Cultura

La peña Víctor Barrio: “Trabajaremos por que su nombre tenga honra, dio su vida por el toreo”

0 Comentar

Víctor Barrio levantaba pasiones en su pueblo. Tal era así que desde que se decidió por ser novillero se creó una asociación con su nombre. Sergio Miguel Molinero, presidente de la Asociación Cultural Taurina Amigos de Víctor Barrio atiende a OKDIARIO en Sepúlveda. Insiste en que, lejos de disolver la agrupación, impulsarán el nombre de Víctor dentro el mundo del toreo. 

Pregunta.– Mucho ánimo en estos momentos duros. En primer lugar, ¿cómo surgió todo? ¿Cómo entablasteis esta unión con Víctor? Le seguíais a todas partes, erais su peña, su núcleo más cercano…

Respuesta.– Esta peña se crea cuando él decide hacerse novillero. En realidad, la funda un grupo de amigos. Yo en ese momento no pertenecía a la asociación. La formaron entre 15 y 20 amigos y familiares, y en seguida tiene un montón de socios y simpatizantes. A raíz de que Víctor fue tomando cartel y fue progresando en su carrera, la peña tuvo cada vez más interés para la gente. Cada vez, había más salidas con Víctor porque toreaba mucho de novillero. Es una peña que siempre ha tenido mucho trabajo gracias a Víctor en cuanto a salidas a verlo torear.

P.– Paseando por el pueblo, me comentaban que justo estaba en su mejor momento, un momento dulce. 

R.– Sí, Víctor tenía sobre todo mucha ilusión por torear. Era una persona que siempre estaba pendiente del mundo del toro. Vivía por y para el toro. A todas horas estaba pensando en torear, en entrenar y tenía mucha ilusión. Tenía festejos ya cerrados y muchos que iban a salir. Estaba muy, muy ilusionado. Cada tarde, salía para darlo todo. Tenía mucha ilusión en la temporada. Él, ya te digo, se entregaba cada tarde.

La Plaza de España de Sepúlveda. (Foto: OKDIARIO)
La Plaza de España de Sepúlveda. (Foto: OKDIARIO)

P.– Además no se olvidaba de Sepúlveda, por mucho que adquiría cartel y más fama, seguía viniendo porque él vivía aquí.

R.– Era un vecino más, un amigo más y hacía la vida de un torero pero en su pueblo.

P.– Iba a venir a la feria, estaba confirmado. 

R.– Así es. Estaba anunciado el viernes. El empresario y el Ayuntamiento estaban cerrando el tema de los contratos y, en principio, iba a venir a Sepúlveda a torear. El domingo, creo, 28 de agosto.

P.– Además, tenía mucho compromiso con el pueblo, se implicaba en difundir a los niños la pasión por los toros.

R.– Por ejemplo, ahora recuerdo de memoria en la cabalgata de Reyes, él donó no sé si fueron 100 muletas y los Reyes Magos se las pudieran repartir a todos los niños. Junto con los regalos, también sé que donó unas muletas para una asociación que se llama Encierros Infantiles de Sepúlveda. En El Espinar [pueblo cercano], sé que también hizo algo con niños. Siempre que salía por ahí a torear intentaba poder hacer algo con los niños.

P.– Él empezó también de pequeño, participando en los encierros.

R.– Él vivía en Grajera, un pueblecito cercano a Sepúlveda, a 10 kilómetros. Su madre es de aquí, y su padre es de Grajera. Yo, desde que le conozco, siempre le han gustado los toros y siempre ha estado con el gusanillo de los encierros, las capeas… siempre tenía ese gusanillo dentro. Él sabía que quería ser torero y lo consiguió.

P.– Esta peña, me comentan, se va a impulsar, no se va a diluir sino que se va a promover su figura, honrar a Víctor.

R.– A partir de ahora, hay que trabajar para que el nombre de Víctor Barrio cada vez tenga más honra dentro del mundo taurino, porque él ha dado su vida por lo que más le gustaba, que era torear.

