Baleares

Así son las insufribles colas kilométricas de entrada a Palma que provoca el nuevo carril Bus-VAO

Ver vídeo
×

Este artículo de OkSalud ha sido verificado para garantizar la mayor precisión y veracidad posible: se incluyen, en su mayoría, estudios médicos, enlaces a medios acreditados en la temática y se menciona a instituciones académicas de investigación. Todo el contenido de OkSalud está revisado pero, si consideras que es dudoso, inexacto u obsoleto, puedes contactarnos para poder realizar las posibles modificaciones pertinentes.

El carril BUS-VAO impuesto por el conseller de Podemos de Movilidad en el Consell de Mallorca, Iván Sevillano, sigue provocando -desde su implantación el pasado miércoles- colas kilométricas en hora punta en la principal arteria de entrada a la capital balear, que comunica el aeropuerto con el casco urbano de Palma, la autovía de Llevant.

Sevillano ha logrado en sólo tres días convertir en un calvario este trayecto de cuatro kilómetros, prohibido para los coches con un solo ocupante bajo amenaza a los infractores de multas de hasta 200 euros.

El caos circulatorio y la desinformación desde el pasado 2 de noviembre continúa siendo la tónica habitual y ante esta realidad, el portavoz del PP en el Consell de Mallorca, Llorenç Galmés, ha reclamado este viernes la eliminación «inmediata» del carril Bus-VAO, después de comprobar que la medida impuesta por el gobierno de coalición de socialistas, independentistas de Més y Podemos es un «fracaso» mientras «no ofrezcan alternativas de transporte viables a los usuarios de esta vía».

«La mayoría de los conductores que van a Palma se desplazan en coche privado por necesidad, no por capricho. Si no hay otra alternativa, si no hay un transporte público efectivo que te permita llegar a tiempo, no te queda más remedio que coger el coche», ha manifestado Galmés.

El popular ha asegurado que esta medida «no ha hecho más que empeorar el caos circulatorio que ya había en esta vía con más atascos, malestar e indignación entre los usuarios». «Llegar a Palma se ha convertido en una odisea. El tiempo de espera en las horas punta se ha multiplicado y para recorrer cuatro kilómetros, tardas más de 15 minutos cuando antes lo hacías en cinco», ha criticado el líder insular.

Además, el atasco en esta calzada está teniendo efectos colaterales en otras carreteras, como por ejemplo la de Manacor, con mucha más congestión viaria de la habitual.

«La gente se desvía para buscar circuitos alternativos y empieza a colapsar las otras vías», ha señalado Galmés, en una comparecencia ante los medios acompañado por el conseller no ejecutivo en el Consell de Mallorca, Mauricio Rovira, y la portavoz popular en el Ayuntamiento de Palma, Mercedes Celeste, quien ha precisado que los atascos se generan desde la altura del centro comercial Fan Mallorca, prácticamente, en el arranque del  polémico carril.

Por ello, Galmés ya se ha comprometido a «retirarlo si el PP gana las próximas elecciones, mientras no haya alternativas de transporte público viables y funcionales».

«Será una de las primeras medidas que adoptaremos si llegamos al gobierno insular en 2023, junto con la eliminación de la limitación de velocidad a 80 km/h en la Vía de Cintura», otra de las medidas en contra de la movilidad adoptada por el conseller podemita Sevillano.

Lo último en OkBaleares

Últimas noticias