Gases tras una cesárea

Conoce todo sobre esa consecuencia que sufren las mujeres que dan a luz de esa forma

gases tras una cesárea
Gases tras una cesárea

Aunque parece que tenemos mucha información sobre el embarazo, el parto y el postparto, hay algunos detalles o datos que se suelen pasar por alto. De esta manera, hay quienes no conocen que es muy habitual que las mujeres sufran gases tras una cesárea. Una consecuencia que puede resultar incómoda y que hay que hacer frente de forma irremediable. Por eso, para ayudar a las gestantes a conocer a fondo esa situación, vamos a analizar en profundidad.

Toma nota.

¿Por qué se producen gases tras una cesárea?

Lo primero que hay que conocer es la causa de que la recién estrenada mamá tenga que soportar esos gases. En este caso, hay que exponer que lo que provoca esta situación es la anestesia que recibe durante el parto. Sí, porque esa trae consigo la paralización del intestino, es decir, que funcione de manera más ralentizada. ¿La consecuencia? Un notable incremento del número de gases que puede tener de forma habitual y, por tanto, tendrá que sufrir las molestias que esos generan.

No obstante, hay que saber que esos gases también pueden producirse porque dentro del cuerpo de la mujer pueden quedar burbujas de aire a raíz de la operación.

¿Qué consecuencias traen consigo?

El hecho de que la mujer que ha traído al mundo a su hijo mediante cesárea sufra gases va a dar lugar a que tenga que hacerle frente a consecuencias tales como estas:

  • Aumento de las ventosidades que no puede evitar realizar.
  • Fuertes dolores en la zona del abdomen. Estos han llegado a ser calificados por algunas mujeres incluso como si de puñaladas se tratasen debido a la intensidad que llegan a alcanzar.
  • Debido a esas grandes molestias que se sienten, cabe la posibilidad de que las mismas lleguen a alcanzar otras partes del cuerpo como los brazos, la clavícula e incluso lo que son los riñones.

gases tras una cesárea
Fuertes dolores en el abdomen

¿Cómo eliminar esos gases?

Si importante es conocer que una cesárea aumenta el número de gases que se tienen, también lo es tener claro que hay distintas maneras para conseguir ir eliminándolos desde el momento que se da a luz. Para eso hay que seguir las siguientes recomendaciones:

  • Aunque pueda parecer algo “ridículo”, se aconseja que tras la cesárea la mujer no hable. ¿Por qué? Porque al hablar va a tomar aire y eso va a traer consigo que aumenten los gases y es que, en esas primeras horas tras la intervención, el intestino no funciona de la forma adecuada.
  • La hidratación también es fundamental. Eso sí, nada de tomar refrescos ni bebidas gaseosas de ningún tipo.
  • Es recomendable que la mujer empiece a llevar adelante una alimentación sana, completa y equilibrada. En concreto, será necesario que coma con frecuencia pequeñas cantidades, que mastique bien los alimentos y que apueste, sobre todo, por tomar frutas y verduras. Ni que decir que hasta que supere los mencionados gases es necesario que evite tomar productos que los incrementen como sería el caso de las legumbres, los lácteos o incluso el trigo.
  • De la misma manera, las molestias de esos gases las puede aliviar colocándose compresas calientes por encima de lo que es el abdomen. Eso sí, bajo ningún concepto debe ponérselas directamente sobre la piel, pues la cicatriz se podría ver dañada.

gases tras una cesárea
Las frutas son un estupendo alimento para hacerle frente a los gases

Otros datos de interés

Además de todo lo expuesto, no podemos pasar por alto otros aspectos que merece la pena tener en consideración sobre lo que son los gases tras una cesárea:

  • Lo habitual es que los fuertes dolores de esa consecuencia del citado tipo de parto comiencen a desaparecer, aproximadamente, a las 48 horas del nacimiento del hijo. Eso sí, es muy probable que durante el primer mes de vida de ese se sigan sintiendo más gases de lo habitual.
  • Las dos posturas que más favorecen la expulsión de los mismos son la fetal y también boca abajo con las manos y las rodillas apoyadas en el suelo.
  • En cuanto sea posible, se hace necesario que la mujer se mueva y deje el reposo porque el movimiento va a favorecer que el intestino vuelva a funcionar de manera habitual.
  • Además de los gases, otras consecuencias de la cesárea son la insensibilidad abdominal, que se refiere a que la mujer pueda sentir dormido el abdomen; o cierta dificultad para dar el pecho al bebé, porque molesta la herida.

Lo último en Bebés

Últimas noticias