Calles de Sepúlveda tras el fallecimiento de uno de sus vecinos. (Foto: OKDIARIO)
Calles de Sepúlveda tras el fallecimiento de uno de sus vecinos. (Foto: OKDIARIO)

P.– El primer fallecimiento desde hace tres décadas, ¿cómo vivisteis eso? Ya que será difícil recordarlo…

R.– Es una cosa tan dura que no te haces a la idea. Por mucho que intentes pensar que puede pasar, no llegas a entenderlo. Te dices que puede pasar, puede pasar… pero nunca crees que va a pasar. Es algo horrible.

P.– ¿Ahora cambiarían algo de cómo se planteó ese día?

R.– No, las cosas suceden con mala suerte. Las cosas pasan y no hay otra cosa.

P.– En particular, imagino que fue muy duro, tal como me comentaban, que su equipo tuvo que ir a recoger sus cosas del hotel. 

R.– La peña solía viajar con él, yo no pude ir esta vez. Sí que fueron miembros de la peña. Sé que se vivieron momentos muy duros tanto en la enfermería como después, cuando ya se certificó la muerte. Imagino que los ratos que se vivieron allí fueron horribles.

Iglesia de San bartolomé donde Víctor Barrio fue enterrado. (Foto: OKDIARIO)
Iglesia de San bartolomé donde Víctor Barrio fue enterrado. (Foto: OKDIARIO)

P.– Un tío suyo que estaba en la plaza nos comentaba que también hay que agradecer a Teruel, que se habían comportado muy bien. ¿Era muy querido allí a donde iba?

R.– La gente que fue y ha vuelto aquí está encantada con el trato que recibió por parte del Ayuntamiento y de la Policía allí, en Teruel. E incluso en el restaurante donde la peña comió antes de la corrida de toros luego se brindaron para cualquier cosa que necesitaran. En ese sentido, la ciudad de Teruel ha sido un ejemplo. Mandaron una corona de flores de parte del Ayuntamiento de Teruel para Víctor.

P.– El alcalde nos ha comentado que con el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, habían avanzado alguna propuesta para homenajear a Víctor. ¿Vosotros qué proponéis: una calle, un día de homenaje…?

R.– Yo no lo sé. Hay que hablar con los miembros de la peña y, sobre todo, con la familia y el Ayuntamiento y ver qué es lo que hay que hacer. Seguramente todos los homenajes que se hagan son pocos.

Vista panorámica de Sepúlveda. (Foto: OKDIARIO)
Vista panorámica de Sepúlveda. (Foto: OKDIARIO)

P.– El alcalde, Ramón López, nos comentaba que ahora tocaba volver a la rutina, cuando ya se van las figuras que tuvisteis la suerte de que os arroparon y ahora toca retomar una realidad rara.

R.– Esto es así. Suceden las desgracias y cuando te das cuenta estás en la dura realidad y hay que volver al día a día.

P.– Terminando, ¿cuál es el mensaje de futuro? Imagino que será apoyar a la familia, a Raquel…

R.– Sí, por supuesto. La familia que siempre ha estado con él al 100%. Raquel era su mayor fan y a partir de ahora, a ellos son a los que hay que acompañar. A sus padres, a su hermana, a sus abuelos… sus familiares más directos que son los que, en realidad, estaban día a día codo con codo.

P.– Sepúlveda como tampoco es tan grande, por una parte o por otra tienes amistades que eran del grupo de amigos.

R.– Por suerte o por desgracia, casi nos vemos todos los días todos. Siempre hay un momento para una palabra de ánimo, un gesto, una mirada. Deben saber que la directiva de la Asociación Cultural Taurina está para lo que necesiten la mujer, la familia y todos.

P.– Hay un tema un poco colateral que también es bastante lamentable. En las redes sociales gente antitaurina que incluso llegan a desear la muerte.

R.– Eso es una cosa que hay que valorar, y se tomarán las medidas que haya que tomar cuando haya que tomarlas. No puede quedar impune que una persona se mofe de la desgracia de la muerte de otra persona. Aunque era un torero, sobre todo era una persona.

P.– ¿Por qué creéis que puede pasar esto? ¿Es mala educación?

R.– Ahí ya que prefiero no entrar.

Últimas noticias