la noche duran exactamente lo mismo, y el Sol sí sale por el este y se pone por el oeste.

Pero, ¿qué es lo que ocurre el resto del año? En el hemisferio norte, el punto por donde sale y se pone el Sol se desplaza hacia el sur en otoño e invierno y hacia el norte en primavera y verano. Mientras, en el hemisferio sur, el punto por donde sale y se pone el Sol se desplaza hacia el norte en otoño e invierno y hacia el sur en primavera y verano.

Puntos cardinales: qué son

Para entender mejor por dónde sale y se pone el Sol, es fundamental saber qué son exactamente los puntos cardinales. Se definen como el conjunto compuesto por las cuatro direcciones que forman un sistema de referencia cartesiano que son referentes para la orientación. Si utilizamos una brújula, los puntos cardinales son cuatro:

  • Oeste: es por donde se pone el Sol.
  • Este: es por donde sale el Sol.
  • Norte: está a la izquierda del Este y es la parte más alta del planeta Tierra.
  • Sur: está a la derecha del Este y es la parte más baja de la Tierra.

Hay cuatro días clave que marcan los puntos por donde sale el Sol: en el solsticio de invierno lo hace en el punto más pegado al Sur, en el solsticio de verano sale en el punto más pegado al Norte, y en los equinoccios de otoño y primavera sale por el este. El Sol se desplaza a diario a la derecha o a la izquierda, según la época del año, y lo hace hasta llegar a ambos extremos, que marcan la llegada del invierno y del verano.

El desplazamiento que hace a diario no es constante. Cuando está cerca de los extremos casi todos los días sale por el mismo sitio, mientras que si se encuentra en la parte central, se desplaza mucho de un día para otro.

Todo esto se debe al eje de rotación inclinado y a la traslación. La combinación de ambos factores es lo que hace que el Sol no salga ni se ponga siempre por el mismo sitio.

Lo último en Curiosidades

Últimas noticias