Netflix retrasa el estreno de «Blonde» por… ¿ser demasiado sexual?

Blonde
Ana de Armas es Marilyn Monroe en "Blonde" (Netflix)

Netflix retrasa el estreno de Blonde, la película en la que Ana de Armas interpreta al icono del cine Marilyn Monroe no llegará hasta el 2022, lo que hace que a actriz hispano-cubana no pueda optar a una posible nominación a los Oscar de la próxima edición. Pero ¿cómo es posible que el servicio de streaming, manejando los tiempos como lo hace, haya decidido retrasar una cinta tan esperada tanto por el público como para la presentación en los circuitos de premios?  El problema podría residir en que su director, Andrew Dominik ha creado un biopic alejado de los tópicos que suelen elevar a estas producciones fácilmente hasta las categorías de premios como los Oscar.

De caminar los motivos en la senda que apuntan los rumores, supondría un error por parte de la plataforma, ya que fichar a alguien como Dominik, un director de corte de autor y muy personal en sus propuestas, dándole libertad creativa era algo con un desenlace fatídicamente obvio para el producto medio de Netflix.

No hace falta nada más que repasar la filmografía del neozelandés para darse cuenta de que su visión de cineasta difiere, apabullantemente de las historias comerciales de Hollywood. Chopper, El asesinato de Jesse James por el cobarde Robert Ford y Mátalos suavemente son cintas que no encajarían demasiado bien dentro de un mainstream original creado por Netflix, así que es de suponer que si Dominik se ha mantenido bien a su estilo, este haya supuesto un problema en su visionado final. Por otra parte, sí que existen casos como por ejemplo, el de Roma de Cuarón, en los que la autoría prevalece sobre el consumo fácil, orgánico y en definitiva para todos los públicos que predica la empresa.

Blonde se basa en la adaptación de la novela de Joyce Carol Oates que versa sobre la vida de la infravalorada actriz del método. Lleva meses terminada y estos supuestos rumores parten en gran parte de Jordan Ruimy, el periodista del medio Wordl of reel asegura que Netflix ha quedado totalmente desencajada con el montaje final de Dominik. “Recibirá una calificación de 18 años (…) incluye una secuencia de violación y un cunnilingus menstrual” escribía Ruimy. De momento tendremos que esperar hasta el 2022 para verla. Seguramente Netflix ya está viendo cómo conseguir su propio montaje, eliminando esas supuestas escenas, para no perder una firme apuesta y candidata para el circuito de premios del año que viene.

Lo último en Cine y Series

Últimas noticias