MEDIO AMBIENTE

Vertidos incontrolados de aguas fecales contaminan desde hace años el Port de Pollença

En algunos puntos el índice de contaminación es 16 veces superior al admisible

La Conselleria de Medio Ambiente reconoce que no conoce el origen de los vertidos

Vertidos Port de Pollença
Aguas fecales en la orilla del Port de Pollença.

Los vertidos incontrolados de aguas fecales están degradando a marchas forzadas el antes paradisiaco Port de Pollença sin que hasta el momento se conozca con certeza el origen de la contaminación. El Moll ha perdido en pocos años todo su esplendor, el agua está turbia, hay malos olores y las praderas de posidonia, protegidas por una ley del Govern balear, están desapareciendo. Es un problema que se arrastra desde hace años ante la pasividad del Govern balear y del Ayuntamiento de Pollença.

Los análisis realizados durante este verano en distintos puntos del Port, como la Platja d’Albercuix, la zona frente al inicio del Paseo Voramar y la Playa de Llenaire frente al hotel Uyal, concluyen que las aguas no son aptas para el baño debido a la elevada contaminación producida por los vertidos fecales y otros contaminantes. En la playa de Albercuix los análisis han determinado un índice de enterococos de entre 400 y 800 según la zona mientras que el índice de E-Coli es de 8.000 cuando el máximo permitido es 500. En líneas generales el índice de contaminación es 16 veces superior a lo admisible.

Los análisis los ha realizado el laboratorio especializado Centro Balear de Biología Aplicada contratado por la Associació per a la Defensa del Port de Pollença (Asdepp) que viene denunciando desde hace dos años la degradación del Port. Asdepp insiste en que la Bahía del Port de Pollença se está degradando progresivamente debido a unos vertidos contaminantes que, aparte de la turbidez y los malos olores, están matando toda la fauna y flora marina.

Ante las múltiples denuncias de Asdepp tanto el Ayuntamiento como la Conselleria de Medio Ambiente han decidido por fin tomar cartas en el asunto aunque de momento lo único ha sido crear una mesa de trabajo para tratar de averiguar el origen de la contaminación. La primera actuación del Govern ha consistido en sellar un emisario que estaba conectado a una estación de bombeo de una antigua estación depuradora. Esta medida no ha servido de mucho. Un análisis realizado con posterioridad a esta medida determinó que la concentración de enterococos era el triple de lo permitido. El Govern, por medio de la empresa pública Abaqua, descarta que exista relación alguna entre la contaminación y el emisario ahora cerrado. La Conselleria de Medio Ambienté asegura en un comunicado que desconoce el origen de la contaminación. Y lo que es peor, admite que eliminarla será un proceso largo y complicado debido a la presencia de muchos puntos dispersos de aguas fecales.

Mesa de trabajo

Desde Asdepp afirman que recientemente se creó la mesa trabajo para tratar de mejorar la salud del ecosistema de la Bahía de Pollença. En esta mesa está La Dirección General de Territorio y Paisaje, Recursos Hídricos, Espacios Naturales y Biodiversidad, Ports IB, Conselleria de Salud, Ayuntamiento de Pollença, Costas, Socib, Imedea, Fundación Marilles, Arrels Marines, el Club Náutico, Asosciación Hotelera Pollensina, grupos políticos en la oposición y la propia Asdepp, impulsora de la misma.

En la reunión, según informa Asdepp, la Conselleria de Salud reconoció la presencia continúa de Escherichia coli en las aguas, «lo cual es anómalo e inadecuado». Añade que el Ayuntamiento de Pollença, que hasta ahora negaba la contaminación, se muestra más conciliador y dispuesto a colaborar explicando las distintas inversiones que ha previsto para frenar la contaminación y entre ellas dotar de servicios a las urbanizaciones de la Zona del Uyal, Can Singala y Bellresguard, entre otras.

Abaqua está tomando muestras de agua en diferentes puntos del recorrido del Torrente de San Jordi para comprobar el origen de los vertidos en la desembocadura del mismo. La asociación Asdepp explica que en la reunión «quedó patente que llega agua salada a diferentes estaciones de bombeo, con lo cual, si entra agua salada, también hay vertidos de fecales al mar».

Ahora el Imedea (Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados) realizará un estudio durante seis meses y emitirá un informe con un plan de actuación para la mejora de la salud del ecosistema de la Bahía.

Por su parte, la Conselleria de Medioambiente dijo en la reunión que se estaba trabajando en el tema de los emisarios no autorizados de la playa de Llenaire y ofreció ayuda técnica al Ayuntamiento para cuando tuviesen claro cómo proceder incluso a través de los Fondos Europeos Next Generation.

Asdepp afirma que «la presión ejercida desde esta asociación empieza a dar sus frutos y que el resultado de la reunión fue razonablemente positivo».

Lo último en OkBaleares

Últimas noticias