Salud

Cómo tratar el dolor de crecimiento en los niños

El dolor de crecimiento en los niños es algo habitual que suele identificarse además con un dolor en las piernas. Veamos cuáles son las causas, síntomas y los mejores remedios.

Trastornos del crecimiento: Qué son y cómo reconocerlos

Un estudio recomienda a los médicos no utilizar el término ‘dolores de crecimiento’ por incorrecto

¿Qué causa el dolor de espalda en los niños?

Las etapas de crecimiento del recién nacido

dolores crecimiento niños
De qué modo pueden tratarse los dolores de crecimiento
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

Los dolores de crecimiento son dolencias inofensivas muy comunes , que afectan al 10-20% de los niños (principalmente varones). Su descripción se remonta a las primeras décadas del siglo pasado, cuando se creía erróneamente que dependían de la mayor velocidad de crecimiento óseo en comparación con el tendón durante la edad de desarrollo, es decir, entre los 11 y los 16 años (en realidad, a lo largo del años se ha observado una mayor incidencia de dolor en la edad de desarrollo, es decir, entre los 3 y los 9 años). Hoy sabemos que la edad en la que se presentan los dolores de crecimiento es entre los 3 y los 12 años y que estos dolores son mucho menos frecuentes a partir de los 12 años y en la adolescencia tardía. Veamos entonces cómo se desarrollan y también, cómo se tratan.

Cómo tratar el dolor de crecimiento en los niños

El desarrollo y crecimiento de los niños suele hacerse de manera progresiva y además muchas veces, como padres, no somos muy conscientes del «estirón» que han pegado nuestros hijos hasta que algún familiar o amigo nos lo comenta. Los niños no suelen quejarse por el hecho de estar creciendo, pero en algunos casos, pueden producirse dolor de crecimiento que suele concentrarse en las piernas. Os hablamos a continuación, de cuáles pueden ser las causas, los síntomas y cómo tratar estos dolores.

Sentir dolor en las piernas cuando se está creciendo no es algo que deba preocuparnos en exceso, pero sí es cierto que es posible que algunos niños noten un dolor agudo, lo que nos lleva a alarmarnos. Ese dolor de piernas no es sin embargo, una enfermedad en sí mismo, sino un síntoma común entre los niños de los grupos de edad de 3 a 5 y de 8 a 12 años. Dolores de crecimiento en los niños que acaban por desaparecer más tarde.

Pero ¿qué son exactamente estos dolores en las piernas que sufren algunos niños? Los dolores de crecimiento suelen identificarse como calambres y dolores musculares que generalmente ocurren en la parte inferior de las piernas. También se describen como palpitaciones en las piernas, a menudo detrás de las rodillas, la parte delantera de los muslos o en las pantorrillas. Suelen afectar a ambas piernas. En la gran mayoría de los casos además, el dolor de piernas del niño se desarrolla al final de la tarde o al anochecer y también hace que el niño se despierte mientras duerme.

Causas de los dolores de crecimiento en los niños

Se desconoce la causa del dolor creciente en sí. Los huesos crecen lentamente incluso durante los períodos de crecimiento acelerado y un crecimiento lento no causa dolor.

Algunos niños además experimentan dolores de crecimiento durante años, pero los dolores se vuelven leves a medida que los niños llegan a la mitad de la adolescencia. Algunas personas experimentan dolor al realizar actividades físicas como correr y jugar.

Con los años, y aunque la causa exacta se desconoce, diversos estudios han revelado que algunas de las razones del dolor de piernas por el crecimiento pueden ser:

  • Postura pobre: Sentarse, pararse o caminar ejerce presión sobre los músculos que sostienen el cuerpo. Además, los niños con pie plano experimentan más dolor.
  • Fatiga muscular: Realizar una gran actividad física puede causar dolor muscular en algunos niños. Estar físicamente activo no siempre tiene por qué ser doloroso.
  • Trastorno emocional: El estrés, la preocupación o la ansiedad también pueden provocar dolor.

Los dolores de crecimiento no son algo preocupante, pero si el niño se queja continuamente e incluso compruebas que llega a dejar de hacer cosas debido a ese dolor, o cojea, es necesario una visita al médico de inmediato.

