Ayuntamiento de Palma

La empresa de la grúa de Palma anuncia a sus trabajadores que dejará el servicio por pérdidas

Grúa municipal Palma
Una grúa prestando sus servicios en las calles de Palma.
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

El concesionario del Ayuntamiento de Palma, Setex Aparki SA, empresa que presta el servicio de grúa en las calles de la capital balear, ha anunciado a sus trabajadores que dejará de hacerlo el 28 de febrero, ante las pérdidas reiteradas acumuladas que cifran en torno a 80.000 euros al mes, acusando al gobierno municipal que preside el alcalde socialista, José Hila, de no cumplir con los compromisos adquiridos.

Según ha anunciado el comité sindical de esta compañía, la empresa ya les ha comunicado esta decisión, sin que el equipo de gobierno haya aprobado la convocatoria de un nuevo concurso público para hacer efectivo el relevo del actual concesionario, y que el servicio no se tenga que interrumpir, el día 1 de marzo.

Los sindicatos denuncian que ante esta situación, la empresa «quiere maximizar su beneficio económico durante el resto del contrato» por lo que no está contratando personal suficiente para el correcto desempeño del servicio.

Esto estaría provocando ya un notable «caos» que vienen sufriendo «los propietarios de vehículos enganchados por la grúa, que se encuentran con un número de teléfono donde difícilmente son atendidos, llegando incluso a no saber dónde está su coche o motocicleta durante varias horas».

Según el comité, todos estos inconvenientes que se estarían causando a los ciudadanos, vienen motivados, principalmente, «por la falta de personal y la cantidad enorme de tareas que debe hacer simultáneamente el personal de atención telefónica».

Estos recortes afectarían a todas las áreas de servicio de la grúa y señalización viaria. Sobre este particular advierten que «se ha llegado al extremo, de no colocar la totalidad de la señalización solicitada por la Policía Local y que obliga el contrato de grúas, con el argumento de que no quieren gastar ni un euro más en Palma».

Los trabajadores además expresan su cansancio por intentar hacer llegar sin éxito esta información a los responsables de correcto cumplimiento del contrato que tiene la empresa con el Ayuntamiento de Palma, por lo que «no descartan movilizaciones en breve».

En estos momentos, y según reza el pliego de condiciones del contrato en vigor, hay 23 grúas municipales en Palma, de las que seis prestan sus servicio de lunes a viernes por la mañana, cuatro lo hacen por las tardes, y tres de noche, excepto el domingo cuando sólo hay una. 

En la práctica, sin embargo, los sindicatos denuncian que se están quitando grúas en diferentes franjas horarias, al igual que en la atención al público, donde suele haber una única persona que también se hace cargo de la emisora. La empresa ya de palabra ha anunciado al comité que el 28 de febrero abandona el servicio por incumplimiento del contrato por parte del Ayuntamiento de Palma, con pérdidas de entre 80.000 y 90.000 euros  mensuales.

Detrás de la decisión estaría, además, la polémica con un concurso adjudicado por el actual gobierno municipal a esta compañía la pasada legislatura, en concreto en 2018, por un periodo de cuatro años, y un montante de 12,6 millones de euros, sobre el que los sindicatos ya advirtieron que era de muy difícil cumplimiento, y generaría déficit en la explotación del servicio.

Lo último en OkBaleares

Últimas noticias