Los violentos okupas que pronto dejarán en la calle a una joven ¡regentan un bar en Sevilla!

Sexta jornada de protestas vecinales en la urbanización Cerro Alto, en Espartinas (Sevilla), frente a la casa de Sandra. Los okupas que desde hace más de tres meses residen en su domicilio no piensan abandonar el chalet y amenazan a todo aquel que trata de echarles. Por ello, instalan una cámara en una ventana de la casa para grabar, cada tarde, a los vecinos que les exigen salir de la vivienda de Sandra, que se quedará en la calle si estos delincuentes no abandonan el inmueble antes de que termine octubre. Estos okupas, sin embargo, no tienen tanta necesidad, toda vez que, tal y como denuncia la afectada ¡regentan un bar!

Sandra, recuerden, dejó de tener ingresos, como muchos españoles, por culpa del coronavirus. El Covid-19 se llevó por delante su negocio: paradójicamente, otro bar. De este modo, la joven sevillana se quedó sin poder pagar un alquiler que vence el próximo 31 de octubre, motivo por el cual necesita que estos okupas dejen su casa, toda vez que, de no ser así, tendrá que dormir en su coche, tal y como admitió a OKDIARIO.

«Cada vez tenemos un poco más de apoyo, la gente se está movilizando un poquito más», reconoce Sandra a este periódico, donde invita a más gente a que se sume a las movilizaciones para que no le vuelva a suceder a nadie más. ¿Sus planes?: «Vamos a seguir aquí, día sí día también. Y otro, y otro, y otro, y ya está».

Grabaciones

Estos delincuentes, además, tienen atemorizado a todo el vecindario, al que amenazan arañando sus coches, e incluso poniéndole silicona a las cerraduras de los vehículos que destrozan. Con sus grabaciones, tratan de intimidad al vecindario que cada día se concentra frente a la casa de Sandra.

«Siguen con las grabaciones ilegales en el exterior de la vivienda», afirma una indignada Sandra, que ha visto cómo ponen la cámara cada tarde con el inicio de las protestas y la retiran cuando se marchan.

Vox es el partido que ha acompañado a Sandra desde el comienzo de su quebradero de cabeza. El día que, tras el confinamiento, llegó a su casa y vio que estaba okupada por estos agresivos delincuentes.

«Si Vox tuviera la alcaldía estas cosas no pasarían, los okupas lo tendrían muy difícil para venir. Y los propietarios tendrían más paz y tranquilidad. Haríamos todo lo posible para que los okupas no fueran bien recibidos aquí. Eso lo tengo clarísimo», señala Rafael García Ortiz, portavoz de Vox en Espartinas y en la Diputación Provincial de Sevilla.

Ortiz ya advirtió a este periódico de sus sensaciones: «Nos tememos que hay una mafia que está okupando todas estas viviendas. Hacen contratos de alquiler falsos, han conseguido que la eléctrica les dé de alta en la luz con un contrato falso, y eso es un delito de falsificación documental. La Justicia tendría que actuar. Mientras, aquí estamos los vecinos, y Vox no va a cejar en su empeño».

Lo último en España

Últimas noticias