Las mujeres podrían extinguirse en el año 5000

Mujeres
La diferencia demográfica entre hombres y mujeres ya se nota en algunas partes del mundo.

El medio The Economist ha sido el encargado de publicar el estudio

A día de hoy, multitud de animales se encuentran protegidos ante el peligro de extinción de su especie. El gorila de montaña, el elefante asiático, el jaguar, la tortuga balua o el oso panda son solo algunas de estas criaturas. Sin embargo, un estudio reciente ha desvelado un nuevo integrante que, sin duda, hará tambalear el futuro de la especie humana. La revista británica The Economist realizó un análisis que pone en manifiesto la subsistencia del género femenino. Este examen demográfico no solo garantiza con total determinación la extinción de las mujeres, sino que además pone fecha a tan alarmante situación.

La cuenta atrás ha comenzado

Mujeres
El año 5.000 es la fecha límite para la desaparición de las mujeres.

Tal y como afirma The Economist, aquellos lugares con datos económicos más sobresalientes serán los que inauguren este descenso demográfico de proporciones épicas. Según sus cálculos, las mujeres procedentes de países como Rusia, Italia, Alemania, España o Japón jamás verán el próximo milenio. Siendo el año 3500 la fecha límite de su desaparición. Por su parte, en Canadá, tendrán la suerte de sobrevivir un milenio más que en el resto del mundo. Sin embargo, Brasil será el país donde resistirá la última mujer de la faz de la Tierra, quien morirá sin dar la bienvenida al año 5.000.

Mujeres
Las mujeres han cambiado su estilo de vida, desplazando el matrimonio y la familia.

Pero, ¿cómo es posible que el ser humano llegue hasta esa situación límite? The Economist culpa de este problema al descenso de natalidad que asola actualmente nuestro planeta. Según afirma la Organización de las Naciones Unidas, alrededor de 83 países sufren una caída en la tasa de fertilidad. Las mujeres no conciben hijas suficientes como para igualar la generación anterior. El ejemplo perfecto es la región de Hong Kong. Allí, por cada 1.000 mujeres nacen solo la mitad de niñas, una cifra que se verá fraccionada cuando estas tengan edad para engendrar sus propios vástagos. Dando lugar a la desaparición de las mujeres en la zona.

Esto, combinado con el estilo de vida del siglo XXI, provoca que la cuenta atrás continúe su curso a pasos agigantados. Las mujeres ya no sitúan el matrimonio o la procreación como núcleo central de su vida. Y si lo hacen, optan por quedar embarazadas a una edad media de 30,1 años, buscando igualmente la mitad de hijos. ¿Nos enfrentamos realmente a la desaparición de la especie?

Últimas noticias