Escándalo en el Teatro Real: el público para la función porque no se guardaba la distancia social

El Teatro Real ha visto cómo el público de este domingo enfurecía ante la ausencia de la distancia social exigida desde que el coronavirus apareció. La medida de seguridad estrella contra el coronavirus, o más bien su ausencia, ha provocado que el público ubicado en la zona de butacas más alta del teatro haya boicoteado la función de este domingo con abucheos, gritos, silbidos y vídeos en Twitter.

Mediante varios vídeos colgados en la red social, el público ha denunciado que la parte alta del teatro, donde se ubican los asientos correspondientes a las entradas más baratas, la distancia de seguridad no se cumplía ya que no se habían dejado asientos libres entre los distintos grupos de asistentes. Así, cuando iba a dar comienzo la representación de Un Ballo in Maschera, la gente ha empezado a silbar y a encender las luces de los móviles reclamando la presencia del personal de seguridad para protestar por la falta de medidas de seguridad.

La principal queja del público asistente era la diferencia en el cumplimiento de las medidas de seguridad entre la zona de platea y los palcos con la zona de butacas más económicas llamada Paraíso, las ubicadas en la zona más alta del teatro. Mientras las quejas no paraban de crecer, varios de los asistentes optaban por abandonar el Teatro Real y exigir la suspensión de la obra.

Las sonadas protestas han continuado una vez ha comenzado la función y han generado un gran revuelo entre el publico. En un primer momento, la obra se intentó reanudar hasta en dos ocasiones y se llegó a interpretar la obertura de la ópera y el principio del primer acto. Finalmente, la función se suspendió definitivamente. El Teatro Real ha optado por bajar el telón del escenario y cancelar la función.Era entonces cuando comenzaba el espectáculo de aglomeraciones en el vestíbulo reclamando la merecida devolución del importe de las entradas.

Comunicado: «Un grupo minoritario»

El Teatro Real ha defendido que cumplía con «todas las normas vigentes» de aforo en la función de la ópera ‘Un ballo in maschera’ de este domingo, achacando a un «grupo minoritario» de personas la suspensión de la obra por sus quejas, pese a que fueron reubicados gran parte de esos espectadores.

En un comunicado, la institución ha explicado que «había 905 localidades ocupadas», lo que representa el «51,5 por ciento del aforo total de la sala», y «un grupo de espectadores ha expresado con aplausos y gritos su disconformidad con el emplazamiento de sus localidades».

Según el relato del Teatro Real, la protesta por la falta de distancia de seguridad que denunciaron algunos espectadores, situados en su mayoría en la parte de arriba del teatro, «se ha prolongado pese a los avisos de megafonía que ofrecían a los espectadores la posibilidad de recolocarles o devolverles el importe de las entradas».

Tras la reubicación de «gran parte de los espectadores» y los «dos intentos de interpretar la ópera por parte del director de orquesta y de todos los artistas y técnicos que participaban en la función», el coliseo madrileño señala que «un reducidísimo grupo insistió en proseguir con sus protestas para boicotear la representación, por lo que la misma tuvo que suspenderse, cerca de las 21.10 horas».

En este sentido, la dirección del Teatro Real abrirá una investigación «para averiguar este lamentable incidencia» y tomará «las medidas necesarias para que las sucesivas funciones se desarrollen con normalidad».

Inauguración de la temporada en el Real

El Real levantó el telón de esta extraña temporada con el estreno de la ópera dramática ‘Un Ballo in Maschera’ dirigida por Gianmaria Aliverta, que aborda las luchas del siglo XIX entre el norte y sur en Estados Unidos con la abolición de la esclavitud como protagonista.

«(Esta versión) cuenta con un componente racial muy fuerte que explica la suerte en Estados Unidos de Riccardo, el conde protagonista de la obra, y resalta la situación de la gente de color. Y ya sabemos cómo están las cosas en ese país actualmente», señaló el día de la presentación de la obra el propio Aliverta, responsable de trasladar la situación al siglo XIX.

El director musical, Nicola Luisotti, explicó que esta obra es el resultado del «sueño» de Verdi, quien rozaba la obsesión por poner en pie una ópera del ‘Rey Lear’ de Shakespeare. No obstante, el tema del magnicidio no estaba bien visto en la época -menos aún en el Teatro de San Carlo de Nápoles, donde solía estrenar-, por lo que fue modificando su proyecto.

Lo último en Cultura

Últimas noticias