Son producto natural del cuerpo para limpiar el aire, pero sirven para mucho más

¿Sabías que el color de los mocos nos dice si estamos enfermos?

¿Sabías que el color de los mocos nos dice si estamos enfermos?
¿Sabías que el color de los mocos nos dice si estamos enfermos?
Comentar

Los mocos son esa sustancia incómoda que brota de nuestra nariz. Lo pueden hacer en formato líquido o sólido, necesitando de un papel higiénico para limpiarnos. Son síntoma claro de resfriados, alergias u otras enfermedades. Pero, aunque parezca mentira, los mocos nos ayudan más de lo que parece. Son, junto con los pelos de la nariz, una forma de limpiar el aire que respiramos. Además, el color de los mocos nos puede ayudar a saber de qué estamos enfermos.

Mocos amarillos

Enciende las alarmas, pues los mocos amarillos representar enfermedad grave. Son los que te taponan la nariz, impidiendo respirar de manera normal. La congestión suele venir acompañada de dolor de cabeza. Los mocos amarillos son desechos de los glóbulos blancos que pelean contra la infección. No hay forma de quitárselos de manera rápida, incluso pueden estar hasta dos semanas. Piensa que al menos tu propio cuerpo está luchando por curarse.

¿Sabías que el color de los mocos nos dice si estamos enfermos?

Mocos líquidos y transparentes

Estos mocos son los más comunes y, por suerte, los menos peligrosos. Son los que segrega la nariz de manera natural para limpiarse. Pueden llegar a ser tan líquidos que aparentan ser agua. Si eres motorista, es ese hilillo que va cayendo los días que hace mucho frío. No te preocupes, suénate y a seguir con el día.

Moco blanco

Cuando el moco blanco tiene cierta viscosidad, es síntoma de que tu organismo sufre alguna enfermedad leve. No te preocupes, los mocos son la forma que tiene nuestro cuerpo de tratar de curarse. Eso y un par de estornudos.

¿Sabías que el color de los mocos nos dice si estamos enfermos?

Mocos negros

Este color tiene su origen en varios casos. Puede representar una infección de hongos que debe ser tratada de inmediato. Sin embargo, también son comunes entre fumadores y las personas que consumen drogas. Incluso, lejos de cualquier mal, pueden ser producto de un entorno con mucho polvo, donde los mocos atrapan las partículas para que no entren en los pulmones.

Mocos marrones

Son los más comunes a la hora de hacer “la pelotita”. Son producto de una limpieza, al igual que ocurren con los negros en caso de mucho polvo. No hay que preocuparse por ellos, ya que son algo normal en nuestro organismo. Si eres fumador, son un síntoma de que tu cuerpo trata de limpiar tus pulmones de nicotina y alquitrán.

¿Sabías que el color de los mocos nos dice si estamos enfermos?

Mocos verdes

Son los más comunes al representar los mocos en tebeos o películas, pero son de los más peligrosos. Al igual que los amarillos, son un desecho de los glóbulos blancos. La diferencia están en que los mocos verdes son de este color debido a una infección mayor. Probablemente estaremos afectados por un virus al que nuestro cuerpo intenta eliminar. Lo mejor en estos casos es acudir al médico para que nos recete antibióticos que hagan más eficaz la recuperación.

Mocos rojos

Con los mocos rojos tenemos que fijarnos en la viscosidad para preocuparnos o no. Si son mocos normales con algún toque rojo, entonces será una rotura capilar. Nada de lo que preocuparse más allá de pensar en una simple herida. Por el contrario, si la viscosidad es muy elevada y te suenas con el mismo resultado en varias ocasiones, mejor que vayas al médico.

Temas

Últimas noticias