Unos okupas destrozan la vida de una joven sevillana: «Si no se van antes de fin de mes, duermo en el coche»

Unos okupas de Espartinas (Sevilla) se instalaron hace tres meses en una casa de una urbanización noble del municipio dejando a la dueña de la casa, actualmente sin ingresos por culpa del coronavirus, sin salida. «Si no recupero mi casa antes de fin de mes, dormiré en mi coche», señala Sandra, entre lágrimas de desesperación, a OKDIARIO. Los delincuentes, además, tienen atemorizado a todo el vecindario, al que amenazan arañando sus coches, e incluso poniéndole silicona a las cerraduras de los vehículos que destrozan. El motivo de los ataques de los okupas a los vecinos de Sandra: apoyarla.

Sandra no puede más. No duerme, no come y, lo peor de todo, no tiene prácticamente ningún apoyo. Algunos de sus vecinos (los que se atreven) y Vox, son los únicos que, cada día a las 18,00 de la tarde, se acercan a la casa ubicada en la urbanización de Cerro Alto para apoyar a una joven sevillana que se ha visto obligada a cerrar su negocio, un bar, por el coronavirus. Ahora, sin ayudas y sin dinero, se ve en la calle.

Los okupas, tal y como han confirmado unos agentes de la Guardia Civil que hablaron con ellos, no tienen absolutamente ninguna intención de irse. Y es que dicen tener en su poder un contrato de alquiler, en el que ni siquiera aparecen los titulares del inmueble. Sin embargo, y pese a la falsedad documental de libro de estos delincuentes, han conseguido ‘colar’ este contrato a la compañía eléctrica y, por tanto, tienen electricidad. Con ella, de hecho, graban con una pequeña cámara situada en el exterior de una de las ventanas de la casa a todo aquel que se acerca.

«En el confinamiento yo estaba en otra ciudad, no pude venir a Sevilla, y cuando quise volver a mi domicilio me la encontré okupada»

Tal y como ha explicado Sandra a OKDIARIO, los okupas entraron a la fuerza en su casa durante el confinamiento. «Estábamos acondicionando la casa para poder entrar a vivir, pero nos confinaron, yo estaba en otra ciudad, no pude venir a Sevilla, y cuando quise volver a mi domicilio me la encontré okupada», explica la afectada a este periódico, al que insiste en que de momento está viviendo de alquiler pero, debido a la falta de ingresos, si no logra recuperar su domicilio antes de que termine el mes, «me tendré que quedar en el coche o en la calle». 

Los vecinos ya han llamado en varias ocasiones a la Policía porque molestan, gritan, ponen la música a todo trapo y, lo peor de todo, les arañan los coches, les parten los espejos y le echan silicona a sus cerraduras. «Son bastante conflictivos», explica Sandra, que reconoce que a la denuncia por okupar su casa añadieron una amenaza que, encima, sufrieron por parte de estos delincuentes.

Además, están también denunciados por falsedad documental, «porque han presentado un contrato que ninguno de los titulares ha firmado ni nada para así dar de alta suministros de luz y de agua y empadronarse en la vivienda; en el contrato no aparece ninguno de los titulares y han conseguido hacerlo todo tranquilamente», explica Sandra, que espera, visiblemente afectada, que «se solucione pronto» para así «poder quedarme en un sitio a dormir por las noches».

«Han presentado un contrato que ninguno de los titulares ha firmado ni nada para así dar de alta suministros de luz y de agua y empadronarse en la vivienda»

Unas noches, y unos días, que, de momento, atraviesa con ataques de ansiedad. «A veces me río, a veces me harto a llorar… Estoy sin comer y sin dormir», explica la joven sevillana. «Me enteré cuando vine. Vi que me habían cambiado la puerta entera. No le han dado una patada y han cambiado la puerta entera, tenían una llave de seguridad. Han tenido que destrozar la puerta para entrar. No han entrado tranquilamente, han entrado a la fuerza», insiste Sandra, que ha visto con sus propios ojos cómo le estaban partiendo la puerta de entrada. «Imagínate la impotencia», continúa.

Vox

Siempre que este periódico ha acudido a una manifestación de vecinos para protestar ante casas okupadas en Sevilla, se ha repetido algo: la presencia de algún representante de Vox. En muchas ocasiones, ha sido Rafael García Ortiz, portavoz de Vox en la Diputación Provincial de Sevilla y en el Ayuntamiento de Espartinas.

Rafael García Ortiz junto a más miembros de Vox Espartinas.
Rafael García Ortiz junto a más miembros de Vox Espartinas.

Rafa García ha insistido a este periódico en que se trata de «una vecina que si llega a final de mes y no consigue su casa tendrá que dormir en la calle». Vox, recuerda García, exige un cambio de Ley que garantice «la desokupación inmediata en 24 horas». «Queremos que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y la Justicia puedan actuar inmediatamente, y que los okupas sean desalojados inmediatamente, en 24 horas», subraya el portavoz de Vox, que recuerda que hay varias viviendas okupadas por la zona.

Vox: «Queremos que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y la Justicia puedan actuar inmediatamente, y que los okupas sean desalojados inmediatamente, en 24 horas»

«Nos tememos que hay una mafia que está okupando todas estas viviendas. Hacen contratos de alquiler falsos, han conseguido que la eléctrica les dé de alta en la luz con un contrato falso, y eso es un delito de falsificación documental. La Justicia tendría que actuar. Mientras, aquí estamos los vecinos, y Vox no va a cejar en su empeño», explica García.

Lo último en España

Últimas noticias