Enfermedades

Qué es la enfermedad del hombre árbol

Esta rara enfermedad crea extrañas protuberancias en pies y manos que se asemejan a ramas de árboles

enfermedad del hombre árbol
Cómo es la enfermedad del hombre árbol

Pese a que su incidencia es muy baja en la población mundial, la enfermedad del hombre árbol saltó a la palestra internacional cuando conocimos a Abul Bajandar, un hombre que sufre esta extraña patología que hace que crezcan protuberancias con aspecto de corteza vegetal que pueden llegar a pesar hasta seis kilos, lo que impide el desarrollo de la vida normal.

Ahora hemos sabido que Bajandar, tras someterse a una operación en la que se le extirparon estas protuberancias, ha mostrado una nueva aparición de los síntomas. Al parecer, esta afección no tiene cura, por lo que solo se puede paliar su molestia por medio de operaciones periódicas.

La enfermedad del hombre árbol

Entonces, ¿qué es la enfermedad del hombre árbol conocida médicamente como Epidermodisplasia Verruciforme? Básicamente es una manifestación del Virus del Papiloma Humano o VPH en su forma más extrema.

Normalmente, esta enfermedad aparece magnificada en individuos que sufren una mutación genética que les impide que sus cuerpos puedan combatir la infección, hecho que hace que unas especies de ‘ramas’ aparezcan en sus extremidades.

El desarrollo de una infección de VPH se puede manifestar de muchas formas. De hecho, hay casi 200 tipos de estos virus de los que algunos de ellos son realmente violentos y agresivos.

Sea como fuere, estos síntomas extremos solo aparecen en personas con la condición genética antes comentada. En la mayor parte de seres humanos, sus condiciones no son tan violentas y molestas. Pueden ser pequeñas verrugas, pero poco más.

La enfermedad se manifiesta a partir de los 20 años y, en contadas ocasiones, dado que el VPH tiene cierta relación con algunas formas de cáncer, podría acabar desarrollando esta peligrosa afección a nivel cutáneo.

Sea como fuere, no es una enfermedad contagiosa, por lo que no es peligrosa en este sentido para los no afectados. Aun así, sí que se está trabajando para buscar patrones hereditarios, pues podría ser que esté relacionada con la consanguineidad de los padres, aunque todavía no hay estudios concluyentes en este punto.

El verdadero problema de la enfermedad es que hoy en día no se conoce una cura definitiva para esta enfermedad. Sí que se pide que se haga un tratamiento preventivo y se recomiendan revisiones para desarrollar diagnósticos tempranos que permitan luchar contra ella. En este sentido, es importante proteger bien la piel de la luz solar. Luego, tan solo se pueden realizar intervenciones quirúrgicas que reduzcan los problemas y las formaciones tumorales, pero no se puede hacer mucho más.

Lo último en Ciencia

Últimas noticias