Juicio en Palma

La presidenta del Tribunal expulsa de la sala a un testigo del ‘caso Cursach’

caso cursach
Vista general del juicio por el caso Cursach en la Audiencia Provincial de Baleares. Isaac Buj - Europa Press
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

Un testigo del caso Cursach, en concreto el propietario de un local de la zona palmesana de Gomila, ha sido expulsado este jueves de la sala por la presidenta del Tribunal.

«No soy ningún delincuente y no le debo nada a nadie, los delincuentes son los que están sentados detrás», ha recriminado el hombre antes de abandonar la sesión, según recoge la agencia Europa Press.

Previamente, el hombre había testificado en la sala que los agentes de la Patrulla Verde «se inventaban» las denuncias, indicando que «cada día que abría tenía una multa».

Además, ha negado que los policías le ofrecieran dinero a cambio de que cesaran las inspecciones, aunque sí ha señalado que llegó a pagar a un tapicero 1.500 euros por un trabajo «y desapareció». Posteriormente se enteró de que era policía y cuando fue a preguntar le dijeron «que había cambiado de departamento» y que no podían contactar con él.

El testigo también ha contado que se llegó a entrevistar con agentes de la Policía Nacional. «Me dijeron que querían hablar sobre los policías que me habían hecho la vida imposible y les expliqué lo que había pasado», ha relatado.

Antes de su declaración, el propietario ha identificado a cuatro de los imputados en la causa, que ha descrito como «enemigos».

Tenían «orden superior» de avisar de las inspecciones

Por otro lado, un agente de la Patrulla Verde de la Policía Local ha afirmado que tenían «orden superior» de avisar cuando iban a actuar en la zona de Playa de Palma, aunque no recuerda de quién venía. Durante su declaración, el testigo ha señalado no obstante que dicha orden duró «un corto plazo de tiempo», aproximadamente «uno o dos años».

Por otro lado, a preguntas de la defensa de dos agentes imputados en la causa, que ha enumerado varios locales de Palma, el hombre ha relatado que fue a prácticamente todos. «Todos han recibido visitas por parte la Patrulla Verde a raíz de quejas vecinales, son reincidentes», ha insistido.

El agente de la Patrulla Verde ha subrayado ante el Tribunal que en el momento de su declaración tuvo «mucho miedo». «Fueron circunstancias difíciles, teníamos presiones por todos lados y en el momento de mi declaración tuve miedo porque había compañeros que habían estado o estaban en prisión; en un momento dado no sabías cómo saldrías del despacho del juez», ha manifestado.

Además, ha señalado que la actitud del fiscal Miguel Ángel Subirán era «muy vehemente» y que «se alteró».

Lo último en OkBaleares

Últimas noticias