Abascal, en la manifestación de Vox en Sevilla: «¿Alguien daría el pan a su vecino antes que a su hijo?»

Ver vídeo

Santiago Abascal, presidente de Vox, ha exigido este domingo en Sevilla, frente al Palacio de San Telmo, devolver a los inmigrantes ilegales «a su país de origen», de forma que puedan regresar «con sus padres, y colocar a Marruecos en una situación imposible ante la comunidad internacional». En este sentido, el líder de la formación se ha preguntado: «¿Alguien daría el pan a su vecino antes que a su hijo?». Además, Vox ha anunciado una gira por Europa en búsqueda de «alianzas estratégicas» para «defender las fronteras» del continente.

Javier Cortés, presidente de Vox en la capital hispalense, ha comenzado la concentración alertando sobre la crítica situación que atraviesan algunos barrios de Sevilla. En este sentido, ha pedido a «todos esos tertulianos, y todos esos políticos progres» que pregunten a los vecinos que sufren los problemas de inmigración ilegal (como «la inseguridad, los robos, el narcotráfico o los okupas») qué les parece «el multiculturalismo que desde la izquierda de Galapagar nos quieren vender». 

Además, ha pedido que pregunten por qué hay vecinos de Sevilla «que no quieren que sus hijas vayan a determinadas horas por los parques o que no quieren que sus hijos vayan a determinados lugares a jugar al balón porque temen que les roben o les agredan». «Que esos políticos progres pregunten en qué les afecta la inmigración ilegal a los vecinos, para que vean que todas las conquistas sociales de los trabajadores conseguidas tras años de lucha social están siendo pisoteadas», ha concluido el líder de la formación en Sevilla.

Abascal

Santiago Abascal ha comenzado su crítica a la inmigración ilegal recordando que España lleva «más de dos décadas legalizando a todos los que han entrado ilegalmente en nuestro suelo» y «dando a los inmigrantes las ayudas sociales que no llegan a los españoles más necesitados, dándoselas a quien entra ilegalmente, y que bien valdrían a nuestros mayores con pensiones de miseria o a nuestros jóvenes para formarse mejor en un mundo cada día más difícil».

«Llevamos dos décadas con un efecto llamada que lo único que está haciendo es importar a gente que no puede adaptarse. No porque no quieran, sino muchas veces porque no pueden. Porque han nacido y vivido en culturas incompatibles con la nuestra. Totalmente diferentes. Y aquí les condenamos a la inadaptación, al gueto, muchas veces a la delincuencia, y a nuestros hijos y a nuestros mayores a la inseguridad», ha continuado exponiendo Abascal.

«Los poderosos quieren cambiar a nuestros jóvenes, a nuestros futuros hijos, a nuestros futuros nietos, por otros»

El líder de Vox ha recuperado uno de los objetivos del Plan 2050 presentado por el Ejecutivo de Pedro Sánchez. «Nos dice el Gobierno que tienen que venir, como sea, 250.000 inmigrantes al año para pagar nuestras pensiones cuando no vienen aquí a trabajar porque ni los jóvenes españoles tienen trabajo y muchos se tienen que ir de España».

«Los poderosos quieren cambiar a nuestros jóvenes, a nuestros futuros hijos, a nuestros futuros nietos, por otros. Para pagar nuestras pensiones. Hablan de los seres humanos como si fueran divisas. ¿Quién comete la insensatez de dar el pedazo de pan que no tiene para su hijo al hijo del vecino?», se ha preguntado Abascal, que considera que «eso no es solidaridad, eso es una locura». «El sentido común que impera en las familias, es el que nosotros exigimos para la política, para las patrias y para los estados», ha afirmado.

Inmigración controlada

«Nosotros no rechazamos la inmigración, ni rechazamos a las personas. Los españoles han tenido que emigrar, pero lo han hecho con papeles, ordenadamente, sin asaltar las fronteras, respetando leyes, respetando culturas, y después cuando han podido han vuelto a su patria», ha subrayado Santiago Abascal, que pide inmigración «legal» y «según las necesidades económicas del país».

En ese sentido, el líder de Vox ha recordado que «a día de hoy España está a la cabeza del paro juvenil en toda Europa», por lo que «España no puede importar jóvenes varones en edad militar, que es lo que está llegando». «Eso es una locura y una traición al pueblo español de la que Vox no va a participar», ha insistido.

Por ello, Santiago Abascal pide que hay «inmigración según la capacidad de adaptación del que emigra». «Porque no es lo mismo abrir los brazos a nuestros hermanos hispanoamericanos, con los que compartimos cultura y visión del mundo, que abrir los brazos a otras personas que han nacido con culturas, no ya distintas, sino incompatibles con la nuestra», ha concluido sobre la invasión migratoria.

Europa

Abascal ha avanzado que «la semana que viene visitaremos varios países de Europa para buscar alianzas estratégicas en la defensa de nuestras fronteras frente a la rendición de Bruselas».

En el acto, en el que también ha intervenido la portavoz nacional de Vox, Patricia Rueda, Abascal ha insistido en señalar que «no hay una postura más humanitaria que devolver a los asaltantes» de fronteras, «especialmente a los menores, a su país», y ha llamado a «acabar con las ONG cómplices de las mafias que están condenando a la muerte a muchísimas personas».

«Hay que combatir a los gobiernos que están tratando de sustituir a su propia población», y «acabar con el secuestro de menores y devolverlos a sus países con sus padres», ha enfatizado el líder de Vox.

Manifestantes

Frente al Palacio de San Telmo, escogido por Vox para defender las fronteras de España, cientos de manifestantes han llenado la plaza de banderas de España. Uno de ellos explicaba a OKDIARIO Andalucía que «es incongruente que un Gobierno social deje entrar a miles de personas en Ceuta, y se vayan de rositas. Para que encima lo paguemos todos los españoles con nuestros impuestos».

«Los niños y jóvenes que están aquí en España de forma irregular tienen que estar con sus padres, con sus familias y al cuidado de su patria. Y aquí no están ni sus padres, ni sus familias, ni esta es su patria. Entonces, a su casa. Punto y final», ha señalado otro manifestante este domingo en Sevilla.

«Los niños y jóvenes que están aquí en España de forma irregular tienen que estar con sus padres, con sus familias y al cuidado de su patria»

«Tenemos que evitar el efecto llamada. Tenemos que demostrar a Marruecos que somos un país fuerte. Y que los inmigrantes que no vengan de forma legal aquí no tienen cabida y no van a tener ayudas», alertaba otro.

«Lo más gracioso es que los padres están en la frontera de Ceuta llorando buscando a sus hijos», afirmaba otro de los presentes. Bertarnd Ndongo, asesor de Vox, también viajó hasta Sevilla para unirse a la manifestación. En declaraciones a OKDIARIO Andalucía, ha subrayado que se ha trasladado hasta la capital hispalense porque «los andaluces necesitan más que nunca el apoyo de España y de la comunidad internacional».

«Lo que está pasando es una vergüenza, que se esté invadiendo de esta forma España y que nadie nada diga nada, con la Unión Europea callada. Es una vergüenza. Somos el único partido que se atreve a dar la cara», ha señalado Ndongo.

Lo último en España

Últimas noticias