Síntomas de los dolores de crecimiento en los niños

Los niños experimentan un tipo diferente de dolor. Los síntomas de los dolores de crecimiento incluyen:

  • Dolores musculares en ambas piernas, especialmente detrás de la rodilla, delante del muslo y en la zona de la pantorrilla.
  • Mover las piernas con el fin de hacer desaparecer el dolor.
  • El dolor es ocasional, se produce de forma continua o en ocasiones solo se produce durante momentos puntuales de la semana.
  • Los dolores se desarrollan alrededor del mediodía o al anochecer.
  • El dolor empeora durante la noche, especialmente cuando el bebé se duerme.
  • Es tan malo que despierta a tu pequeño del sueño, pero desaparece por la mañana.
  • Se produce dolor en otras articulaciones.
  • Ocasionalmente se queja de dolores de cabeza y dolor abdominal.

Tratamiento para los dolores de crecimiento en los niños

Aunque siempre es aconsejable visitar al médico o pediatra para que diagnostique o evalúe el dolor de crecimiento de los niños, no existe un tratamiento específico, pero se pueden controlar los dolores de piernas siguiendo algunas medidas.

  • Masajea la zona dolorida con aceites, no solo para aliviar el dolor sino también para que el pequeño se sienta más relajado.
  • Los tratamientos como las compresas calientes y los baños calientes ayudan a aliviar el dolor.
  • Si los dolores de crecimiento se deben a pies planos consulta con un podólogo.

Como se diagnostican

Para realizar un diagnóstico correcto de los dolores de crecimiento, el pediatra formulará al niño o a los padres seis preguntas, con el objetivo de excluir otros trastornos:

  1. ¿Cuándo aparecen los dolores? En el caso de los dolores de crecimiento, se presentan por la tarde y por la noche, pero desaparecen por la mañana. Nunca aparecen durante el día.
  2. ¿Qué tan frecuentes son? Si son dolores de crecimiento, se manifiestan de forma intermitente y diferente, con episodios que se repiten incluso de forma no siempre cercana (por ejemplo, varias veces durante la noche o una sola) y no todos los días, sino cada dos o tres. Pueden desaparecer incluso durante un par de semanas o meses antes de volver a aparecer.
  3. ¿Cuánto tiempo duran? No más de 20-30 minutos seguidos, no son dolores fijos y continuos.
  4. ¿Los dolores van acompañados de hinchazón, enrojecimiento, fiebre? ¿Están en ambos lados o solo en un lado? Los dolores de crecimiento no se acompañan de enrojecimiento, hinchazón, fiebre (estos síntomas indican un problema reumático-inflamatorio y, por lo tanto, la necesidad de una mayor investigación).
  5. ¿Cómo se despierta el pequeño por la mañana? Los dolores de crecimiento desaparecen al despertar, sin dejar dolor ni dificultad para caminar (la recurrencia nocturna, sin embargo, si continúa, puede afectar la calidad del sueño y el estado emocional del niño durante el día).
  6. ¿Qué haces para que pasen? Son efectivos los masajes donde el niño está dolorido, así como compresas y baños calientes antes de ir a dormir, técnicas de relajación, gimnasia postural, estiramientos antes de hacer ejercicio. Si estas prácticas resultan inútiles, el pediatra puede recetar paracetamol o antiinflamatorios (como los AINE), pero solo por períodos breves.

Cuando la recurrencia del dolor afecta la calidad de vida del niño, por falta de sueño, dificultad para concentrarse durante el día y recaídas en general, el apoyo psicológico es muy efectivo para manejar la situación a nivel emocional.

Remedios caseros para los dolores de crecimiento

Los siguientes remedios pueden ayudar a reducir las molestias de los niños:

  • Masajes: Los niños responden bien al masaje suave. Frota las piernas de tu pequeño para que se sienta bien. También se sienten bien cuando son mimados o cargados.
  • Almohadilla térmica: El calor ayuda a aliviar los dolores musculares. Administra un tratamiento con almohadilla térmica antes de acostar al niño o cuando el niño se queje de dolor. Dar un baño caliente antes de acostarse también ayuda.
  • Ejercicios: Los ejercicios de estiramiento funcionan eficazmente. Hacer ejercicios de estiramiento durante el día ayudará a prevenir el dolor en las piernas durante la noche. Infórmate con tu médico sobre el tipo correcto de estiramientos que ayudan a tratar el dolor de piernas en los niños.

Lo último en Bebés

Últimas noticias